Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Psicología   ·   Escritores   ·   Psiquiatría   ·   Psicopatología   ·   Trastorno de Personalidad   ·   Psicoterapia   ·   Psicoanálisis   ·   Tratamiento Psicológico   ·   Lectores



Podríamos llamarle honesto


Inicio > Política Nacional
21/01/2013


1765 Visitas






"...Yo necesito dólares para curarme el brazo y, por otra parte, la plata que tengo no la hice con la política..." 

En una realidad,  que  semana a semana se construye con frases  y alguna imagen que acompaña, esta respuesta  de Daniel Scioli ( por los reproches de la presidenta, a los ahorros en dólares que posee),  sin duda fue la frase de la semana.

Decir algo así (ni Darín se animó  tanto ), es lo mismo, que tirar una piedra al cristal de un parque acuático, que el cristal se rompa en pedazos y se liberen, junto a la catarata de agua, tiburones (kirchneristas) hambrientos. Sin embargo el cristal crujió , pero no se rompió. Los tiburones giraron nerviosos  alrededor del ex motonauta, pero nada hicieron. 

Entre los "militantes y funcionarios" hubo distintas reacciones, dependiendo el sector ideológico al que pertenezcan, dentro del mismo kirchnerismo. Algunos,  rápido dijeron, que no apuntaba a la presidenta con esa insinuación, sino a otros funcionarios con los que está enfrentado Scioli y otros la consideraron inaceptable. Todos finalmente recurrieron a la solución, del "pensamiento mágico" que caracteriza al gobierno y  aseguraron que "Daniel nunca dijo algo así... que los medios lo sacaron de contexto". (la entrevista original fue de Tiempo Argentino, aunque después todos reprodujeron fragmentos)

Aunque desde el kirchnerismo se marcan siempre las diferencias, entre las distintas alianzas y frentes que se visualizan en la Oposición (por ejemplo el "inocente" paseo de Donda y Prat Gay por la playa), el propio kirchnerismo no deja de ser un conjunto de dirigentes, políticos, militantes, sindicalistas, representantes de DDHH, empresarios corporativos, artistas e intelectuales; que casi nada tienen que ver entre si. Solo los une (además del poder y la conveniencia) el discurso unificado y el verticalismo que empieza y termina en Cristina. Pero aunque no lo reconozcan, abarcan todo el arco  ideológico. Sino, hagan el ejercicio, de comenzar a parar figuras del Kirchnerismo, de izquierda a derecha y verán que lo completan (empiecen a la Izquierda con Madres, Abuelas, HIJOS, Militancia de La Campora,  Sabbatella, Kicilliof (en el discurso, no se si en la vida real) otras organizaciones sociales y luego sigan con funcionarios como Boudou, Lorenzino, Bossio,  sindicalistas como Caló y Martinez, empresarios como López, Urquía o Werthein, corporaciones  como Monsanto o Barrick y medios aliados como C5N, Canal 9 y TELEFE, y llegaran  a la derecha).

Pero toda esta aparente "diversidad", en verdad funciona como uno y nadie se atreve a expresar nada,  ni individuos, ni medios, ni corporaciones (y menos contra Scioli que quizá lo necesiten como candidato) si primero no lo hace Cristina.

Ahora, en cuanto la presidenta vuelva de su gira por Asia (o quizá antes, si se le ocurre contestar por twitter), si ella de un modo directo o no, cuestiona al gobernador de Buenos Aires, entonces lo harán todos (muy predecibles) Tan predecible es ya el kirchnerismo, como increíble (en el literal sentido de la palabra) y contradictorio.  A Cristina la moviliza a contestar con una carta ( carta conventillera, diría mi abuela), las expresiones de un actor en dos líneas (contextualizadas por Clarin) y no  la carta formal y destinada a ella, de los Familiares de la Victimas de Once o los pedidos formales también y por distintas vías, que le hicieron desde comunidades aborígenes, como los QOM para que los atendiera y se ocupara de las persecuciones que sufren. ¿Qué escala de valores tiene esta mujer, que nos representa a todos los argentinos? ¿Qué escala de valores tenemos los argentinos, para elegirla a ella, y que nos represente?

Puedo escucharlo y seguramente muchos dirán "yo no la elegí" y es verdad, la mitad del electorado no lo hizo, pero tampoco hizo nada para construir una oposición. Pero lo peor, no es no hacer nada, sino, tampoco apoyar nada de lo poco que se hace en la Oposición. No se  si la sociedad piensa como el kirchnerismo (piensa lo mismo) o si la comunicación oficial, además de muy cara para el erario público, termina siendo efectiva. Lo cierto es que nadie  imagina seriamente, qué lideres de la Oposición como De La Sota, Macri y Moyano (ya lanzado del sindicalismo a la política, según fuentes confiables) puedan, junto a los peronistas no kirchneristas ( y a los que van a saltar de la Fragata Dignidad a último momento) ser una alternativa opositora. Menos que Binner y el FAP, hagan una alianza con Prat Gay (con o sin Carrió), con Stolbizer y los Radicales (sin un líder emergente aún) Es más difícil es verdad, pensar a la Izquierda unida y quizá más todavía, imaginarla aliada a alguna de estas formulas. 

¿Ahora, se imaginan a todos los Opositores juntos?  No digo en 2013, que cuánto más separados vayan, más bancas le van a disputar al kirchnerismo. pero si en 2015.  Bueno, aunque quizá no lo veamos, así es el Kirchnerismo. Por eso la pregunta es ¿si el kirchnerismo es tan dispar en su armado, como lo es la oposición que lo enfrenta, porqué en uno la gente asume la gobernabilidad y en los otros no?

Creo que la respuesta es el verticalismo, el discurso único y las acciones en bloque que sostienen, aún en contra de la realidad que todos percibimos. El kirchnerismo no solo omite, y niega, sino que discute que no es real lo que se le cuestiona (inflación, inseguridad, corrupción, enriquecimiento de funcionarios, medios cooptados, violación de DDHH a Pueblos Originarios y a Marginados y más) Este modo que utiliza el gobierno, es seguramente lo más cuestionable, pero también es un "medida" para muchos, de poder y de gobernabilidad (voz de mando podríamos llamarle)

¿Pero esa voz de mando es real y es honesta, o solo se trata de actuación y mal carácter?

Cuando la presidenta hasta hace unos días nada más, criticaba con dureza a la justicia, algunos (la mitad que no la vota, ni la quiere) lo asumieron como  un avasallamiento de un poder sobre otro, y que lo hacía, tan solo porque no falla como como ella quisiera. Otros por el contrario (los que la quieren y la votan) empezaron a investigar el pasado de los jueces de la Corte y hasta hacer escarnios públicos a magistrados. La sociedad por su parte, los ocupados, poco o mal informados, los que apenas sobreviven, no tienen tiempo de entender la realidad y los que no entienden nada, que en general votan por temor o conveniencia (o ambas cosas) convalidaron un poco de cada actitud. (se acomodaron a ambas versiones y dejaron que otros actúen por ellos)

Lo consideraron un avasallamiento, pero a la vez saben que buena parte de la justicia es un desastre. Pero la Presidenta fue puntual y clara y dijo que "si hay dinero y poder de por medio, no hay justicia" Y más allá de la generalidad, que nunca es real, tiene razón, el tema es que ella se refirió a las cautelares de Clarin en la justicia; pero no en ese mismo sentido y con ese mismo concepto,  a la investigación de los peritos de la Corte sobre su astronómico crecimiento patrimonial de $6 a más de $70 Millones en 8 años. 

Entonces, cuando la justicia determina sobre el "poderoso" Clarin, es injusta, pero cuando lo hace sobre la "perseguida " Cristina es justa. Incoherente. Tan incoherente como reclamar vía twitter por el aumento del Subte a $3,5 cuando casi todo el transporte público de colectivos en el interior, incluso en la provincia de Buenos Aires cuesta más de $4 ,   y aún en la Provincia (su provincia)  de Santa Cruz que ese valor es el mínimo. La política de subsidios, pese a parecer un beneficio para la gente, siempre es injusta, en particular cuando los subsidios son a un servicio y no, por ejemplo: a una actividad productiva. 

Pero la mayor injusticia se da, cuando a un subsidio, lo pagan todos, para unos pocos, aunque esos pocos, sean el mayor electorado del país. Todos los subsidios a la energía y el transporte que todavía tiene Buenos Aires y su Area Metropolitana, los pagan los ciudadanos de todo el país y la misma presidenta hizo ver la injusticia, cuando habló con "Salustriana de Jujuy" y el Subte. 

Sin embargo, que deje de pagarlo la Nación en el caso del Subte y como pide Cristina, lo continue pagando la ciudad para mantener la tarifa, es más injusto todavía, por que el GCBA, no emite dinero, no cobra retenciones o regalías y sus únicos impuestos que conforman el presupuesto, los pagan los vecinos de la CaBA. Por tanto, si fuera como pide Cristina,  esta  vez "unos pocos" terminarían pagando, el subsidio del transporte de muchos más que lo utilizan, incluso hasta de los  turistas.

Es indudable que las políticas de subsidios, que en un principio ayudaron a sobrellevar la crisis, hace tiempo son meramente electoralistas y como la Ciudad de Buenos Aires es un terreno hostil al Kirchnerismo, no les importa perjudicarla. Y ese no importarle la ciudad al gobierno Nacional, salvo cuando estuvo en campaña con Filmus, es el pretexto perfecto que usó todos estos años también el Macrismo, para mostrar que ellos quieren hacer, pero no los dejan.  De los 10 kilómetros de Subte que prometió Mauricio, apenas si hizo 1 o 2. Las villas ni se urbanizaron (salvo la 19 parcialmente) tampoco se erradicaron, medida que sería realmente progresista y permitiría la re ubicación de familias, en cualquier barrio de la ciudad (donde decidan y puedan radicarse) y no amontonando los pobres en algunas regiones, continuando con la división de sectores pobres, ricos y medios. El verdadero cambio, no es cambiar casas precarias, por casas de una mejor calidad y servicios, sino terminar con la "zonas precarias". Equilibrar y hacer más inclusiva la ciudad y no cambiar una Villa, por un monoblock o complejo habitacional  (como Fuerte Apache por ejemplo, que no deja de ser un lugar pobre en todo, aunque ahora no tenga casas precarias)

El Gobierno Porteño, hizo algunos programas para la Zona Sur (distrito del Diseño y Distrito Tecnológico   y tiene varios  proyectos institucionales (y conflictivos, como el del Centro Cívico en el Borda) pero si bien el resultado es una "revalorización" de la zona, también produce una exclusión, por el aumento de las propiedades y alquileres.

Es difícil que  se mejore, se crezca y se desarrolle una región (y no solo una ciudad) si no se la entiende como eso. Como región.

En el transporte, parecía que lo habían entendido, con el Ente Tripartito, pero las ambiciones políticas electorales de Scioli, Randazzo y Macri, sumadas a las directivas de Cristina, hacen que la gestión en el ente, se reduzca a una confrontación mediática. Hasta el momento (salvo que en 2013 haya un milagro para el kirchnerismo) la Presidenta ¿quiere? seguir siendo Presidenta, pero no puede,  también podría indicar la sucesión en Scioli, pero ¿no quiere? Podría definir la sucesión en la provincia con Randazzo ¿porque Alicia no mide? pero no lo hace. Scioli podría definirse asumiendo con seguridad la sucesión, pero ¿no sabe si quiere ser la sucesión del kirchnerismo?  Randazzo con más política,  que gestión, desde ese lugar,  quiere ser Gobernador (si lo elige Cristina) Y Macri quiere ser Presidente 2015, pero arma poco fuera de la ciudad, entonces, anda a la caza y la pesca de figuras posicionadas, no importa si vienen del automovilismo o el deporte, aunque de política y gestión, no tengan nada (como Del Sel). 

Parece que aunque hablemos de distintos políticos, distintos partidos y distinta ideología, para todos la causa, justifica cualquier cosa.

Posiblemente para la sociedad también y quizá en el voto, de cada acto electoral, solo atendemos a la conveniencia y el individualismo. Sino, cómo se entiende que los tres más votados en las últimas elecciones: Cristina Macri y Scioli, sumados a los más votados del interior,  en Córdoba De La Sota y en Santa Fe Binner con su partido (sin ser candidato), sean los presidenciables 2015, cuando cada cual con su rol, comparados con cualquier gobernante de los países vecinos de Sur América,  fueron muy pobres en gestión. País y regiones ricas en la Argentina, y muy pocos resultados, frente a la potencia de Brasil (del cual dependemos, externa e internamente) o a la modestia de Uruguay, que en varias producciones nos igualó y hasta nos superó y ni citar Chile, que sin bien tiene por resolver la inclusión educativa y terminar de reconocer los derechos de los Pueblos Originarios (algo que en Argentina también está pendiente), en lo económico y social, están en las puertas del desarrollo, por detrás de Brasil en la región,  pero con una tasa de pobreza muy baja comparada a la del gigante (y real). 

En ningún otro país de Sur América, gobernó o gobierna el Peronismo, solo en el nuestro. Y casi todos, en esta década, que fue la del continente, sus economías y sociedades, crecieron y desarrollaron y Argentina no. Lo que se declama en el discurso peronista, que por otra parte fue el que tuvo poder y gobernó mayoritariamente en la última democracia, nunca se plasma en la realidad. El que más cerca estuvo fue el propio Perón, que incluyó y dio derechos sociales y laborales, sin embargo, con la renta de haber sido "el granero del mundo" llegó a las puertas de la industrialización, pero terminamos haciendo heladeras, lavarropas y cocinas (un auto y un avión también). 

Menen prometió la "Revolución Productiva" vendió las empresas del Estado, con el 1 a 1 también se tentaron de vender, los privados nacionales, extranjerizó la economía y solo modernizó en sus 10 años de gobierno, algunos servicios y estructuras, pero fue más lo que desmanteló.  

El kirchnerismo fue desde su discurso, más peronista que Perón y más socialista que Eva, pero en los resultados, ya no somos ni el granero del mundo, sino, solo de China. En industria ensamblamos autopartes electrónicas y de automóviles, importadas y más que un país industrial, nos convertimos en un país industrialista, con gran dependencia de las importaciones. La pobreza nunca dejo de crecer, aunque tuvo picos en las crisis y si no estuviera subsidiada y asistida, sería alarmante. Algunos diran que Brasil también tiene planes y subsidios, pero la diferencia, es que el hermano país aprovechó estos años y se posicionó en el primer lugar del continente, sexto en el mundo y quizá en una década (según especialistas), la propia actividad económica y la inclusión que practica, hagan innecesarios los planes. En Argentina estamos muy lejos de eso.

Todos los análisis serios y de distintas tendencias e ideologías, anticipan para la región, por lo menos otra década de crecimiento. Los países se preparan para aprovecharla. 

Capacitan a su gente, los incluyen, saben que la diferencia va a estar en el recurso humano, en combinación con la  energía que puedan generar limpia y a bajo costo, las comunicaciones masivas y también de bajo costo (como el tren) y la explotación con la mayor renta para el país, de comodities y recursos naturales.  

No parece que nuestro país esté preparándose de ese modo, las inversiones no abundan y hay desconfianza, y la explotación de comodities y recursos naturales, renta mayoritariamente a empresas multinacionales,  por lo que la tasa de re-inversión  y el valor agregado a la producción, es bajo. 

El mayor responsable de este escenario, es sin duda el gobierno nacional, pero ¿se ve en algún presidenciable de la Oposición una propuesta diferenciadora a la del kirchnerismo? (además de la confrontación permanente) Es verdad que el gobierno nacional marca la agenda (de la cual los consensos amplios y superadores quedan afuera) y que es más emocionante para ellos y la sociedad se involucra y toma partido,  las luchas ideológicas (vacías) para ponerse en el lugar de la víctima que enfrenta a poderes ocultos, que buscar unificar sectores e intereses. Esta victimización permanente, a todos les da resultado y por eso la utilizan. Funcionarios, políticos y medios, encontraron su preferencia en la sociedad, jugandola de punto frente a una banca poderosa. Pero lo cierto, es que en la vida real son todos "banca". 

Todos los peronistas de Perón para acá, dejaron la función pública, siendo millonarios (y en sus discursos solo hablaron de los pobres)  Los funcionarios por cada error u omisión en su gestión, se victimizan también y culpan a la Oposición y a los medios.  Es notorio en la comunicación, el poder del aparato estatal de medios, sumado al oficialista privado, entonces Clarin  también se victimiza,  porque el gobierno lo ataca, si así fuera, qué le quedaría al periodismo independiente y a los medios modestos y del interior.

Funciona ser victima en la Argentina, salvo cuando se es realmente victima, como los de Once o los QOM por solo nombrar algunos.  Los ricos y poderosos que se victimizan,   encuentran apoyo de la sociedad, y la dividen a su favor, las verdaderas victimas, marchan solas.Injusta paradoja.

Los Periodistas no estamos para modificar la realidad, sino para exponerla (siempre lo digo) Esta semana me permití, como indiqué al comienzo esta reflexión, que no pretende más, que pensar juntos. 

No cité hechos, ni fuentes y los conceptos que comparti (aunque no todos los compartan) todos los conocemos.No van a encontrar en esta columna, soluciones, tan solo ideas, ideas que cualquier ciudadano  también puede tener. Exigir mucho más al poder, reclamar un discurso ajustado a la realidad, que tenga la misma posición, para las mismas situaciones. Puede ser el principio.

Si la justicia es buena o es mala, que no se la califique según la conveniencia. Sin un intendente es destituido, como lo fueron Goye en Bariloche y Tellechea en Necochea, o "el pueblo pone y el pueblo saca" como dijo Weretilneck y el gobierno nacional abaló de Goye, o es "una afrenta a las instituciones y un golpe a la democracia" argumento con el que defendieron a Tellechea.

Las víctimas son las verdaderas victimas, las de la desidia, la corrupción, el descontrol, la violación de DDHH, las del barro y no las de los discursos y la comunicación, que luego de llorar en publico, vuelven a sus casas de oro y cristal y a su vida muy lejos de los ciudadanos. Qué recuperemos el valor de la palabra y la libertad de cada una de ellas, aún de las equivocadas. El Valor para que se cumpla la palabra y no se falsee más. La libertad  para poder opinar sin ser calificado, aunque se puede estar equivocado en esa opinión. Decir que el peronismo no es el partido de los pobres, sino que necesita de ellos (y quizá por eso los  amontonó, sectorizó y los mantuvo en la pobreza) no es ser un "Gorila" es una apreciación de la realidad. Decir qué el kirchnerismo gobernó para las Corporaciones, tampoco es ser Gorila , facho, o funcional a la derecha, lo demuestran los propios datos oficiales y lo dice la Presidenta en sus discursos (aunque no lo advierta) Decir que el PRO se formó a imagen del peronismo, menemismo y kircherismo y que hasta emplea muchas de sus formas (salvo el discurso ideológico) no es ser un zurdo resentido.

Como tampoco es "derechoso" decir que el discurso y las ideas de la Izquierda, que además está siempre dividida y no acuerdan ni entre ellos, es retrogrado, porque aquí, ni los más pobres son de izquierda. 

No decir nada del radicalismo, es natural, porque en ese lugar lo pusieron al partido, los que se doblan (de los que se rompen, casi no quedan).

Por eso, podríamos empezar a valorar la palabra y el compromiso y al que opina y comparte con nosotros esas ideas, aunque estén equivocadas, podríamos empezar a llamarle honesto.

Y desde allí construir.













Etiquetas:   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Gobierno   ·   Justicia   ·   Oposición   ·   Daniel Scioli

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18744 publicaciones
4728 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora