Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Alimentos   ·   Alimentación   ·   Poesía   ·   Nutrición   ·   Periodismo   ·   Lectura   ·   Lectores   ·   Muerte   ·   Libros   ·   Escritores



Historias de vida que se cruzan: Fleming y Churchill


Inicio > Cultura
30/12/2012


4684 Visitas



No existe ley de probabilidad alguna, capaz de predecir sucesos como los de esta historia. Coincidencias de la vida que quedan fuera de las leyes matemáticas.


 

Este relato encierra aquella verdad de la que presumían nuestras abuelas: “hacer el bien sin mirar a quién”.

 

Es una anécdota de la vida real que se sitúa en Escocia hacia finales del siglo XIX.

 

Un granjero escocés escuchó un grito de auxilio de un pantano próximo a su vivienda. Acudió inmediatamente y encontró a un hombre joven que estaba atrapado en el lodo hasta la cintura, que hacía esfuerzos para liberarse pero no podía. Por fin pudo sacar al muchacho y salvarle la vida de lo que hubiese sido una muerte lenta pero segura.

 

Al día siguiente, un carruaje llega a su granja, siendo su sorpresa que el visitante fuera un noble que se presentó ante Fleming como el padre del joven al que había sacado del pantano. El noble le dijo a Fleming:

 

"Quiero recompensarle, porque ha salvado la vida de mi hijo", ante lo cual Fleming respondió que no podía aceptar pago alguno por haberlo rescatado del pantano.

 

Cuando el noble vio al hijo del granjero en la puerta de la cabaña, le preguntó:

"¿Es su hijo?"

"Sí", contestó el granjero con orgullo.

 

Entonces el noble le propuso un trato. Ya que no había aceptado dinero, le solicitó darle al hijo del granjero la misma educación que recibiría el suyo, convenciéndolo con el siguiente razonamiento:

“Si el joven se parece a su padre, no dudo que crecerá hasta convertirse en el hombre del que estaremos orgullosos los dos".

 

La vida quiso que el granjero aceptara y su hijo asistiera a las mejores escuelas. Con los años se graduó de médico en la Escuela de Medicina del St. Mary’s Hospital de Londres. Fue desarrollando su carrera hasta convertirse en el mundialmente reconocido científico Dr. Alexander Fleming, descubridor de la penicilina.

 

Unos años pasaron y el hijo del noble se enfermó de pulmonía. Pero en esta ocasión, lo que le salvó la vida fue la penicilina. El noble se llamaba Sir Randolph Churchill y su hijo se convertiría años más tarde en Sir Winston Churchill, uno de los más grandes políticos del siglo XX.

 

Hacer el bien que el bien siempre vuelve, es un principio que subyace en nuestra cultura. Y gracias a Dios, son muchos millones de personas en el mundo los que lo practican.



Etiquetas:

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

1 comentario  Deja tu comentario


Fernando Edmundo del Cármen Laredo Cárter, Escritor Excelente historia de coincidencias significativas, que nos muestran los entrecruces programados de vidas ilustres del mundo actual. Cosas como esas ocurren siempre,desde la antiguedad, incluso en la Biblia aparecen hechos así, pero no todo el mundo les pone a atención a esas cosas. Es parte de la magia del vivir y un signo de la presencia de Dios en la vida humana.




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
22646 publicaciones
5343 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora