Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Coronavirus   ·   Pandemia   ·   Estados Unidos   ·   Poesía   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Reseña   ·   Escritores   ·   Paz Social   ·   Lectura



A sus Majestades de Oriente (o de Andalucía)


Inicio > Ciudadanía
07/01/2013

1087 Visitas



A sus Majestades de Oriente:




De verdad que me hubiera gustado este año una buena carga de carbón, del bueno, del de quemar. Al precio al que se está poniendo la energía no viene nada mal, sobre todo este invierno, especialmente crudo por estos lares. Pero volvéis a defraudarme, y no sé cuántas años van ya. Probablemente habréis olvidado aquella Navidad del 78 cuando había pedido un Scalextrix, o aquella del 79 donde pedí un Cinexin, o la del mítico 82, donde mi deseo era acariciar un balón de verdad, de los de "reglamento" decíamos. Imagino que el carbón de este año está en el mismo innominado lugar donde fueron a parar aquellos deseos. La diferencia es que entonces era un niño y los deseos frustrados quedan amarrados fuertemente en alguna parte del alma desde donde destilan un cierto sabor amargo. Alguien dijo que la infancia es la patria del hombre, en mi caso esa patria no existió jamás y lo que quedó fue la idea persistente de hacer que los deseos se hicieran realidades, al menos algunos deseos. Aquellos deseos frustrados crearon en mí la necesidad de buscar una realidad alternativa donde siempre conseguía todo lo que me proponía, la diferencia fue que la realidad alternativa acabó siendo la real, la única posible.

 

Estimadas Majestades, no me queda más remedio que agradecer que dejarais aquellos deseos frustrados como prenda de ulteriores realidades plenas de sentido en la propia existencia. Es posible que la satisfacción de aquellas minucias materiales bien podría haber frustrado algo mayor aún que estaba por llegar, pero ¡qué duro resultó entonces para aquel niño! Espero que tantos niños que han visto frustrados sus deseos este día sean la promesa de la búsqueda de un mundo mejor mañana, tan necesitados como estamos de ello. Espero, también, que en vuestra magnanimidad seáis capaces de acercaros a esa multitud de infantes que tanto necesitan algo por lo que continuar viviendo. Pero también sería bueno que aquellos a los que tanto otorgáis tuvieran la oportunidad, al menos una vez, de vivir la carencia. Toda vida verdadera nace y perdura en la carencia. La satisfacción total y absoluta degenera la existencia humana y la pervierte hasta el punto de rebajarla a la condición más vil posible. El hombre, para ser tal, necesita la conciencia de la gratuidad y eso es lo que significáis vosotros: la gratuidad y la entrega incondicionada. La gratuidad implica que lo que se recibe no se hace por una deuda contraída o como pago de un servicio, sino que se obtiene por el mero hecho de ser, de estar ahí. Un niño recibe un regalo el día de Reyes por ser quien es, por estar ahí, por ser un niño, no por un pago debido. Cuando en la sociedad actual se convierte esta fiesta en otra excusa más de consumo, se pervierte la gratuidad y se daña lo humano.

 

Queridos Reyes Magos, espero que sigáis repartiendo gratuidad y para ello deseo fervientemente, y lo pido ya para el próximo año, que rescindáis vuestros contratos con el Corte Inglés y demás centros comerciales. No os hacen ningún bien y os abocan a la extinción.

 



Etiquetas:   Consumismo

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
20145 publicaciones
5042 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora