Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Coronavirus   ·   Salud   ·   Fake News   ·   Crisis Económica   ·   Posverdad   ·   Economía   ·   Sociedad   ·   Trabajo   ·   Pandemia   ·   Salud Pública



Peña Nieto, innovación y renovación


Inicio > Política Nacional
28/11/2012

1080 Visitas



El próximo primero de diciembre, Enrique Peña Nieto asumirá la Presidencia de nuestro país. El resultado del proceso electoral de julio ha seguido siendo cuestionado  por la izquierda y la derecha, representados por el excandidato presidencial Andrés Manuel López Obrador y Gustavo Madero, dirigente del PAN.


Una izquierda que no termina de constituirse y que a cada paso electoral, deriva en nuevas opciones y organizaciones internas que resquebrajan sus alcances y una derecha que ha perdido identidad ante los graves actos de corrupción en que se ha visto envuelta y el fracaso incurrido por los últimos doce años de sus  gobiernos en México. 

En ambos casos, las críticas al gobierno que encabezará Enrique Peña Nieto no tienen resonancia real en la sociedad mexicana, acaso cierta presencia en las redes sociales. Pese a eso, López Obrador convoca para que sus grupos se expresen, eso sí, de manera pacífica, el día de la toma de protesta.

Frente a las acciones de derechas e izquierdas, Enrique Peña Nieto ha optado por establecer  acuerdos a través de sus grupos parlamentarios, con quienes representan institucionalmente en el seno del Parlamento a las tendencias beligerantes, para trabajar en conjunto y concertar acuerdos que permitan una instalación de gobierno no solamente pacífica, sino además que refleje una capacidad de gobernanza y proponga a la sociedad una expectativa de gobierno que actúa corresponsablemente, en medio de una crisis de credibilidad hacia las instituciones de seguridad y justicia por la cruenta “guerra” impulsada por el Presidente Calderón y que ha costado más/menos 100 mil muertes.

Los llamados a la concertación  de los dirigentes parlamentarios del nuevo régimen son permanentes, Peña Nieto trabaja con varias corrientes que, proviniendo de la izquierda han preferido con autonomía de sus organizaciones  innovar en la experiencia de una alianza de facto que sea incluyente en la agenda social y económica que impulsan. Participa en el grupo de transición de gobierno, Rosario Robles, mujer que encabezó la jefatura del Gobierno del Distrito Federal  del PRD en años recientes.  De igual manera un ex presidente del Partido Acción Nacional eliminado por autocrítico de la nómina de su partido Manuel Espino quien  se sumó a la campaña de Peña Nieto.

Estas modalidades de concertación  o acuerdos políticos no era una práctica común en el añejo Partido Revolucionario Institucional, otrora autosuficiente para cubrir bajo modos poco democráticos la vida política del país en su antiguo contexto. Bajo el liderazgo de Enrique Peña Nieto se vislumbran procesos innovadores de construcción política y social, que no se limitan al reparto tradicional de posiciones intrapartido, sino que ha buscado conciliar al partido con la sociedad en una especie de nueva oportunidad y desea satisfacer esas expectativas.

En esta misma línea, el Presidente Electo Enrique Peña Nieto lanzó al Congreso de la Unión una iniciativa de reforma  a la Ley de la Administración Pública Federal a fin de transformar el entramado institucional y que éste, sea  funcional al programa de gobierno que implementará. Se debate en los medios locales y nacionales de México, el interés porque la Secretaría del interior por antonomasia, llamada Secretaría de Gobernación, asuma un papel más protagónico en términos de lograr la vuelta a la tranquilidad  para millones de mexicanos cuyas vidas corren riesgos ante la violencia de las organizaciones delincuenciales.

La exigencia de paz es un clamor que recorre  rancherías, comunidades y ciudades, ese es el primer reto que la nueva administración asume con una remodelación de las estructuras de gobierno actuales. La desaparición de la Secretaría de Seguridad y  la supeditación de sus tareas a Gobernación permitirá ejercer control y coordinación institucional,  evitará  se construyan monopolios de poder internos que resquebrajen los objetivos y metas, así como obligará a la crítica y validación del desempeño.

También se consolidan funciones de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, con la tarea de la supervisión, evaluación y sanción sobre la función pública y colateralmente un órgano anticorrupción que permeará  en el intrincado social para ser receptáculo de denuncias, identificar actos indebidos y actuar en consecuencia.

Hay en la iniciativa una propuesta que no solamente busca innovar en las estrategias de desarrollo, sino que renueva el modelo centralista de la administración que aún prevalece. Se trata de la reestructuración de la hoy Secretaría de la Reforma Agraria, en este caso Enrique Peña Nieto solicita al Congreso autorización para redefinir sus funciones y transformarla en la Secretaría de Desarrollo Agrario, territorial y urbano.

Los alcances de esta nueva dependencia en dichos términos, son tremendos. Por esta vía será posible la reconstrucción del modelo de desarrollo nacional, bajo un rediseño de políticas públicas que atiendan más a los intereses de la gente que a las prioridades de un gobierno y burocracia centralizada no siempre certera en el diseño y menos en la aplicación de programas de desarrollo. Lo hemos visto a lo largo del sexenio de Felipe Calderón, cuando los órganos de medición como el CONEVAL  señalan documentadamente el crecimiento de la pobreza en el país y de manera especial en las regiones del sur y sureste de México, en un impulso industrializador que se han quedado en el programa de Polos de Desarrollo de los setentas y en el abandono casi total de los programas agropecuarios para satisfacer la demanda interna del consumo de alimentos.

La estrategia regional que propone la iniciativa, refiere  una visión renovadora para el Plan Nacional de Desarrollo que muy probablemente se sustentará en las regiones productivas y no productivas de México, en programas y proyectos que surgen de la entraña misma del territorio y de sus habitantes. En una revisión del Pacto Federal con los Estados y la asunción de éstos a acciones corresponsables con la sociedad local y a la supervisión y vigilancia de los poderes federales en su ejercicio.

 Esta revisión invariablemente llevará no solamente a la descentralización de la administración, sino también empoderar a la sociedad regional, a las organizaciones sociales del país para que compartan junto con  los diferentes niveles de gobierno sus éxitos y fracasos.



Etiquetas:   Sociedad   ·   Enrique Peña Nieto   ·   Programa de Gobierno

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
19525 publicaciones
4885 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora