Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Coronavirus   ·   Salud   ·   Sociedad   ·   Trabajo   ·   Innovación   ·   Vida   ·   Periodismo   ·   Escritores   ·   Lectura   ·   Salud Pública



Experiencia...¿madre inexcusable de todas las ciencias?


Inicio > Empresas
04/12/2012

1057 Visitas



Cinco de la tarde. Pero el tiempo, que pasa rápido en los días, se detiene eternamente en los minutos y segundos del día, diluyéndose entre los deseos de hacer algo útil y la desesperación de que no hay nada que hacer. Así más o menos se siente un desempleado joven y preparado, que observa cómo sus esfuerzos se quedan paralizados, precisamente en lo que deberían ser los años más productivos de su vida. Si por el contrario, pasamos las horas comprobando en internet las últimas ofertas que podrían encajar con su formación, la desesperación se eleva a la quinta potencia, ante la retahíla de puesto para los que se siente preparado, pero para el que exigen irremediablemente experiencia previa, conditio sine qua non para poder realizar cualquier trabajo, por básico que este pueda ser. Ante esta situación, cualquiera - con carrera universitaria, master/s e idiomas incluidos- se pregunta qué pudo hacer mal o que falla en el sistema. No es posible que las empresas pretendan tener gente joven, con elevada preparación y además, 5 años de experiencia en el sector. ¿en qué país vivimos? ¿en qué nos quieren convertir? sin experiencia previa...no somos nadie. Pero... ¿quién nos ofrece la posibilidad de aprender y de equivocarnos una y otra vez? ¿quién arriesga su empresa en el afán de preparar el capital más valioso de una empresa, es decir, su capital humano? Entiendo el otro lado: es cómodo contratar a alguien que sea un crack en lo suyo y además otro/s hayan aguantado sus errores hasta convertirlo en un empleado óptimo para producir y ser exprimido - a parte el tema del salario, que hoy no toca.


Por ese motivo, algo falla. Queremos, deseamos trabajar. Estamos dispuestos a adquirir esas destrezas que no se aprenden en ninguna facultad, esas que no enseñan en los libros. Estamos dispuestos a dar lo mejor de nosotros y evitar - aunque para qué engañarnos, es imposible - los errores. Estamos dispuestos. ¿Pero quién está dispuesto a darnos la oportunidad de mejorar nuestras habilidades? A veces, es necesario una cura de humildad y recordarles a aquellos que hoy están liderando las empresas del futuro, y las pymes más relevantes, que ellos también fueron jóvenes y que también quisieron que alguien les diese su primera oportunidad. Y efectivamente, alguien asumió el riesgo de dársela. En este mundo globalizado a velocidad de tuits, quizás carecemos de algunas de las grandes virtudes humanas: la confianza y la humildad. Quizás de esta forma, menos gente optaría por la vía de la emigración (al margen cuestiones como la aprendizaje del idioma y cuestiones varias que explican este fenómeno reciente en España).

Quizás debamos plantearnos seriamente nuestro mercado laboral, y reconocer sus carencias. Algo que de momento, no ha sido posible.



Etiquetas:   Desempleo

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
19546 publicaciones
4885 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora