Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Cultura   ·   Criptomonedas   ·   Bitcoin   ·   Escritores   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Quintana Roo   ·   Política



Fauna Periodística (X) Políticos de baja estofa


Inicio > Comunicación
09/12/2012

1174 Visitas



Tiene que ser realmente aburrido ejercer de político en estos lares. Salir siempre guapo en la foto, que los columnistas te defiendan a capa y espada, que los presentadores te den paso con loas y los directores te adulen con el espinazo inclinado hacia tus zapatos de piel marrón. Ha de ser, como mínimo, repetitivo, cansino. Todo el mundo habla igual, las páginas se fotocopian para dejarte en buen lugar, las notas de prensa se calcan no sea que alguna coma mal puesta vaya a sugerir que te has equivocado en algún punto de tu laureada carrera. Pobres políticos… ¿no se cansan?


 

De muy baja estofa han de ser estos servidores públicos cuando necesitan del peloteo constante para sobrevivir en esto de la cosa pública; muy básicos sus conocimientos y muy cuestionables sus decisiones si cada vez que estampan su firma en un papelucho, un coro de fariseos plumillas ha de reverenciarles independientemente de lo que esté en juego. Todo muy deprimente para los que lo vemos desde la barrera, pero una fiesta constante para quienes están dentro del círculo vicioso del enjabonamiento crónico.

 

Porque de vez en cuando cae maná de los despachos en forma de billetes verdes (o morados, que dicen que existen) o de contrato de confianza, y ahí radica la gran recompensa a todos los esfuerzos, las medias verdades, el ocultamiento estratégico de lo no popular ni reluciente. De vez en cuando, uno abandona a los morlocks para acompañar a los guapos, elegantes y refinados pisaalfombras, y de ahí la obsesión de muchos y muchas por caer bien, no alborotar, ser dócil.

 

No se dan cuenta estos corderillos del politiqueo que en periodismo “se gana más dando que recibiendo”, que sólo haciéndose respetar y erigiéndose como un verdadero vigilante del poder, aquél encorbatado se lo pensará un par de veces antes de dar por supuesto el titular de mañana. Si no temen a nadie, ni a los propios periodistas, qué más les dará a ellos hacerlo bien que mal, servir a los demás o llenarse a sí mismos el pesebre. Si no hay respeto, no hay redacción útil.

 

Un verdadero político debe someterse conscientemente al escrutinio mediático, al verdadero examen de la hemeroteca, sin pretender que se pongan paños calientes desde redacciones y despachos. Debe rechazar a los aduladores por muy tentador que suenen sus crónicas trufadas de elogios. Ha de ser capaz de trabajar y dejar trabajar a los demás, sin mostrar más miedo a lo que puedan escribir de ellos que a sus propios errores. Y sólo así se dará aquella curiosa paradoja del regidor que, saliendo de su “cadena amiga”, espetó a sus colaboradores: “Es mejor irse a la competencia, por lo menos no me aburro tanto”.



Etiquetas:   Periodismo

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21224 publicaciones
5197 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora