Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Cultura   ·   Criptomonedas   ·   Bitcoin   ·   Escritores   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Quintana Roo   ·   Política



¿Hacia dónde va la Bolsa?


Inicio > Economía
07/05/2011

1844 Visitas



La Bolsa de Valores. Esa mítica institución creadora y destructora de riqueza que parece tan alejada de nosotros y que, a su vez, parece tan cercana como abrir el periódico o visitar un sitio en internet. Todos los noticieros que se pintan de serios dedican al menos un par de minutos para mencionar cómo se comportó la bolsa con respecto al día anterior. Se dice que “el Dow-Jones subió 25 puntos”, que el “Standard and Poor’s bajó 1.33%”, que el NASDAQ se mantuvo “sin cambios al moverse sólo 0.25 puntos al alza” o que el IPC llegó a “un máximo histórico”.


Los programas de análisis financiero se adentran un poco más y dan explicaciones del porqué pasó lo que pasó en la bolsa en ese día. Se dice, por ejemplo, que el “Dow-Jones subió porque los números de desempleo superaron las expectativas” o que el IPC subió porque “FEMSA reportó ganancias de $3 por acción”. ¿Suena familiar? ¿Ha escuchado este tipo de reportes?

En algunos países incluso hay cadenas de televisión que se dedican a dar un análisis detallado, minuto a minuto, de lo que está pasando en los diferentes “pisos de remates” alrededor del mundo, con la intención de informar a los inversionistas y así, puedan aprovechar las oportunidades que el mercado les ofrece.

¿Será verdad?

Suenan muy convincentes. Las razones que se dan para explicar los movimientos bursátiles suenan bastante lógicas. Desafortunadamente, son falsas y pecan de simplistas. Nadie sabe en realidad el porqué la bolsa de valores sube o baja.

¿Porqué? Porque la bolsa es un monstruo altamente eficiente en procesar información y porque sus movimientos no dependen de una sola persona o empresa sino de las decisiones que millones de analistas, inversionistas e incluso consumidores toman día a día. 

Ahora bien, ¿sirve de algo saber porqué subió o bajó la bolsa? En realidad no, porque no tienen ningún otro valor mas que anecdótico. En otras palabras, es como tirar una moneda al aire y decir que cayó cara.

 

Ahora, si es difícil tratar de explicar porqué la Bolsa subió o bajó, imagine usted lo complicado que es el predecir si va a subir o bajar.  

Permítame preguntarle algo: ¿qué va a comer su vecino el viernes en la noche? ¿Comida mexicana? ¿Italiana? ¿Una hamburguesa? ¿Un corte argentino? Probablemente no lo sabe. ¿Le ayudaría en algo saber qué comió durante los últimos 20 viernes? Probablemente no. Muy bien, ¿qué tal saber lo que comió los últimos 100 viernes? ¿Le serviría un avanzado software o un analista graduado en Harvard para saber qué va a comer su vecino el viernes?

 

Ahora permítame preguntarle: ¿cómo va a cerrar la bolsa el viernes? ¿Le ayudaría en algo saber cómo cerró los últimos 20, 100 o 1000 viernes? ¿Qué tal un avanzado software? ¿Un graduado en Harvard?

 

¿Ve la similitud del caso? La ralidad es que nadie puede predecir el futuro. Y, en la remota posibilidad de que alguien pudiera hacerlo, ¿porqué compartiría la información con usted?

En una de las películas de “Volver al Futuro”, uno de los personajes viaja el futuro y trae al pasado un almanaque de deportes con todos los resultados deportivos de los próximos 50 años. El tipo se hizo millonario haciendo las apuestas correctas. El sabía el futuro y se hizo millonario con ese conocimiento. No se hizo millonario vendiendo copias del libro.

 

Y, aún así,  los inversionistas gastan miles de millones de dólares al año buscando la clave para predecir el futuro: gastan en administradores de “hedge funds”, “newsletters”,  revistas, periódicos, y en tantos productos que prometen “las mejores inversiones” o las “20 acciones que usted debe comprar hoy”.

Entonces, si nadie sabe cuáles acciones van a subir para comprarlas o cuáles van a bajar para evitarlas, ¿cuál es la alternativa?

La alternativa es simple: ignore todos los medios financieros (o úselos como mero entretenimiento), tenga un plan de inversión, tenga fé en la raza humana (porque al final, la raza humana busca el mejoramiento permanente) y diversifique sus inversiones en el mayor número de acciones posible. ¿Porqué? Porque es imposible determinar para dónde va a ser el próximo 10% (puede subir o bajar) en el mercado, pero le puedo asegurar con certeza, para dónde va a ser el próximo 100%: para arriba. Si fuera para abajo, tendríamos otras cosas más grandes que preocuparnos que nuestras inversiones.

En vez de tratar de adivinar el mercado, aduéñese del mercado y evite exponerse a fondos de inversión o a productos que se basen en técnicas adivinatorias, lo que esos productos venden son meras ilusiones que únicamente generan dolores de cabeza y ganancias garantizadas para quienes los manejan, no para usted.

 

Si tiene alguna pregunta, no dude en hacérmela llegar. Envíeme un mensaje por este sitio o sígame en Twitter en @miguelggarcia. También puede leer mi blog en: http://comentarioseconomicos.wordpress.com



Etiquetas:   Finanzas

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21224 publicaciones
5197 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora