Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Elecciones   ·   Crisis Económica   ·   Crisis Social   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Macroeconomía   ·   Mauricio Macri   ·   Escritores   ·   Periodismo   ·   Cultura   ·   Ética



Después del crecimiento, más grande de la historia.


Inicio > Política Nacional
23/12/2012


1732 Visitas



Diciembre para los argentinos, significa más que fiestas de fin de año, es posible que justamente por las fiestas, emerjan aún más las desigualdades.


En distintos diciembre, podemos recordar, quizá los momentos más dolorosos como sociedad, si vamos a diciembre del año 2001  la caída del gobierno de La Alianza, a diciembre de 2010 con la usurpación del Parque Indo-Americano y en este diciembre de 2012, que lejos de profecias Mayas, no se acabó el Mundo, pero que  si,  con los Saqueos - programados o no- se le está poniendo fin a un discurso, cada vez más alejado de la realidad. En todos estos diciembre, hubo pérdidas de vidas, aunque cada uno de esos eventos, tuvo distinta importancia y envergadura. Los mártires - víctimas en realidad de gatillos fácil de Fuerzas de Seguridad- de 2001 murieron por recuperar una República saqueada. Los muertos de 2010 lo hicieron por un pedazo de tierra propia. Los de este 2012 por saquear un plasma.

Pero el plasma, el TV HD, el SmartPhone, una Coca Cola y cuanto encontraran en el camino los "saqueadores" no nos debe tapar la realidad. Hay saqueos, porque hay "mano de obra" para saquear.

Toda sociedad tiene un porcentaje de habitantes que delinquen. Este será mayor o menor, dependiendo de varios factores, socio-económicos, educativos, laborales, de inserción social  o no, de seguridad,  de fiscalización, de justicia y hasta culturales. Pero si a personas, que no delinquen, les mostramos que hacerlo no tiene riesgos, ni castigos, que no van a ser reprimidos, por ejemplo: si por apropiarse con vandalismo de propiedad privada, no van a tener ni represión de ese delito, ni consecuencias por cometerlo, entonces, posiblemente, habría más personas delinquiendo. En 2001 pese a los destrozos y al vandalismo de algunos, incluso a los ataques sobre  funcionarios, no hubo un escenario "delictivo". Se trató en realidad de un estallido social, casi una revolución, bajo la consigna "que se vayan todos". En 2010 la posesión multitudinaria de un espacio público, usurpando esa enorme parcela, en parte fue por la necesidad de tener "un lugar en el mundo" para los que nada tenían. Sin embrago  también hubo una gran interna política partidaria, una dosis de ideología contra la propiedad privada y pública aplicada a la realidad, oportunismo  de algunos que tenían "tierra" propia o usurpada pero más alejada y querían tener un espacio en la ciudad y negocios inmobiliarios de aquellos que lucran con la pobreza y usurpan tierras o casas, para alquilar luego viviendas precarias o habitaciones,  a importantes valores .

Los dos ejemplos anteriores que tomamos, no tuvieron una sola causa, un solo tipo de protagonistas y  un único móvil, estos saqueos de 2012, tampoco.

El inicio de los saqueos en Bariloche, nada tuvo que ver, salvo  por el posible efecto "imitación", con los que se produjeron luego en Campana  y  en varios puntos del país. La situación social de Bariloche, la venimos exponiendo desde hace años desde este espacio y desde nuestro programa de radio. Es la ciudad más injusta del país- aunque sus autoridades no lo acepten- y tienen la peor distribución de la riqueza, según varios estudios sociales (los que quieran detalles, sigan este enlace donde lo explico). Una vez dije al aire de "HDP... " que si hubiera una nueva crisis social en el país, el primer estallido, seguramente iba a ser en Bariloche. Por estás palabras, recibí fuertes críticas, primero de aquellos que defienden este modelo económico nacional ( donde ganaron más las corporaciones que los ciudadanos en su conjunto y que concentró más la riqueza que en los 90´) y luego de barilochenses (como yo, aunque llevo más de una década en Buenos Aires) que me acusaron de desprestigiar a la ciudad, con el perjuicio que eso significa, viviendo del turismo.

La omisión permanente de las distintas realidades, que hacen a una sociedad, fue una característica del gobierno nacional, a semejanza de lo que se hace en Bariloche, que por vivir del turismo creen que la solución es ocultar la pobreza, como si la vida fuese un folleto o un vídeo turístico,  con imágenes felices y nada, ni nadie estuviera mal. 

La falacia comunicacional que practican, le quita credibilidad, aún a los aciertos que tiene el gobierno. Una jornada como la de ayer,  cuando en varias ciudades había saqueo (organizados o no) y los comercios masivamente cerraban sus puertas, 6-7-8 el programa que dice "exactamente" lo que el gobierno nacional le indica , no podía hacer una presentación de los temas del día, como si el país estuviera de fiesta  Como sucede estos años, los medios se dividieron en sus apreciaciones de los hechos y en quienes sacaron al aire para opinar. Los oficialistas aseguraron que los saqueos los había organizado Moyano, con el apoyo de Michelli, grupos de Izquierda radicalizados y barras bravas. Los medios críticos -hoy reducidos a Clarín y Perfil- apuntaron a la composición social de los saqueadores, a los posibles delincuentes involucrados y reprodujeron la defensa de Moyano culpando al gobierno y asegurando que los organizó para victimizarse y distraer. 

Lo cierto es que si los organizó el gobierno o Moyano, no es lo más importante (aunque parezca que si) porque ambos son astillas del mismo palo. 

Lo importante a analizar  es,  que antes durante los saqueos en 2001, luego en 2010 con la usurpación de tierras y ahora en 2012 con esta nueva versión de "tecno-saqueos", solo se dirimieron internas peronistas (o como ellos se autodenominan) 

Las elecciones de 2003, luego del fracaso de La Alianza, fueron una interna peronista, ya que el radicalismo estaba auto-proscrito. La izquierda se acomodó una parte a favor y otra en la oposición, y el Frepaso, (los mejores según el gobierno), se colgaron del modelo.

 Pasó una década de un mismo gobierno y la interna no terminó. Hoy es difícil  anticipar que va a pasar, aún el próximo lunes, día de Navidad.  ¿La calma de hoy, luego de dos días de vandalismo continuará? ¿Esperaran es gran día de ventas, para volver a la carga?  Hoy los medios críticos y oficialistas, dejaron de hablar de saqueos y destrucción, para pasar (sin escala) a mostrar el éxodo de mini- vacaciones por el fin de semana largo. No tenemos que dar respuesta sobre futuro  desde el periodismo  (incierto en lo inmediato) , en realidad estamos para mostrar y opinar sobre hechos y no sobre supuestos, pero la realidad y la historia  de los que mandan y quieren mandar indica que no habrá coherencia.

Las detenciones, la acusación formal del delito de "Robo en Poblado y Banda" que tiene serias penas, la búsqueda de antecedentes en los detenidos y  ¿la aplicación del Proyecto X? surtieron efecto y todo se tranquilizó. Pero ¿cómo hacer que la gente, aún los marginados y vulnerables, respeten leyes, normas de convivencia y la propiedad privada, cuando el discurso del gobierno despreció todo eso? Después de comunicar en distintos programas oficiales que "todo es para todos" sin esfuerzo y sin méritos para conseguirlo, ¿cómo exigir que esos sectores que no pueden acceder a esos bienes, no los quieran conseguir de cualquier modo?

¿Cómo pedir que respeten las leyes, cuando el gobierno y sus funcionarios son los primeros en ignorarlas o forzarlas a su conveniencia? ¿Cómo un gobierno, que desautoriza a la Policía, le impide protocolos de seguridad, propios de un Estado de Derecho por razones políticas e ideológicas y cuestiona a la Justicia, puede asegurar la paz social y la propiedad privada y pública? ¿Cómo se sentirá la presidenta, que alguna vez valoró a los barras brava que "alientan colgados del para avalancha", viendo que muchos de esos personajes, se alzaban con todo en los saqueos?

El mal tiene distintos demonios, pero siempre es mal. No se puede estar con Dios y con el Diablo dice el refrán.  No se puede tener un discurso contra el capital y después dar palos a los pobres para proteger el capital. El gobierno hoy se enfrenta con su propio discurso y  esto le va a suceder en los próximos años hasta el recambio presidencial, aunque su discurso,  ya poco tenga que ver con la realidad.

Dije que no importaba quienes habían organizado los saqueos, porque unos u otros de los indicados, eran parte de lo mismo (hoy enfrentados por el poder y lo que eso implica). 

En verdad no importa, porque lo realmente serio es,  que después del "mayor crecimiento de la historia" y con la mayor parte de los pobres subsidiados, hay muchos, demasiados todavía, que están dispuestos a dejarse utilizar por el poder (cualquier poder), por conseguir, lo que de otro modo no pueden tener.

El ejemplo de los gobernantes, sigue siendo el instrumento más poderoso para conducir una sociedad, para el bien o para el mal. 











Etiquetas:   Medios de Comunicación   ·   Gobierno

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18292 publicaciones
4645 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora