Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Libros   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Reseña   ·   Poesía   ·   Chile   ·   Filosofía Social   ·   Novela   ·   Consumismo



El relato: ideas sobre la palabra de moda


Inicio > Política Nacional
11/01/2013


1442 Visitas






Todo correlato histórico se manifiesta con un relato, el explayarse en cómo ocurrieron diferentes hechos, cuál fue el desempeño de los protagonistas, qué sucedió, qué no. Habla a su vez de una mirada subjetiva ciento por ciento, cargada de ideología, lo cual no es despreciable ni mucho menos, salvo que quiera venderse como neutra, como la exclusiva verdad. Ahí sí que ya estamos en un problema. No seamos tan chauvinistas por pensar que esta realidad, de pugna de relatos, es exclusividad argentina, al contrario. Saquemos el mapa mundial, ponemos el dedo en cualquier territorio, continente, hemisferio y encontraremos presente esta complejidad, lo que nos rodea es puja y disputa, en todos los ámbitos. Ojo, utilizo el término relato por las diferentes repercusiones que tuvo la misma en la esfera pública, como había pasado tiempo atrás con la palabra “crispación”, todos lo dicen pero qué significa, qué decimos cuando hablamos de relato, cuál es el detrás en este concepto.

 

Vayamos a una definición preliminar que, aunque no nos parezca del todo verdadera, puede considerarse como válida: el cómo contar una historia se equipara al propio suceso. En sociedades de comunicación a gran escala, con las redes sociales como último gran estandarte y su consecuente participación colectiva virtual, el cómo tiende a igualarse con el qué. El cómo decirlo, cómo explayarse, apuntarlo, indicarlo, a ciencia cierta, cómo llego al otro, conquista tierras sin miramientos. A partir de este contexto, con mayor voracidad informativa que en otras épocas, lo que llamamos relato avanza hacia otra resignificación, casi diría de omnipresencia, lo coloca en un umbral mucho más alto en términos de deseo.

 

¿Cuántos relatos encontramos en esta Argentina 2013? Varios. Podríamos pensar que dicha respuesta marcara una heterogeneidad positiva en tiempos de democracia. Podríamos, en primer lugar, poner esta afirmación bajo la lupa. Lo que no se tiene en cuenta es que la potencia de los mismos tiende a sufrir desvaríos, no cuentan con el mismo nivel y así se desajusta el eje en cuestión. Hallamos relatos con mucho sentido cargado que no localizan canales de comunicación óptimos para desarrollarse y que alcancen a todos. Siendo más estrechos, Argentina se fragmenta en la construcción de un relato enarbolado por el oficialismo y otro por medios de comunicación opositores, con intereses políticos, económicos y culturales, en el que la oposición política, vacía, inocua y nadando en aguas de mediocridad, apenas forma parte del inventario, un decorado más. Se finaliza así con la mentira centenaria de que los medios son un espejo de la realidad. Nada es espejo de nada, atacar los lugares comunes clarifica la retina.

 

Cargados de preguntas decimos, ¿son los únicos? No, lo decíamos recién, hay otras formas expresivas que se encuentran ocultas, pero seamos sinceros, son raquíticas en la comunicación masiva, no llegan al gran público, ¿por qué no acceden? ¿tendrán deficiencias? Dejaremos esas inquietudes para otra nota. Ahora, en estos dos polos, el gobierno y medios opositores, en término de sus narraciones, da la pauta que la construcción de las mismas tiende a un comportamiento patológico de dependencia, son relatos que se necesitan uno al otro y evitan la creación de nuevos actores. La fortaleza de uno consiste en la bajeza del otro, y viceversa. Y bien sabemos que las dicotomías aniquilan pluralidad, impulsan partes determinadas para ocultar a otras.

 

No nos subimos a un atril a gritar injusticia como desquiciados;  apenas descifrar cómo se articula poder desde una concepción argumentativa, en que lo mediático tiende a asfixiar cualquier ambiente. Antes de continuar, quisiera hacer una salvedad. El término relato y sus sinónimos (narración, cuento, novela, fábula, leyenda, tradición, recitación) manifiestan una estirpe de ficción que podría vincularse a falsedad o irrealidad, desmenuzar esta particularidad, el por qué lo llamamos relato, también será una tarea a desarrollar, como a su vez preguntarse qué rol tiene la veracidad en lo vertido ¿Todo lo que se dice es mentira, una escenografía montada? Tampoco lo creemos, pero uno, como sujetos, como ciudadanos, no debemos hacernos los desentendidos y debemos contar con la agudeza de olfatear falsedades. El que diga que el gobierno tiene un relato, lo convierte en constructor de su propio relato, aunque se embanderen en la objetividad y coloquen durante horas en pantalla que su función en esto es neutral. Desde la otra vereda, exactamente lo mismo.




Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18856 publicaciones
4745 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora