Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Escritores   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Poesía   ·   Libros   ·   Reseña   ·   Lectura   ·   Amor   ·   Odontología   ·   Reforma de Salud



El ingenioso chollo de Amy Martin


Inicio > Política Nacional
31/01/2013

833 Visitas



El ritmo es frenético. El número de chorizadas, trinques y timadas que proporcionan amenas y variadas letanías como carnaza de tertulias y tertulianos no tienen límite. Los rufianes se multiplican como los panes y los peces. Tanto es así que últimamente resultaría extraordinario que las candelas del amanecer no alumbrasen nuevos casos Bárcenas, Pujoles, CiUs, ERES, Gürteles, Noós, Campeones y Mas restos de sórdidas mordidas de escándalo. Son tantos y tan similares los casos que afloran en la misma dirección, o sea, llevarse la pasta, que por habituales ya no nos deberían de sorprender.






He de confesar que, si bien toda esa corruptela del toma y pilla que asfixia la cloaca satura mi capacidad de espanto, lo que verdaderamente me ha dejado pasmado, aturdido y descolocado es el caso ‘Amy Martin’ de la Fundación Ideas. Resoplo por la ineptitud de mi pobre capacidad creadora por estar tan distanciado de la inteligencia de Amy Martin. Francamente la envidio. Yo también quiero cobrar como ella por los artículos que armo. Desde aquí reclamo con vehemencia un mecenas, aunque sea con dinero público, que me afore tres mil euritos o así por juntar letras sobre la nada.





Y es que un chollo tan facilón, tan ingeniosamente tramado, y tan generosamente retribuido tiene que ser fantástico. Además todo ese esforzado trabajo, labor de mulas, de pulsar letras estaba perfectamente tasado, ordenado y ajustado al céntimo: por cada carácter o pulsación al teclado del ordenador o máquina de escribir, la Fundación Ideas pagará a la junta letras, Amy Martin, 16 céntimos más impuestos, y si utotradujera el texto al castellano- ingles-castellano pulsando la opción ‘traducir’, se pagarán 10 céntimos adicionales por cada carácter. Esto supone que por cada cuatro toques de tecla Amy Martin se estaba embolsando más de 1 euro. Esto sí que es tener Ideas luminosas con generosos gerentes que valoran de forma objetiva el esforzado trabajo de pulsar caracteres.





Para completar la suculenta bicoca del caso Amy Martin, me gustaría también disponer de mando en plaza, aunque sea como simple presidente de la Diputación de Ciudad Real y me llame Nemesio de Lara, para disponer de coche oficial y colocar a un afín de chofer que me consiga el ambiente, el confort, el olor, la música y la climatización en el vehículo que mi personalidad y rango requiere



Etiquetas:   Ciudadanía   ·   Política

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
19214 publicaciones
4808 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora