Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Pandemia   ·   Coronavirus   ·   Estados Unidos   ·   Poesía   ·   Reseña   ·   Paz Social   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Colombia   ·   Escritores



Quiero salir a jugar sin miedo Parte 1


Inicio > Ciudadanía
04/02/2013


1369 Visitas



La misión del periodismo se basa en contar historias, de darle voz a los que no la tienen y hacer una misión ciudadana, la sociedad se siente reflejada en los medios de comunicación, en ellos ve la cotidianidad y se enteran de lo que ocurre en su entorno y mundo.


 

Desgraciadamente cada vez el periodismo se ha ido basando en eventos y ruedas de prensa, se olvidan de lo social, los problemas de denuncia ciudadana, el sentir de la gente y se ha ido encargando a ser voceros de la sociedad política.

 

Nunca había llegado a mi un caso tan fuerte y más para mi que soy nuevo en el mundo del periodismo, un día el 1 de junio para ser exacto llegó a mi un correo que me dejó algo desconcertado, la prima de una amiga de la infancia me pedía ayudar para difundir en el medio al cual trabajo la imagen de  Yamileth. Su sobrina que fue raptada en el patio de su casa en una localidad llamada "Tenencia Morelos" cerca de Morelia.

 

Recordaba que no muchos días antes comenzaba a ver unos carteles de un niño perdido llamado José Luis, Chepe que también desapareció en la tenencia Morelos. Tal parecía que los dos raptos estaban ligados y fue cuando le expuse a mi jefe el problema.

 

Después en Varios medios de Morelia comenzaron a difundir la noticia de la desaparición de los niños, vecinos de la Tenencia Morelos fueron movilizándose que al igual que en las redes sociales, donde la imagen que difundimos en mi medio llegó a ser compartida por más de 7mil usuarios en Facebook.

 

Después me fui metiendo poco a poco en el caso, me puse en contacto con la familia de la pequeña Yamileth quien desde un principio accedió a hablar conmigo y me fueron contando el caso, donde Alondra Madre de Yami siempre denunció la poca acción por parte de las autoridades.

 

Los días pasaban y en Morelia comenzaba una Histeria colectiva, la cual aún hay donde se difundieron diversos rumores acerca de la desaparición de más niños y sobre una banda de traficantes de órganos y que si habian encontrado niños muertos sin órganos y sin ojos.

 

La indignación colectiva comenzaba a apoderarse de los morelianos luego de que las horas, los días pasaban y las autoridades no daban señas ni avances en las indagatorias, la madre y familia de Yamileth tuvo que trasladarse a Guadalajara donde según la había dado señas de que estuviera ahí, pero no obtuvo respuesta.

 

Pasó una semana de desaparecida Yamileth y la familia desesperada me afirmaban que no tenían respuesta y poco a poco iba pasando los días me iba sumergiendo más en el caso donde siempre estaba al pendiente de lo que ocurría.

 

 

 “Sí se les hubiera perdido un niño, un hijo a un político, a una autoridad, hasta debajo de las piedras hubieran buscado, pero como nosotros no somos nadie, no nos hacen caso, nos ignoran”, me comentaba Alondra.

 

Las redes seguían movilizando para encontrar tanto a Yamileth como a Chepe al igual que la sociedad Moreliana que estaba aterrada mientras que vecinos de la Tenencia Morelos se manifestaban para exigir al gobierno una respuesta a las desapariciones.

 

“Exigimos seguridad en Zimpanio, Emiliano Zapata y tenencia Morelos, pues están entrando  a las casas y sacan a niños. La policía no dice nada, sólo que ya  tienen a los ecuestradores. Tenemos temor ya que incluso los niños salga  a la tienda pues  se los están robando adentro de las casas descaradamente. Ya tenemos las puertas con llave en todo momento porque ya no estamos tranquilos”, manifestó la señora Mary, vecina y manifestante.

 

En la vida cotidiana de Morelia a finales de mayo y principios de junio eran de rumor tras rumor de desapariciones e incluso gente que afirmaba que Yamileth de Chepe ya habían sido encontrados sin ojos y sin órganos cosa la cual me desconcertaba ya que yo seguía pegado al caso, una familia depositaba su confianza en mí y yo no podía decepcionarla, rumores que Alondra me afirmaban eran falsos.

 

Pronto esta historia estaba apunto de marcarme como Reportero y como persona… 



Etiquetas:   Periodismo   ·   Sociedad   ·   Crónica

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
20154 publicaciones
5043 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora