Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Inflación   ·   Crisis Económica   ·   Mauricio Macri   ·   Devaluación   ·   Emigración   ·   Utopias   ·   Sociedad   ·   Política   ·   Moralidad



¿Porqué tenemos dos Biblias legítimas en Occidente?


Inicio > Cultura
04/02/2013


2012 Visitas



Es muy común ver y escuchar a queridos hermanos evangélicos, fervientes seguidores de Jesucristo, el afirmar que ellos tienen la única versión correcta de la Biblia, especialmente en lo que se refiere al canon de libros del Antiguo Testamento. Y desde luego tal afirmación se contrapone con el canon de libros del Antiguo Testamento de las Biblias católicas.


Los católicos dicen que su canon de libros anteriores al Nuevo Testamento se componen de 73 libros, y los Evangélicos sólo reconocen como inspirados de Dios a solo 66 de esos mismos libros. Dejando a 7 fuera del canon o regla de fe.

Respecto del Nuevo Testamento no existen mayores diferencias en los mismos textos, sólo hay discrepancias en algunas interpretaciones y en algunos énfasis doctrinales. Ambos grupos de seguidores de Cristo reconocen la inspiración divina de los 27 libros de la Nueva Alianza.

Esa diferencia de siete libros del Antiguo Testamento tiene tres causas históricas objetivas.

La primera es que unos 250 años antes de Cristo los judios de Alejandría, que hablaban griego y que ya iban perdiendo su hebreo como idioma vivo, mandaron a pedir a un grupo de rabinos que hicieran una versión en griego de la biblia hebrea, de la cual hasta ese momento ISRAEL NO HABIA DEFINIDO CUANTOS ERAN LOS LIBROS INSPIRADOS DE DIOS.

Se reconocían como divinamente inspirados numerosos libros del A.T. que en año 93 D.C. serían rechazados. Entre ellos estaban los 66 que ahora se reconocen como legitimos en la Biblia Hebrea y en la Evangélica, más los 7 que hacen 73 para los católicos, y varios más.

En aquel año 93, se produjo la segunda causa. Fue el concilio o convención de Jamnia o de Jabné, celebrado por los rabinos en los mismos territorios de la actual franja de gaza, la Biblia Hebrea fue revisada y recortada. Y así fijada en su texto hacia el futuro. PERO ESA CONVENCION ERA SOLO DE RABINOS JUDIOS, NO HABIA CRISTIANOS EN ESA CONVENCIÓN. Y SUS ACUERDOS SOLO OBLIGABAN A LAS COMUNIDADES JUDIAS DE LA DIASPORA, NO A LOS CRISTIANOS.

La iglesia cristiana primitiva ya había caminado y crecido por todo el imperio romano y por el mediterraneo por sesenta años, UTILIZANDO EL TEXTO GRIEGO QUE USABAN EN ALEJANDRIA, LLAMADA VERSIÓN DE LOS SETENTA, O SEPTUAGINTA, PUES LOS APOSTOLES Y SUS DISCIPULOS PREDICABAN EN GRIEGO, Y ELABORARON UNA LITURGIA GRIEGA POR 500 AÑOS. Y EN ESA LENGUA SE ESCRIBIERON 26 DE LOS 27 LIBROS DEL NUEVO TESTAMENTO.

Solo el Evangelio de Mateo fue redactado en Arameo, pero rápidamente traducido al griego y muy retocado por los escribas del siglo II.

De allí surge el hecho de que por 1500 años la iglesia católica usó la versión de los 70 ancianos o septuaginta, junto a la Vulgata de San Jerónimo en latín, para sus estudios escriturales y teológicos, y no tomó el parecer de los acuerdos del Concilio de Jamnia o Jabné. Pues cada comunidad religiosa del mundo tiene derecho a establecer por si misma cuales son los libros fundamentales de su tradición, sin la interferencia de otros grupos.

Así los han hecho los musulmanes, los budistas, los hindúes, los sij del gurú Nanak, etc.

Pero allí surge Martin Lutero, el lider máximo de las Iglesias reformadas. Nuestra tercera causa histórica. Este sacerdote agustino retirado de su orden, muy preocupado de legitimar sus postulados de cambio y de renovacion de la vida cristiana, y de su critica a las costumbres y a los dogmas de la iglesia romana, busco el modo de fundamentar bíblicamente su postura.

Y la Biblia hebrea, es decir el Antiguo Testamento, ya recortado en Jamnia y revisado por los Masoretas, fue su herramienta de trabajo.Y entonces escribió una biblia en aleman, traduciéndola del hebreo en lo que se refiere al Antiguo Testamento y del griego en lo que se refiere al Nuevo Testamento.

En ese acto intelectual no tomó en consideración a la septuaginta que se habia utilizado por 1500 años en la iglesia romana y en las iglesias ortodoxas de oriente, las que tambien privilegiaban esa antigua versión de los setenta ancianos, en lengua griega.

La ruptura de aquella epoca fue suave, pues los siete libros mencionados, el de Tobias, el de Judit, Los dos Macabeos, el de Baruc, La Sabiduría de Ben Sirac y el Eclesiático, mas algunos capítulos de Daniel y de Ester, eran incluidos en las Biblias de los reformados de esos años, bajo el título de Libros Deuterocanónicos, o del segundo canon.

Sólo en el siglo XIX y el XX se eliminaron todos los deuterocanónicos de las biblias evangélicas, pero se advierte un movimiento de retorno a tomar esos libros en las iglesias reformadas, y estudiarlos. El Ecumenismo manda hacerlo. Y el mismo Cristo lo dice: PARA QUE TODOS SEAN UNO.....(Juan 17,21).



Etiquetas:   Religión   ·   Historiografía

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18432 publicaciones
4673 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora