“Lo obscuro”, de Guache y Loma.

Daniel Loma transporta musicalmente las palabras eléctricas y eclécticas, poemario muy personal, de Ángel Guache a lo largo de este disco.

 

.
Producido por Huerga & Fierro Ediciones, en 2011, me ha fascinado este conjunto que muy bien podría ser banda sonora original de no sé qué otro ecléctico artista, cineasta por ejemplo. He viajado por la corta sonoridad de estas músicas, salvo la excepción de los concatenados Umbro XIII y XIV, no apto para adictos a los dioses. Un oscuro resultado el de esta obra, probablemente de arte poco comprendido, con provocativas líneas, acompasadas con guitarras y teclados, electrónicas y onomatopeyas perturbadoras para títulos tan carnales como “Canción del insomne”, “Grito (I)”, “Noche de enero”, “Canción de lápida” o “Locura”.

Lo que las palabras no nombran sobre la locura, podría muy bien servir para explicar, que no definir, un discurso indefinible. Provoca la revelación de la mente escuchar algunas perlas, como “Sombras de una sombra, vivimos para la muerte”, “…de una bestia terrible e inocente”, “Una lápida de aire me sepulta”, “Escupo silencio en los rincones obscuros del manicomio”, “El tiempo queda atrapado en mis mil telarañas” o “La soledad de dios trina desde un árbol”. Guache grita para que le escuchemos, “introintrovirtiéndose”, como dice en Grito (I).

Parte de estos poemarios musicalizados son indescriptibles o, al menos, no resumibles en pocas palabras. Son los mejores, creo, pues parecen montañas de calificativos mezclados con el resto del orbe sintáctico, creativos de una estética lingüística muy especial y a tener en cuenta por aquellos a los que les atrae un tipo de literatura algo olvidada a propósito, salvo excepciones destacadas (por ejemplo, González Montero), atrevida, brutal la mayor parte de las veces, pero también segura de sí misma.

La verdad es que estos experimentos son enormemente atrayentes para quienes disfrutan del arte. Recomiendo ver también su Facebook Guache & Loma, donde hay una descripción detallada de Ángel Guache, poeta postmoderno, si es que esto sigue significando algo hoy en día, del significado personal de estos poemas nacidos de la (¿su?) oscuridad.

Recomendable, por otro lado, la entrevista a Guache, que está colgada en el blog “tengo boca y no puedo gritar

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales