Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Reseña   ·   Libros   ·   Novela   ·   Cambio Climático   ·   Contaminación   ·   Ciencias   ·   Cáncer



Castellón. La ciudad posible IV


Inicio > Política Nacional
25/11/2012


1464 Visitas



Cualquier economista que tenga algo de sentido común sabe que una política económica que no tenga como objetivo el bienestar de los ciudadanos, es una política fracasada. A partir de aquí se puede discrepar sobre cuáles son las mejores medidas para llegar a ese objetivo. Medidas que sin la menor duda tendrán mucho que ver con la ideología que las alimentan. No supone el mismo beneficio para la ciudadanía el de una política económica orientada al desarrollo del estado de bienestar, que el de otra perdida en datos macroeconómicos, subidas y bajadas de la Bolsa, primas de riesgo y cifras económicas que son un valor en sí mismo alejadas de los problemas de los ciudadanos. La ideología tiene mucho que ver con los intereses de las diferentes clases sociales. Ha sido así siempre y seguirá siendo por los siglos de los siglos. Porque como muy escribió Carlos Marx, en su Manifiesto Comunista: “La historia de todas las sociedades existentes hasta ahora es la historia de la lucha de clases”. El conflicto social que genera la lucha de clases es el principio fundamental que ha promovido los cambios sociales de los últimos 5.000 años. Y cuando se ha tratado de anular el conflicto entre clases el resultado ha sido la dictadura. Los europeos y latinoamericanos sabemos mucho de eso, con un siglo XX trufado de dictaduras comunistas y fascistas.


                El éxito de la democracia es que consigue canalizar el conflicto generado por la lucha de clases por caminos pacíficos de negociación y diálogo, y sobre todo, mediante una distribución más equitativa de la riqueza y una política económica que debe atender al crecimiento sostenible (ya no es posible entender el crecimiento en las sociedades democráticas de otra manera), en igualdad de oportunidades, reduciendo a la mínima expresión los márgenes de la pobreza y la exclusión social. Y esto sólo se consigue con políticas de desarrollo del estado de bienestar. Cuando estos parámetros fallan entramos en la oligarquización de la economía y la política, aumentando, casi hasta el abismo, la separación entre las oligarquías que controlan los medios de producción, comunicación y sus finanzas, y la gran mayoría de la población que ve como su vida se empobrece. Ni más ni menos lo que está sucediendo ahora en España y parte de Europa, por la pérdida de poder del Estado, que debería ser el regulador de las relaciones económicas y distribuidor de la riqueza, como ya reconoció Max Weber en su libro “La ética protestante y el espíritu del capitalismo” y después formulo en términos de política económica John M. Keynes. El debilitamiento del Estado es, en definitiva, la pérdida de poder de la sociedad frente a las oligarquías.

                Oligarquías que son las que vienen controlando desde hace años la política y la economía en Castellón. El binomio entre dirigentes políticos y económicos ha funcionado a la perfección desde que el Partido Popular llegó al gobierno de la ciudad, y toda su política se puso al servicio de la clase social económicamente más poderosa, descuidando, cuando no olvidando, al resto de la población que ha visto como durante años, esa derecha gobernante, ha sido incapaz de planificar la economía de la ciudad para el bien común, con bases sólidas y proyección de futuro. El casi pleno empleo tan cacareado durante años, era un gigante con pies de barro, sustentado en el clientelismo institucional, la corrupción, el dinero negro, y los bajos salarios, que generaron en la sociedad una falsa creencia de que Castellón era “El Dorado” nacional. Un Dorado para muchos que hicieron su agosto bajo el paraguas de la derecha gobernante, a costa del paulatino empobrecimiento de la sociedad, que cuando ha estallado la crisis ha visto como ese castillo de naipes se ha derrumbado con un leve soplido, eso sí, una vez que los amos del castillo lo habían abandonado.

                El balance económico de estos años en la ciudad de Castellón no puede ser peor: una sociedad empobrecida, con miles de familias en la miseria o los aledaños de ella; un paro galopante y destructivo del tejido social; un Ayuntamiento tan endeudado que si fuera un particular ya lo habrían desahuciado; nula iniciativa económica en sectores tan estratégicos como el turismo y la cerámica; falta de diversificación industrial y productiva; abandono del Corredor Mediterráneo, por estrategias partidistas y electorales del PP; ausencia de políticas que promuevan el I+D+i, las nuevas tecnologías y economías de futuro; fracaso en la búsqueda de nuevos yacimientos de empleo; desaprovechamiento de las sinergias económicas de la universidad. Nada se ha hecho bien, y lo poco que se ha hecho ha sido un desastre, como el aeropuerto, que no sólo ha convertido a Castellón en el hazmerreir mundial, sino que ha supuesto una sangría de cientos de millones de euros, que tardarán años en recuperarse, si es que algún día llega ese momento, para nada.

                En el otro lado de la acera, la oposición más que un programa económico solvente,  creíble y cuantificado, lo que ha venido teniendo estos años han sido ocurrencias, que tenían más que ver con urgencias electorales, y nada han aportado al debate de la ciudad que se quiere para el futuro. A pesar, y esto me consta, que ideas interesantes tienen, pero o no las dejan salir a la luz, por la tan manida frase de “no es el momento”, o han aparecido en sus programas electorales tan disimuladas e ignoradas por su candidatos que es como si no existieran.

                Sin embargo Castellón tiene sinergias que bien aprovechadas puede dar fruto. Economía sostenible, energías alternativas, turismo de calidad, industria diversificada, logística de transportes, política de pymes y apoyo a las empresas que generen puestos de trabajo, agricultura ecológica, apoyo municipal a la investigación y la innovación, políticas de protección del pequeño comercio, fomento de actividades económicas respetuosas con el medio ambiente, desarrollo de las nuevas tecnologías… Sería bueno saber si el futuro económico de la ciudad pasa por estos parámetros o por otro modelo de crecimiento. Sobre todo en estos momentos en los que el modelo aplicado durante los pasados años por la derecha, con el Partido Popular al frente, ha hecho aguas y ya no sirve para sacar adelante la economía urbana. Una economía que debe tener siempre en el horizonte el bienestar de sus ciudadanos y el respeto al medio ambiente. Lo otro es seguir perpetuando el poder económico y político de las oligarquías actuales y la desigualdad social.



Etiquetas:   Ciudad

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18176 publicaciones
4630 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora