Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Ética   ·   Liderazgo   ·   Dirección de Empresas   ·   Lectores   ·   Economía   ·   Escritores   ·   Periodismo   ·   Perú   ·   Cultura   ·   Libros



El trabajo, una bendición


Inicio > Cultura
01/02/2013


1249 Visitas



Los buenos indices de empleo parecen ser una realidad permanente. Deben ser motivo de alegría pero a su vez, un desafío para mantenerlos y mejorarlos.




El trabajo es la participación efectiva y más digna en la Creción. No es una maldición, como falsamente se interpreta el famoso pasaje del Génesis. En efecto, luego de que Adán comiera la manzana prohibida, le dice Dios: “Con el sudor de tu frente comerás el pan, hasta que vuelvas al suelo, pues de él fuiste tomado”(Gn 3,19). La condena no es el trabajar, sino lo tedioso que ello nos resulte, producto de la obnubilación que experimenta Adán a raíz de su desobediencia.

El trabajo estuvo desde siempre en el plan de Dios. Es la maravillosa forma de participar de la creación que nos ha confiado ¿Por qué darnos tanto trabajo, pudiendo habernos ahorrado tantas fatigas? No experimentaríamos el gozo de vivir, no apreciaríamos lo que ella nos ofrece si no participaramos tan intimamente de ella. Dios es muy sabio. Sabe que se aprecia mejor todo en la medida en que uno se hace parte de lo que obtiene. El trabajo es la realización más plena del hombre, la forma de experimentar lo que Dios realiza permanentemente: crear. Tanto nos ama, que nos deja trabajar en lo que que creo. El propio Hijo de Dios, haciéndose en todo semejante a nosotros, se dedicó durante muchos años a actividades manuales, tanto como para ser conocido como el «hijo del carpintero» (Mt 13, 55). Nos realizamos en y con el trabajo. De ahí la importancia de dignificarlo, mejorarlo, hacerlo siempre más humano.

Dice Benedicto XVI en una alocución con motivo del día del trabajo “El trabajo reviste importancia primaria para la realización del hombre y para el desarrollo de la sociedad, y por esto es necesario que aquél se desarrolle siempre en el pleno respeto de la dignidad humana y al servicio del bien común”. Pero está al servicio del hombre. No se debe idolatrar. “Seis días trabajarás y harás todos tus trabajos, pero el día séptimo es día de descanso para Yahveh, tu Dios” (Ex 20,9). El domingo es día santificado, esto es, consagrado a Dios, en el que el hombre comprende mejor el sentido de su existencia y también de la actividad laboral. La enseñanza bíblica sobre el trabajo halla su coronación en el mandamiento del descanso no como ocio, sino como alabanza al Creador. El descanso permite a los hombres recordar y revivir las obras de Dios, desde la Creación a la Redención, reconocerse ellos mismos como obra Suya (Cf. Hf 2, 10), dar gracias por la propia vida y por la propia existencia a Él, que es su autor.



Hugo Tagle

twitter: @hugotagle




Etiquetas:   Ciudadanía   ·   Trabajo

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18301 publicaciones
4646 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora