Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Pandemia   ·   Escritores   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Lectura   ·   Filosofía   ·   Libros   ·   Reseña   ·   Coronavirus



"Legumbres del más allá". Reflexión sobre Soberanía alimentaria.


Inicio > Ciudadanía
13/12/2012

1379 Visitas



No con cierta frecuencia y dada la situación actual, me permito comer fuera de casa de vez en cuando. A la hora de escoger un bar o restaurante,no me decanto por ninguna prioridad en concreto pero, lo que si que es cierto, es que donde se presente un buen menú del día económico, que se desplacen a un lado los típicos bocadillos.


 

Hoy me he decantado por un buen plato de lentejas con derecho a bebida y pan. Cuando uno come solo, echa a volar su imaginación y piensa en las cosas más ridículas e inimaginables. Nos vemos en situaciones que si realmente nos obligasen a analizar, no llegaríamos hasta los parámetros a los que llega nuestra mente en esos instantes. Tras probar el primer bocado, me cuestiono cuánto habrán viajado los ingredientes que están en mi plato para llegar a él. Es una pregunta insólita, pero lo cierto es que está cargada de historia.

 

Actualmente, nuestros alimentos recorren más de 5000 km para llegar a nuestro plato. Podría decirse que sería un hecho excepcional encontrar alimentos locales en nuestras tiendas y en los supermercados. Las importaciones de alimentos están incrementándose a pasos agigantados consecuentemente con otros muchos problemas asociados. Un informe presentado en Abril de este año por “Amigos de la Tierra”, elaborado con la colaboración de las Universidades de Sevilla y Vigo recoge, entre otros datos, la cantidad de alimentos importada en los últimos años, el país de origen de cada alimento, los kilómetros recorridos hasta llegar a nuestros supermercados, los medios de transporte empleados y las emisiones de CO2 producidas en su importación.

 

Así pues, en 2007 se importaron más de 29 millones de toneladas de alimentos, lo que supuso una emisión de casi 5 millones de toneladas de CO2, generando una gran amenaza ambiental contra el cambio climático. El sistema de transporte más empleado es el barco y el que menos, el tren (que es el medio de transporte que menos impacto ambiental ocasiona). Los alimentos más viajeros son los piensos, cereales, café, especias, legumbres y frescos como frutas, pescados y mariscos. Sus principales orígenes se ubican básicamente en la Unión Europea pero las importaciones producidas desde América Central y del Sur ya abarcan un 40% del total. Por ejemplo, el 87% de los garbanzos que se consumen en España provienen de México. La superficie dedicada a este cultivo en el territorio español se ha visto reducida debido a la pérdida de empleo. Pero el mayor impacto ambiental y social viene ocasionado por la importación masiva de cereales y piensos, con un único destino: la ganadería industrial. España importa cerca de 15 millones de toneladas con el fin de destinarlo al ganado. También son importados otros 7 millones de toneladas de soja, extraídos de países como Argentina o Brasil donde la expansión de estos cultivos está provocando la deforestación del Amazonas y el desplazamiento de diversas comunidades a otros espacios.

Con los datos que ofrece este informe, se consigue demostrar que el sistema industrial de agricultura y alimentación repercute de forma negativa en cuanto a la situación climática, alimenticia y ecológica. Por eso es necesario reformar políticas agrarias como la PAC (Política Agraria Común) y promocionar la agricultura campesina y de pequeña escala, ya que contribuye al bienestar ambiental y a generar nuevos puestos de empleo creando a su vez, un modelo agrario más justo y sostenible y una relacción más estrecha entre productor y consumidor.

 

Todos tenemos derecho a consumir alimentos nutritivos y adecuados, producidos de forma sostenible y ecológica. También tenemos derecho a seleccionar nuestro propio sistema alimentario y de producción. Por ello, debemos desmantelar el comercio libre y corporativo para que los sistemas alimentarios pasen a estar gobernados por productor@s locales que gestionen sus territorios, sus aguas y semillas, su ganado y su biodiversidad. Por lo tanto el consumo, se basaría en la sostenibilidad medioambiental, social y económica promocionando el comercio transparente que garantizaría dignidad tanto para los productores, como para los consumidores a la hora de controlar su propia alimentación.



Etiquetas:   Contaminación   ·   Derechos Humanos

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
20604 publicaciones
5120 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora