Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Escritores   ·   PYME   ·   Negocios   ·   Marketing   ·   Libros   ·   Reseña   ·   Lectores   ·   Convivencia Escolar    ·   Profesores



No elegimos nada


Inicio > Política Nacional
31/12/2012


1622 Visitas



Si el periodismo cree en el discurso y las declaraciones oficiales (de cualquier oficialismo) en ese mismo acto, se acabó la tarea periodística, para pasar solo a una función informativa.


 No importa de qué oficialismo hablemos, si se trata del gobierno nacional, el de la ciudad, otro gobierno provincial y hasta de los comunicados oficiales, del gobierno de Venezuela, en esta coyuntura, sobre "la salud de Chávez", la premisa periodística debe ser "no creer". Y ese no creer, es donde comienza todo en el periodismo. 

Empezando por el gobierno nacional, en lo estrictamente "formal" publicar información y opinar sobre esa información, por lo "dado", es limitarse al Boletín Oficial, las Declaraciones de Riquezas de los funcionarios, los anuncios y discursos y las pocas declaraciones periodísticas que ofrecen. No tenemos Ley de Acceso a la Información Pública y el proyecto que tenía media sanción del Senado desde 2009, el Kirchnerismo que cuenta con mayoría en Diputados, no lo trató y le hizo perder estado parlamentario. 

Con tan pocas fuentes posibles (menores todavía, cuanto más modesto es el medio o el periodista) hablar de "chequear información" con varias fuentes, es una utopía.

Los grandes Multimedios, de los cuales solo Grupo Clarin y más por obligación que por opción, mantiene una posición critica, tienen informadores, operadores, funcionarios infieles, opositores y hasta mercenarios políticos, que los nutren de información. Los medios menores y los periodistas independientes, tomamos esa información, tomamos también la escasa información oficial, recurrimos a bases de datos y archivos para chequear aunque sea parcialmente y aveces, solo aveces, tenemos un hallazgo, que fija agenda periodística y política.  Sin embargo omitir y ocultar la realidad (o los hechos que la conforman) para un gobierno, es más difícil  cuanto más tiempo lleve gobernando. Casi todo lo malo que "sucede", el kirchnerismo se lo podrá adjudicar a Clarin (ex aliado 2002-07) a Moyano (ex aliado 2003-2012)  al Pejotismo (aliado alternativo) o a la Derecha que quiere volver (que de su propio armado político, nunca se fue), pero lo cierto es,  que de lo más cuestionable de la gestión del gobierno, nos enteramos por la propia presidenta.

No fue Clarin, ni Moyano, ni el Pejota, ni la Derecha, los que le llamaron "vagos" a los docentes en un discurso de inicio de sesiones ordinarias. Ni los que trataron de"caranchos" a los Jubilados. Tampoco los que de un modo afable y cariñoso llamaron "Sebastian y Antonio a Eskenazi y Brufau " y meses después, los acusó de "vaciar" YPF (a Brufau, porque Eskenazi sigue). Mucho menos, fueron los mencionados enemigos del gobierno, los que nos contaron un informe del BCRA asegurando, que en la "década del 90, la de las buenas señales, las empresas multinacionales sacaron del país u$s 18.000 Millones y que en esta década en cambio giraron u$s 46.000 millones" Fue Cristina Kirchner, en su discurso por el tercer aniversario de la Ley de Medios.

Para Clarin es muy sencillo hacerle decir la verdad a la presidenta, le es suficiente, con publicar una verdad a medias " se cierra  más el cepo al dólar" para que la presidenta lo contradiga y muestre como las corporaciones "se la llevan en pala" ( los dólares)  La tarea que nos queda a los periodistas modestos,( como lo hice en su momento en este espacio), es contrastar esa realidad que la Presidenta misma mostró ( y que increíblemente Clarin y otros "enemigos" no puntualizaron luego, ¿será que también tienen cercanía a las corporaciones?) con los datos disponibles. Uno inevitable a  comparar con semejante declaración, fue ver que a finales de los 90´en el BCRA había unos u$s 33.000 millones de Reservas osea, casi el doble de lo que se llevaron las Multinacionales y que en este 2012 hay poco más de u$S 40.000 millones de Reservas, osea menos de lo que se llevaron las corporaciones. Los justificativos y argumentaciones militantes y oficialistas podrán ser variadas: "qué en los 90´se vivía  de créditos, qué este gobierno está desendeudando" y más. Pero ciertamente en esta década kirchneristas, las Corporaciones (y de lo declarado legalmente), lograron llevarse más dólares del país, que lo que hay acumulado de reservas en el Central.

Así es el periodismo que hacemos, no él que nos permiten, porque si fuera por el poder, no nos permitirían ninguno. Es el periodismo de escuchar y ver todo, lo que dicen los oficialistas, para notar con claridad las omisiones, la información critica, para compararla, con la privilegiada de los grandes que todavía critican, buscar información, declaraciones y denuncias de las líneas menores de la gestión y a todo eso, chequearlo con  lo disponible, que nos es mucho,  y después ponerle una gran dosis de deducción.

Lo mismo aplicamos a la Ciudad de Buenos Aires, si bien hay que reconocer, que al menos este gobierno (y creo que es el único) tiene un sitio de Información Pública "Data Buenos Aires"   con una buena diversidad de datos, aunque los más sensibles, no son tan sencillos de ver y hay que tener casi la pericia de un profesional.  El gobierno porteño y sus emergentes políticos, para los grandes medios, son más noticia, por su proyección nacional para 2015, que en si,  por su gestión jurisdiccional. Para nosotros cuenta todo, y podemos ver y exponer sin eufemismos, que el Macrismo se conformó muy parecido al kirchnerismo (pero sin fundamentalismos ideológicos visibles) qué está compuesto por peronistas, radicales, progresistas, liberales  y hasta pejotistas. Qué en su armado de poder, al igual que en el kirchnerismo, aunque no se reconoce,  hay punteros que trabajan al mejor postor, barras bravas y clientelismo, en los barrios pobres y marginados. Esto se evidenció en la "Toma del Parque Indo Americano" donde más allá de lo que mostraron los multimedios, bastaba estar allí en la cobertura de los hechos, para identificar a uno y otro bando (kirchnerismo- macrismo) y ver con claridad, a los necesitados, los utilizados y los vivos. Poco de lo que se gestiona y legisla en la ciudad, es noticia en todo el país (aunque se vean los noticieros de acá) , en particular, porque el gobierno nacional para bien o mal, se lleva el protagonismo. Buenos Aires ciudad y su gobierno, pueden ser tapa de diarios o estar en la TV (de interés para el interior)  por temas como el Subte, las inundaciones, un gran temporal o algún hecho conmocionante. Sin embargo pasan cosas, muchas cosas, y aveces la Legislatura de Buenos Aires, si bien el oficialismo porteño tiene minoría y debe negociar todo, se parece bastante al Congreso Nacional y aveces es lo opuesto en cuanto a actividad. 

Cristina Kirchner vetó dos leyes, aprobadas por unanimidad, por la Oposición y su propio bloque, muy importantes para la sociedad. La Ley de Glaciares y la del 82% Móvil a los Jubilados. Demás está decir lo que significaba, la aprobación de ambas. Mauricio Macri por su parte vetó 71 leyes, también aprobadas por la Oposición y en casos, por sus propios  Legisladores.  La más cuestionada sin duda fue la del "Aborto no punible" que luego se compensó en parte con un "protocolo hospitalario" argumentado " que la ley aprobada,  excedía lo que pedía el fallo de la Corte". Pero además hubo otras leyes, que hacían a la inclusión, el empleo joven, los medicamentos donde se priorizó lo comercial sobre la seguridad, que no fueron ley, aunque los representantes de los ciudadanos, las aprobaron. Pero la critica periodística, al menos la independiente, no se agota ni en la Nación , ni en  la ciudad, la provincia de Buenos Aires, produce permanentemente información, es difícil ocultarla y en general, no beneficia al ninguno de los dos gobiernos.

 Por eso aquí también los multimedios se dividen. Están los oficialistas del gobierno nacional, que alternan, dosifican, critican y aveces no saben qué hacer, porque el kirchnerismo insiste en la "Re-re-re" pero no la tiene ni de cerca asegurada y quizá necesite a Scioli.  Clarin por su parte, como multimedio, expone la información, pero con los énfasis y las criticas también duda. La información de la provincia, que cuestiona al gobierno nacional, o se lo puede responsabilizar más que al local, la publica y opinan sin problemas, pero la que afecta solo a Scioli, esa es más complicada en su tratamiento. El multimedios, necesita de aliados políticos, que alejen el peligro de la desinversión (cuestionable por otra parte, desde lo constitucional y por eso sigue en la Justicia) pero está expectante  porque tampoco sabe que va a decidir Scioli y de algún modo también Massa, en cuanto a las Legislativas de 2013 (los dos emergentes politicos y presidenciables, dentro o enfrente del oficialismo), la posición que tomen con respecto al kirchnerismo en las próximas elecciones, será la misma que luego deberán tomar en 2015(aunque nunca se sabe). 

A la prensa escrita y a los multimedios oficialistas, no tiene demasiado sentido analizarlos, todos se alinean en la omisión y el relato. Salvo algunos, pocos, los más profesionales, con trayectoria y representativos de Página 12 por ejemplo, como Wainfeld o Vertbisky,  que aveces tienen la osadía de mostrar hechos de la realidad, pero que al final del día, no contradicen el discurso. 

Además de Grupo Clarín, solo queda  en prensa escrita, un diario critico, Perfil y una Revista, Noticias, pero este grupo es critico de todos y de todo, incluso de si mismo. Y quizá por eso, brilló, cayó, cerró y se levantó, sosteniendo siempre la credibilidad. La historia lo demuestra, puede parecer curioso, por la cantidad de denuncias y hasta poco, por lo que finalmente se consiguió, pero los dos casos de "corrupción" uno de los 90' en el menemismo y otro de esta década en el kirchnerismo, que llegaron a la justicia y tuvieron condena, fueron Maria Julia Alsogaray y Felisa Micelli, ambas denuncias iniciadas por Perfil. 

Sé que para el Kirchnerismmo decir Fontevecchia es nombrar al diablo, como también a Lanata, que aunque más terrenal, les arruinó cada domingo de este 2012 y buena parte de los medios días, por Radio Mitre.  Pero el fundador de Página 12, aunque le cuestionen haber criticado a Clarín y ahora ser parte del grupo, también sostuvo una coherencia en el tiempo. Fue critico del menemismo y lo expuso desde cada espacio en el que estuvo y ahora es critico del Kirchnerismo y también lo expone.Es real que no hace lo mismo hoy con Scioli, Macri, Massa, De la Sota, Binner y varios más que tienen lo suyo, y quizá es ahí donde se nota su apego a la línea editorial (y las dudas) del Grupo Clarin. ¿Ahora, fuera de Clarin,  donde podría estar Lanata? si los kirchneristas contestan esta pregunta, es posible que su cuestionamiento, se apoye en alguna realidad. Como los que también  le hacen a Fontevecchia, sacando de contexto su pasado, que no fue distinto al de otros, que el gobierno incluye y no critica. 

La información, la agenda de los medios nacionales, oficialistas y críticos, se repite también con lo que llega de las provincias.  Así lo noticiable en Buenos Aires, depende  de qué lado se  esté y a quien perjudica. Sin embargo pocos se hacen eco, de cómo trabajan, informan y arman su agenda, los medios y periodistas del interior. Pocos saben las dificultades que enfrentan medios, que no podrían sobrevivir sin pauta oficial, periodistas que tienen que preguntar pidiendo permiso y medios que directamente son de políticos y funcionarios y allí los periodistas, no son periodistas. La Ley de medios, que en teoría solo tiene dos artículos detenidos en la Justicia y por Clarín, no cambió y es evidente que no le interesa a la política cambiar, esta relación de sometimiento y de poder sobre la prensa. 

Lo dijo, la hoy devenida en Kirchnerista, Susana Trimarco "sino fuera por los medios nacionales, nunca hubiera trascendido mi causa y quizá estaría muerta". Lo vimos en cada uno de los sucesos de los Hermanos QOM en Formosa que mientras el CELS en una audiencia pública en la Corte hacía denuncias gravisimasCrivisqui, el periodista de Gildo Insfrans los mostraba en el mejor de los mundos.  Para terminar este 2012, los hechos, la información y la posición de los periodistas y medios, una noticia, que al menos ya no es noticia, es la "muerte de Chávez". Lo mataron tantas veces, que hoy la verdadera noticia, sería que aún esté vivo.  Pasó, con su primera intervención en Cuba, luego dijeron que no resistiría la campaña, después que no sobreviviría para reasumir y parece que esto último se está cumpliendo. En esto también los medios y periodistas nacionales se dividieron. Por un lado los oficialistas y por el otro los críticos. Unos deseando, que no sea lo grave, que la prensa opositora a Chávez asegura y por supuesto omitiendo hechos y otros lo contrario. 

¿Qué lugar entonces nos queda, a los periodistas independientes, modestos y sin información privilegiada, si del entorno de Chávez se filtra algo?. 

Como en los casos anteriores, nos queda escuchar, ver y leer todo lo que podamos y luego deducir, sin ningún condicionante político-ideológico. Si  Chávez siempre se trató y se operó en Cuba, es claro que desde el comienzo, tuvo algo serio que ocultar y que en Venezuela, donde el tratamiento hubiera sido muy similar, le hubiera sido imposible hacerlo. Luego es claro, que el cáncer más allá de sus variantes, tratado a tiempo es curable en la mayoría de los casos. También es operable y tratable si no es muy virulento o específico, pero el tratamiento es continuo, sin pausas y modifica la vida del paciente. Cuando Chávez volvió y se trató con quimioterapia y corticoides  médicos venezolanos expertos y que tuvieron acceso a información, aseguraron que de continuar por su reelección, la enfermedad le ganaría. Por todo esto digo, que la noticia no es la muerte, lo realmente noticiable y asombroso sería que sobreviva. La noticia, lo noticiable, la comunicación y el mensaje, que desde la prensa deberíamos dar y analizar, es cómo seguirá Venezuela y su institucionalidad, sin Chávez.

El Final como presidente de Chávez es un hecho, más allá de la sobre vida que pueda tener. Hoy los medios

venezolanos y latino americanos, deberíamos estar pensando en la sociedad venezolana, dividida, llena de fundamentalismos y donde es más preocupante, que actitud van a tomar los "propios" y no los opositores de Chávez. ¿Podrá Maduro, el designado por Chávez, sostener las internas del propio chavismo? ¿la Oposición que siempre habló de calidad democrática, estará a la altura de apoyar a un sucesor de Chávez y asegurar la paz social? ¿Cómo van a hacer para sostener las irrealidades del discurso oficial, ante esta realidad?

Preguntas como estas, posiblemente tengamos que hacernos en Argentina en poco tiempo. Cristina goza de muy buena salud afortunadamente, pero nuestras leyes, pese al pensamiento mágico del kirchnerismo, limitan su final de gestión en 2015. 

El Kirchnerismo desde el comienzo, apostó a la comunicación y por eso se asoció a Clarin. Se hizo fuerte desde lo sindical y se asoció a Moyano. Y en lugar de un armado nacional, encontró su poder en el Conurbano y se asoció al Pejotismo (y sus variantes). Hoy no tiene ninguna de las tres asociaciones, que le dieron gran parte de su poder. Si en cambio las corporaciones que fueron las más beneficiadas en esta década, están más cerca que nunca antes (con otro gobierno) del gobierno.

Lo real es que cualquier presidenciable a futuro, no tiene otra fórmula. No puede despegarse de Clarin, porque no tiene otro medio de peso (y por eso el gobierno lo quiere partir), no puede enfrentarse a Moyano, porque hoy es opositor al gobierno y al Pejotismo que controlan Scioli y Massa, cualquiera lo querría tener en su armado, porque allí hay más de medio electorado (más allá de aspectos ideológicos).

Parece que ser "presidenciable" es los de menos hoy en Argentina, porque el poder, está en otro lado. Por esto, a cualquier posible candidato, habría que preguntarle, ya que del kirchnerismo lo sabemos:

¿Qué van a hacer con respecto a las corporaciones monopólicas como: Monsanto, Barrick Gold, Carrefour, Santander, Kraft, Deheza, PepsiCo,  Molinos, Dadone,  TI y Wertheim, Standar Bank y varias más, que le hacen tan difícil y costosa la vida diaria a la sociedad? O habrá que preguntarle a las corporaciones en realidad, ¿que van a hacer ellas con nuestros presidenciables? Si no fuera que no lo puedo chequear con otra fuente (que no sea mi deducción) estaría en condiciones de afirmar, que los ciudadanos, no elegimos nada.












Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18316 publicaciones
4649 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora