Tecnología que mejora la calidad de vida.



Hace ya algunos años, preparando una conferencia sobre Neuroplasticidad en el Hospital de Clínicas de Montevideo con el Prof.Neurólogo Infantil Raúl Ruggia(1), y la Neuropediatra Dra Rosario Bonaglia, el profesor me cuenta que el neurocientífico Dr. J. Schwartz (2) en USA,   había logrado registrar determinado tipo de actividad cerebral en personas con discapacidad.

 


La investigación y experiencia consistía en lo siguiente:

Se realizaba un escaneo de la corteza cerebral de deportistas, jugadores de fútbol, corredores olímpicos y se observaba que áreas del cerebro estaban involucradas, es decir, que grupo de neuronas se “encendían” al realizar esas acciones.

Por otro lado, se invito a personas con diferente grado de dificultad y discapacidad motriz especialmente, a ver películas donde aparecían deportistas y diferentes personas haciendo actividad física, corriendo, saltando; se pudo observar que en el monitoreo de la actividad cerebral, se podían identificar en ellos las mismas zonas de neuronas “encendidas”, que las de los deportistas y atletas participantes de la experiencia.

 

Este hallazgo, me dejó realmente sorprendida y entusiasmada, y la idea me quedó un buen tiempo dando vuelta, ya que este conocimiento nos abría un vasto panorama de investigación en nuevas metodologías de rehabilitación.

Aquí estaba la expectativa y el gran desafío: el cerebro puede tener grupos de neuronas que virtualmente “hacen algo”, a pesar que el cuerpo nos ponga obstáculos. Podemos pensar que, con un tratamiento y estimulación adecuada “a la medida de la Persona”, lograremos  que desarrolle destrezas, tanto motrices como cognitivas, que perfeccione sus movimientos, que aumente su coordinación, asi como su manejo del espacio; que genere nuevas conexiones neuronales… en definitiva, hacer lo mejor posible para enriquecer su calidad de vida.

 

El aumento del uso de determinados dedos de la mano, aumenta su representación cortical.

 

La corteza cerebral tiene un mapa del cuerpo para cada submodalidad de sensación, y estos “lugares” y cantidad de conexiones de células nerviosas pueden variar su tamaño, se pueden modificar por la experiencia.

Una avance muy importante fue, el uso de la magnetoencefalografia, que permitió elaborar mapas funcionales de la mano en sujetos normales con una precisión de milímetros. Cada persona normal tiene una área de la corteza donde se representa su mano, sus dedos. Se observo que en pacientes que han nacido con un síndrome llamado sindactilia, que consiste en que sus dedos están fusionados, (no son independientes), el tamaño de la representación en la corteza de la mano sindactilica es menor que el de la persona normal y dentro de esa representación no hay una correcta representación de los dedos.

Cuando se realizo una operación de estos pacientes,  a modo de separar los dedos de su mano,  y posteriormente se los entrenó adecuadamente para adquirir movimientos y coordinación, entre otras habilidades, en semanas apareció en su cerebro una representación individual de cada uno de los dedos.

 

Se ha descubierto que los estímulos periféricos son capaces de modificar la organización espacial de la corteza, debido a la plasticidad neuronal (3) y la reorganización de la corteza cerebral  y  sus conexiones, con implicación en la recuperación de funciones tras una lesión cerebral precoz.

 

Existen experiencias significativas que demuestran que la ejercitación motora puede modificar la organización de los grupos neuronales en el cerebro y favorecer la recuperación funcional.

 

Los mundos virtuales.

 

En la búsqueda constante de ambientes lúdicos que resultaran motivantes para los chicos que requerían reeducación y rehabilitación motora y cognitiva,  implementamos desde hace varios años en nuestro ámbito clínico, el trabajo con programas de realidad virtual. Tenemos un juego, donde el niño,  que esta siendo filmando por una web cam va rompiendo burbujas mediante movimientos en varias direcciones de sus miembros superiores.

Otros juegos, lo introducían en una pista de esquí, donde debía regular muy bien sus movimientos para poder avanzar esquiando ante múltiples obstáculos.

 

Estos programas nos permiten apuntar a mejorar la precisión de los movimientos, acomodar el equilibrio,  apoyado en la búsqueda de buenas posiciones posturales y depuración de movimientos aislados (brazos, hombro, muñeca, mano, dedos), que pueden reorientarse para el logro de determinados objetivos, (tomar un objeto, señalar hacia una dirección, reconocer lateralidad, etc.).

Con este tipo de actividad, vamos logrando la internalización del movimiento,  trabajando la inhibición muscular necesaria para ajustar las  respuestas a los estímulos, y la reeducación de las funciones cerebrales superiores, como atención, memoria, percepción visual, gnosias, praxias, y lenguaje.

Es muy notoria la mejora en la autoestima de los chicos, y también en su interacción social.

Estos mundos virtuales que se le presentan permiten que el niño desarrolle el juego simbólico. En el juego simbólico hay una transformación de la realidad; la representación es neta, está acompañada de objetos que se  han hecho símbolos.

La computadora es una máquina que nos permite manipular símbolos, y allí es donde reside su gran capacidad de simulación y de recreador de escenarios que se prestan para ser “vividos” por el niño en un como si.

 

Lo último….. la Consola Nintendo Wii.

 

“A diferencia de otros videojuegos, que solo requieren el uso de los dedos de la mano, la consola Wii exige el empleo de todo el cuerpo, equilibrio y coordinación de movimientos” (4)

 

En algunos hospitales de Estados Unidos y gran Bretaña, están usando la consola Wii para la rehabilitación de pacientes que tienen algún tipo de lesión cerebral provocada por accidentes o por infartos cerebrales.

 

Esta consola, que en realidad es como la CPU de una computadora, pero que trabaja con un software que tiene una interfase virtual, donde el niño, el adolescente, el adulto, mediante uno o dos tipos de controles remotos, realiza movimientos con partes de su cuerpo, en especial, manos, brazos, piernas y de ese modo,  salta, corre, toca música, de acuerdo a lo que el programa que ha cargado requiere. Por ejemplo, en nuestra clínica utilizamos se pueden cargar juegos de deportes populares, como el tenis, golf, boxeo, fútbol, entre otros, asi como juegos donde el niño tiene que desarrollar determinadas estrategias para poder avanzar y llegar a determinados objetivos y todo esto moviendo su cuerpo, adoptando determinadas posiciones, extendiendo sus brazos, saltando, de acuerdo a como lo requiera la actividad, tal cual como lo haría en el mundo “real”.

Este dispositivo no tiene nada que ver con el clásico “Play station”, pues mientras con “la play”,  como la llaman nuestros chicos, el niño pasa largas horas forzando su columna vertebral en posiciones muy incómodas y nocivas, y usa solamente sus dedos para operar el joystick, con la consola Wii y sus diferentes accesorios, pone en juego todo su sistema músculo -esquelético y varias áreas funcionales del cerebro que son sustrato de funciones cerebrales superiores, como la atención, la memoria, las praxias, las gnosias, la coordinación visomotora , la percepción visual,

 

Esta forma de trabajo, ya que apela a la motivación del niño, disminuye notablemente el ausentismo a las sesiones como hemos podido comprobar en el ámbito clínico.

 

Pensamos con Vigotsky que:

 

“El juego crea una zona de desarrollo próximo en el niño. Durante el mismo, el niño está siempre por encima de su edad promedio, por encima de su conducta diaria; en el juego es como si fuera una cabeza más alto de lo que en realidad es”.

“A medida que el juego va desarrollándose vemos un avance hacia la realización consciente de un propósito. Es erróneo pensar que el juego constituye una actividad sin objetivos,  el propósito decide el juego y justifica la actividad”.

 

Vigotsky “El papel del juego en el desarrollo del niño”

 

 

Silvia Pérez Fonticiella.

Consultora en Neurociencias. IINNUAR 

 

 

 

(1) Raúl Ruggia Jefe de Servicio de Neuropediatria Hosp. De Clinicas Montevideo Uruguay

 Soc Uruguaya de Neuropediatria.   Sociedad  Argentina de Neurología Infantil.

Dra. Rosario Bonaglia Neuropediatra . Banco de Prevision Social. Montevideo Uruguay.

 

(2) James Schwartz, MD, PhD  Profesor Center of Neurobiology and Behavior Columbia Univ.

 

(3) Silvia Pérez Fonticiella  Libro: Reeducación y Rehabilitación Cognitiva en entornos informatizados. 1999.

 

 (4)  Ben Rucks Director  Serv Rehabilitación. Hospital Riley USA.

 

 

 



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE











Tecnología que mejora la calidad de vida.


Hace ya algunos años, preparando una conferencia sobre Neuroplasticidad en el Hospital de Clínicas de Montevideo con el Prof.Neurólogo Infantil Raúl Ruggia(1), y la Neuropediatra Dra Rosario Bonaglia, el profesor me cuenta que el neurocientífico Dr. J. Schwartz (2) en USA,   había logrado registrar determinado tipo de actividad cerebral en personas con discapacidad.

 


La investigación y experiencia consistía en lo siguiente:

Se realizaba un escaneo de la corteza cerebral de deportistas, jugadores de fútbol, corredores olímpicos y se observaba que áreas del cerebro estaban involucradas, es decir, que grupo de neuronas se “encendían” al realizar esas acciones.

Por otro lado, se invito a personas con diferente grado de dificultad y discapacidad motriz especialmente, a ver películas donde aparecían deportistas y diferentes personas haciendo actividad física, corriendo, saltando; se pudo observar que en el monitoreo de la actividad cerebral, se podían identificar en ellos las mismas zonas de neuronas “encendidas”, que las de los deportistas y atletas participantes de la experiencia.

 

Este hallazgo, me dejó realmente sorprendida y entusiasmada, y la idea me quedó un buen tiempo dando vuelta, ya que este conocimiento nos abría un vasto panorama de investigación en nuevas metodologías de rehabilitación.

Aquí estaba la expectativa y el gran desafío: el cerebro puede tener grupos de neuronas que virtualmente “hacen algo”, a pesar que el cuerpo nos ponga obstáculos. Podemos pensar que, con un tratamiento y estimulación adecuada “a la medida de la Persona”, lograremos  que desarrolle destrezas, tanto motrices como cognitivas, que perfeccione sus movimientos, que aumente su coordinación, asi como su manejo del espacio; que genere nuevas conexiones neuronales… en definitiva, hacer lo mejor posible para enriquecer su calidad de vida.

 

El aumento del uso de determinados dedos de la mano, aumenta su representación cortical.

 

La corteza cerebral tiene un mapa del cuerpo para cada submodalidad de sensación, y estos “lugares” y cantidad de conexiones de células nerviosas pueden variar su tamaño, se pueden modificar por la experiencia.

Una avance muy importante fue, el uso de la magnetoencefalografia, que permitió elaborar mapas funcionales de la mano en sujetos normales con una precisión de milímetros. Cada persona normal tiene una área de la corteza donde se representa su mano, sus dedos. Se observo que en pacientes que han nacido con un síndrome llamado sindactilia, que consiste en que sus dedos están fusionados, (no son independientes), el tamaño de la representación en la corteza de la mano sindactilica es menor que el de la persona normal y dentro de esa representación no hay una correcta representación de los dedos.

Cuando se realizo una operación de estos pacientes,  a modo de separar los dedos de su mano,  y posteriormente se los entrenó adecuadamente para adquirir movimientos y coordinación, entre otras habilidades, en semanas apareció en su cerebro una representación individual de cada uno de los dedos.

 

Se ha descubierto que los estímulos periféricos son capaces de modificar la organización espacial de la corteza, debido a la plasticidad neuronal (3) y la reorganización de la corteza cerebral  y  sus conexiones, con implicación en la recuperación de funciones tras una lesión cerebral precoz.

 

Existen experiencias significativas que demuestran que la ejercitación motora puede modificar la organización de los grupos neuronales en el cerebro y favorecer la recuperación funcional.

 

Los mundos virtuales.

 

En la búsqueda constante de ambientes lúdicos que resultaran motivantes para los chicos que requerían reeducación y rehabilitación motora y cognitiva,  implementamos desde hace varios años en nuestro ámbito clínico, el trabajo con programas de realidad virtual. Tenemos un juego, donde el niño,  que esta siendo filmando por una web cam va rompiendo burbujas mediante movimientos en varias direcciones de sus miembros superiores.

Otros juegos, lo introducían en una pista de esquí, donde debía regular muy bien sus movimientos para poder avanzar esquiando ante múltiples obstáculos.

 

Estos programas nos permiten apuntar a mejorar la precisión de los movimientos, acomodar el equilibrio,  apoyado en la búsqueda de buenas posiciones posturales y depuración de movimientos aislados (brazos, hombro, muñeca, mano, dedos), que pueden reorientarse para el logro de determinados objetivos, (tomar un objeto, señalar hacia una dirección, reconocer lateralidad, etc.).

Con este tipo de actividad, vamos logrando la internalización del movimiento,  trabajando la inhibición muscular necesaria para ajustar las  respuestas a los estímulos, y la reeducación de las funciones cerebrales superiores, como atención, memoria, percepción visual, gnosias, praxias, y lenguaje.

Es muy notoria la mejora en la autoestima de los chicos, y también en su interacción social.

Estos mundos virtuales que se le presentan permiten que el niño desarrolle el juego simbólico. En el juego simbólico hay una transformación de la realidad; la representación es neta, está acompañada de objetos que se  han hecho símbolos.

La computadora es una máquina que nos permite manipular símbolos, y allí es donde reside su gran capacidad de simulación y de recreador de escenarios que se prestan para ser “vividos” por el niño en un como si.

 

Lo último….. la Consola Nintendo Wii.

 

“A diferencia de otros videojuegos, que solo requieren el uso de los dedos de la mano, la consola Wii exige el empleo de todo el cuerpo, equilibrio y coordinación de movimientos” (4)

 

En algunos hospitales de Estados Unidos y gran Bretaña, están usando la consola Wii para la rehabilitación de pacientes que tienen algún tipo de lesión cerebral provocada por accidentes o por infartos cerebrales.

 

Esta consola, que en realidad es como la CPU de una computadora, pero que trabaja con un software que tiene una interfase virtual, donde el niño, el adolescente, el adulto, mediante uno o dos tipos de controles remotos, realiza movimientos con partes de su cuerpo, en especial, manos, brazos, piernas y de ese modo,  salta, corre, toca música, de acuerdo a lo que el programa que ha cargado requiere. Por ejemplo, en nuestra clínica utilizamos se pueden cargar juegos de deportes populares, como el tenis, golf, boxeo, fútbol, entre otros, asi como juegos donde el niño tiene que desarrollar determinadas estrategias para poder avanzar y llegar a determinados objetivos y todo esto moviendo su cuerpo, adoptando determinadas posiciones, extendiendo sus brazos, saltando, de acuerdo a como lo requiera la actividad, tal cual como lo haría en el mundo “real”.

Este dispositivo no tiene nada que ver con el clásico “Play station”, pues mientras con “la play”,  como la llaman nuestros chicos, el niño pasa largas horas forzando su columna vertebral en posiciones muy incómodas y nocivas, y usa solamente sus dedos para operar el joystick, con la consola Wii y sus diferentes accesorios, pone en juego todo su sistema músculo -esquelético y varias áreas funcionales del cerebro que son sustrato de funciones cerebrales superiores, como la atención, la memoria, las praxias, las gnosias, la coordinación visomotora , la percepción visual,

 

Esta forma de trabajo, ya que apela a la motivación del niño, disminuye notablemente el ausentismo a las sesiones como hemos podido comprobar en el ámbito clínico.

 

Pensamos con Vigotsky que:

 

“El juego crea una zona de desarrollo próximo en el niño. Durante el mismo, el niño está siempre por encima de su edad promedio, por encima de su conducta diaria; en el juego es como si fuera una cabeza más alto de lo que en realidad es”.

“A medida que el juego va desarrollándose vemos un avance hacia la realización consciente de un propósito. Es erróneo pensar que el juego constituye una actividad sin objetivos,  el propósito decide el juego y justifica la actividad”.

 

Vigotsky “El papel del juego en el desarrollo del niño”

 

 

Silvia Pérez Fonticiella.

Consultora en Neurociencias. IINNUAR 

 

 

 

(1) Raúl Ruggia Jefe de Servicio de Neuropediatria Hosp. De Clinicas Montevideo Uruguay

 Soc Uruguaya de Neuropediatria.   Sociedad  Argentina de Neurología Infantil.

Dra. Rosario Bonaglia Neuropediatra . Banco de Prevision Social. Montevideo Uruguay.

 

(2) James Schwartz, MD, PhD  Profesor Center of Neurobiology and Behavior Columbia Univ.

 

(3) Silvia Pérez Fonticiella  Libro: Reeducación y Rehabilitación Cognitiva en entornos informatizados. 1999.

 

 (4)  Ben Rucks Director  Serv Rehabilitación. Hospital Riley USA.

 

 

 




Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar

PDF


UNETE