Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Inflación   ·   Crisis Económica   ·   Mauricio Macri   ·   Devaluación   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Sociedad   ·   Utopias   ·   Emigración   ·   Política   ·   Moralidad



Rusia, potencia energética y ¿tecnológica?


Inicio > Economía
11/12/2012


2264 Visitas



La economía rusa es una de las más grandes del mundo. Tras un proceso de transformación desde el comunismo hacia una economía de mercado, este país que posee la octava parte de la superficie territorial mundial es hoy una de las potencias emergentes que se posicionan como las dominantes para las siguientes décadas. Con una población aproximada de 141 millones de habitantes, y una riqueza incalculable en cuanto a recursos naturales y energéticos, Rusia reúne factores fundamentales para una economía poderosa: territorio, riqueza natural, recursos humanos abundantes, competitividad y proyección.


El país de Dostoievski y Tolstoi forma parte del grupo denominado BRIC –junto con Brasil, India y China-, que son los que dominarán –según algunos pronósticos- la economía mundial debido a su territorio, su población y la abundancia de recursos naturales. Precisamente, Rusia es una potencia energética gracias a su enorme producción de petróleo, sus grandes reservas de gas natural, minerales (sobre todo oro y diamantes), carbón y reservas de madera, pues ha sabido preservar sus bosques. Cuenta con aproximadamente 3 mil yacimientos de hidrocarburos y se encuentran en una fase de expansión y de incremento de la explotación de esta riqueza. De todo esto se desprende una enorme dependencia de los recursos energéticos pero también una fuente natural de ingresos millonarios que permiten financiar gran parte de la vida rusa.

Pese a la crisis que afectó al país en 2009, como resultado del malestar económico global, hay un proceso de recuperación que se percibe con un 4% de repunte en 2011 y un pronóstico de 3.5% para este año. No obstante, las expectativas a mediano y largo plazo son mejores, a tal punto que el ex ministro de Finanzas de Rusia, Alexei Kudrin, dijo que este país se convertirá en la quinta economía más grande del mundo en los próximos 10 años.

Detrás de este anuncio que pudiera parecer presuntuoso se encuentra una serie de medidas destinadas a reducir la dependencia energética, diversificar las fuentes de ingreso y elevar la competitividad en sectores estratégicos, gracias a la sólida formación de los recursos humanos, la investigación científica y el incentivo para que los mejores cerebros rusos permanezcan en el país. Hace unos días, en los periódicos internacionales se informó que Rusia está construyendo su propio “Silicon Valley” denominado “Centro de Innovación Skolkovo”, ubicado a 30 kilómetros al oeste de Moscú. Los rusos son conscientes de que su poderío energético se irá agotando y que necesitan buscar estrategias para ubicarse a la vanguardia en el mundo tecnológico.

Al igual que en la segunda mitad del siglo pasado se emprendió una carrera por la conquista del espacio, ahora se apunta a una carrera tecnológica marcada por la innovación, la invención y la competitividad. Para ello, los capitales públicos y privados buscan incentivar la radicación de empresas y la investigación científica.

Salvando la enorme distancia entre Rusia y las economías latinoamericanas, hay algunos elementos en común y notables diferencias. América Latina es rica en recursos naturales y en energía, y también se ha acostumbrado a la exportación de materia prima y a la dependencia de pocos sectores. Pero nos diferenciamos en la falta de una visión que nos impulse a dar el golpe de timón hacia donde hoy está la riqueza: la economía del conocimiento. Seguimos agotando nuestros recursos naturales aunque sabemos que con esto no lograremos salir de la pobreza ni disminuiremos la inequidad que nos convierte en el continente más injusto en cuanto a la distribución de la riqueza.

Hay que dejar de lado la dependencia del petróleo, el gas, la materia prima y la sobreexplotación de recursos naturales, para construir las bases de un cambio en los modelos económicos. Exportar productos agrícolas ya no es suficiente: hay que apuntalar la inversión en el desarrollo tecnológico, la investigación científica y la formación de recursos humanos. Si no hacemos esto último, posiblemente sigamos siendo proveedores de insumos para que los otros progresen, mientras nosotros seguimos igual.



Etiquetas:   Energía   ·   Tecnología   ·   Crecimiento Económico

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18439 publicaciones
4674 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora