Inmobiliarias: capitalismo salvaje e invasivo

En el cerro Larraín de Valparaíso estaba enclavado el Convento de las Carmelitas, monjas de claustro, que tenían una propiedad amurallada que ocupaba toda una manzana. 

 


 

De niño recuerdo que en los hombros de papá, volviendo de la casa de mi abuela que quedaba en Barón, el cerro del lado, parábamos en esa esquina, frente a una imagen del Sagrado Corazón que siempre estaba iluminada, y mi madre hacía una oración. 200 años de historia estaban concentrados en esa esquina. Al frente estaba la Iglesia El Pilar, donde ocurrieron todos los hitos familiares, el casamiento de mis padres, el mío y de mis hermanas, mi Primera Comunión, los catecismos de infancia. El Convento era un hito histórico de la ciudad de Valparaíso.

 

Pero el diablo metió la cola. Y lo hizo vestido de empresario inmobiliario para ofrecer su oro a clérigos ambiciosos que, entre gallos y medianoche, acordaron vender ese patrimonio y dejar que allí, la historia, la cultura, la identidad, fueran aplastados bajo los cimientos de dos horribles torres de cerca de 20 pisos. Torres que usurparon la vista al mar que siempre tuvo ese barrio, torres que sombrearon por siempre un sector donde la vida transcurría entre vecinos que se conocían y se saludaban diariamente. En sustituto, el capitalismo salvaje e invasivo llenó el sector de individuos foráneos, que ignoran y desprecian el entorno, que marchan encerrados en sus automóviles, con el dinero como único o principal motivación de sus vidas. Así se destruyó un espacio valioso de Valparaíso, ante la permisividad de un sistema que también claudica ante el dinero y le llama falsamente “inversión”. Porque una inversión se supone que tiene un efecto multiplicador positivo y en el caso de estas invasivas inmobiliarias, nada de eso hay, sólo la ambición por ocupar antes que otras un territorio apetecido para su negocio.

 

Recuerdo haber visto en Europa como cada edificio emblemático se protege, se le da valor turístico, se proyecta en su historia, que podría ser real o fruto de la leyenda, pero que se mantiene para las futuras generaciones, sin depredar el entorno en que se ubica. Lo mismo vi en Arequipa, la ciudad blanca, en el Monasterio de Santa Catarina, un museo que cuenta la historia de la Colonia, de la inquisición, de los silicios con que las religiosas debían castigarse para reprimir sus deseos de vida. En general, los países preservan su historia, pero en Valparaíso la ciudad ha sido presa fácil de los intereses inmobiliarios, los mismos que se apoderaron de las dunas de ConCón,  los que inundaron el borde costero hacia Quintero de torres amontonadas que en unos años más serán verdaderos mausoleos y monumentos a la aberración urbanística.

 

No funciona definitivamente el laisez faire, laisez passer. Cuando el libertinaje se confunde con libertad, la ley del más fuerte va degradando la calidad de vida y genera un peligroso ánimo de resentimiento.  Una autoridad legítima debe hacerse cargo de las preocupaciones ciudadanas; pero si aparece la colusión entre agentes públicos y esos actores privados que quieren apoderarse de todo, sin considerar a la ciudadanía, la cosa va muy mal. 

 

El resultado de este mercado imperfecto y concentrador es que se avasalla la cultura, se pisotea la historia, se compran en pos de la codicia conciencias y territorios, para dejar nada, para afear las ciudades en el cortoplacismo del lucro y la codicia. Cuando se quiera echar marcha atrás, el capitalismo salvaje nos habrá llenado de cemento y del patrimonio intangible, que son las personas, no quedará nada, sólo ciudades sin alma. Detengamos la tendencia a tiempo o veremos como Valparaíso seguirá perdiendo su ethos cultural de arcada multicolor con esos adefesios que han surgido como conventillos 2.0,  afeando la ciudad e irrespetando la esencia de los barrios porteños.

 

Cuando nuestros nietos nos pregunten ¿y cómo permitieron que esto ocurriera? ¿Qué podremos contestarles?

Periodismo Independiente, 15 de diciembre de 2012.

 

Una mirada libre a nuestro entorno

los 12 agosto 2017.

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales