Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Reseña   ·   Libros   ·   Escritores   ·   Novela   ·   Lectores   ·   Periodismo   ·   Filosofía Social   ·   Sociedad   ·   Ética   ·   Moralidad



Heterosexuales ¿una nueva minoría?


Inicio > Ciudadanía
21/01/2013


2100 Visitas



En noviembre de 2003, escribí una crónica convocando a la organización del AHA, Asociación de Heterosexuales Anónimos. Han pasado casi diez años y cuando argumentaba que los heterosexuales éramos una especie en extinción,  no pensé que iba a causar tanto impacto. Dentro de las muchas notas de adhesión a la creación del AHA recibí también algunas veladas o expresas imputaciones de intolerante. Sin embargo, lo real es que ser heterosexual es hoy casi como decir “soy adicto”, expresándose la palabra incluso con sentimiento de culpa. Semi serio, el artículo tuvo una acogida increíble. Vuelvo sobre el punto porque la idea de retomar en la opinión pública una voz hetero ha ido avanzando y el sentimiento generalizado de mujeres y hombres, que se mantienen con sus hormonas e inclinación sexual en forma inequívoca, es la sensación de invasión, de sentirse agredidos por una presión mediática de las autodenominadas “minorías sexuales”. Los heterosexuales nos sentimos hoy prácticamente arrinconados por una ola mediática global que quiere hacer ver como natural la opción homosexual, llegándose en esa tendencia a convencer a parlamentos de diversos países para que se apruebe “el matrimonio gay” y se llegue  a “la adopción de hijos por parte de parejas homosexuales” o al alquiler de vientres para mandar a hacer hijos por encargo.


 

La sensación de destape se explica porque la sexualidad, que siempre fue un tema de la esfera privada de las personas, se ha puesto en pantalla con un voyerismo mercantil exacerbado. Nadie discute el derecho de las parejas homosexuales a fijar acuerdos societarios de ayuda mutua, pero de allí a debilitar el matrimonio como lo consagra la ley civil hay una gran distancia. Se ha sacado la sexualidad del ámbito privado para esgrimirlo como un tema público, generándose grupos de poder y lobbistas que presionan sobre el Estado para que regule  las relaciones afectivas que pertenecen a la privacidad de las personas. Es absolutamente respetable en la esfera de la vida privada que personas mantengan relaciones homosexuales, pero en ese empeño se han revuelto las cosas y el AVC, Acuerdo de Vida en Común,  ha terminado incorporando a parejas de distinto sexo, que conviven y deciden no casarse, cuestión que está en su libre albedrío, pero no se justifican legislaciones específicas si ya existen el matrimonio y el divorcio, que aplica para estos casos. Antiguamente, existía la faramalla  de la nulidad, Hoy el camino para resolver un contrato matrimonial que no ha resultado, se llama divorcio.

 

El punto va más allá, porque se pretende hacer del libertinaje, sinónimo de progresismo  o de pensamiento liberal. Por el contrario, esto no es asunto que se pueda resolver con presiones sobre la institucionalidad, ya que cambiar el matrimonio civil ameritaría un plebiscito y un amplio y documentado debate ciudadano. Lo que se ha hecho es un proyecto de ley híbrido que ha metido en el AVC a los convivientes heterosexuales que simplemente no quieren casarse. En vez de favorecer la institución familiar se quiere generar tratamientos especiales para los que conviven, metiéndolos en el mismo régimen que los homosexuales. En los debates sobre el punto, se mezclan los planos y se llega a falacias como exigir que un progresista deba aceptar que la institución del matrimonio heterosexual sea relativizada con normativas que obedecen a presiones fundamentalmente mediáticas, donde toda voz opuesta es acusada de discriminatoria.

 

La tolerancia y el respeto a la vida privada no están en discusión, pero sí lo está el principio de que hay situaciones personales, como es el ejercicio de la sexualidad,  que debe quedar discretamente en el dormitorio. Los límites son para todos, heterosexuales, transgéneros y homosexuales que pretendan ventilar sus intimidades por la tele  o sitios públicos, poniendo en riesgo la visión de los demás, especialmente de los niños.

 

Debo reiterar que los heterosexuales existimos, somos una mayoría silenciosa; que en nuestra sociedad se puede haber vivido machismos asquerosos y feminismos panfletarios, igual de negativos; pero, en definitiva, independientemente de la sexualidad de cada quien, lo que debe primar es el respeto mutuo, donde nadie debe invadir los derechos del otro, se debe respetar que otros vivan su vida privada sin agredir con ella a nadie; personalmente defiendo ese derecho a la privacidad. Y respecto al matrimonio, la familia, los niños, se debe defender una mirada que vele por el bien común. Por lo tanto, los heterosexuales buscamos que estas materias se traten en la forma más abierta y participativa posible, fortaleciendo los espacios de afecto y seguridad de las familias, para que Chile entregue calidad de vida a los niños, que tienen derecho a nacer en el seno de un hogar como es debido, con un papá y una mamá, hermanos y abuelos.

 



 

Periodismo Independiente, @hnarbona en Twitter 21.01.2013

Periodismo Independiente @hnarbona en Twitter.  



Etiquetas:   Género   ·   Familia   ·   Democracia   ·   Sexualidad   ·   Discriminación   ·   Sociedad

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18707 publicaciones
4725 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora