Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Escritores   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Poesía   ·   Libros   ·   Reseña   ·   Lectura   ·   Amor   ·   Salud   ·   Odontología



Hipotecas o la usura ávida


Inicio > Ciudadanía
22/11/2012

1039 Visitas



 Me lo expliquen, porque no lo entiendo. Desde edad tierna, por circunstancias de penuria económica, como la mayoría de mortales, me he movido con soltura entre deudas bancarias por operaciones varias. Hasta hace muy pocas fechas he convivido, como miles de ciudadanos, con el abrazo del hierro hipotecario. A pesar del experimentado conocimiento adquirido del trinque prestamista bancario, nunca me detuve a valorar el alto grado de usura que aplican los bancos con los préstamos hipotecarios. Es de escándalo. Sólo pensar que tienes que caer en las garfas de las garrapatas bancarias, estremece.






Pongamos un, o sea. Si acudes a una entidad bancaria o de ahorro y solicitas un crédito hipotecario de 100.000 euros para adquirir una vivienda que cuesta 120.000, la entidad te aplica una operación por los 100.000 euros, a pagar, por ejemplo, en 20 años, al 4% de interés. Esto conlleva que las cuotas iniciales que mensualmente tienes que pagar corresponden en su mayor parte a los intereses del préstamo y el resto, una mínima cantidad, a amortización.





Mientras afrontas con normalidad los pagos mensuales no hay ninguna pega. Todo funciona de acuerdo al compromiso suscrito. Pero hay monín como te surja algún imprevisto. Como por ejemplo que a los 14 años de cumplir con fidelidad y solvencia los pagos, te quedes sin trabajo. Aquí comienza el calvario. Las garrapatas despiertan del letargo y empieza la danza maldita. En los primeros compasen te aplican unos intereses groseros, abusivos y totalmente desproporcionados por impago de mensualidades. Luego vienen las presiones, los acosos, las amenazas de embargo y, al final, al juzgado.





Entonces se produce el gran fenómeno de la rapiña. La entidad ejecuta el embargo y se queda con la vivienda. Los 70.000 euros que para entonces ya has pagado de amortización, más los 56.000 de intereses, más los 20.000 euros que tu pagaste al constructor fuera de la hipoteca al adquirir la vivienda, no han valido absolutamente para nada. Te quedas sin jaula y desplumado. El piso es del banco y tu a la puta calle, a vivir el frío visionando estrellas. Pero la cosa no para ahí.





Como has incumplido el contrato y aunque el bien ya no sea tuyo, tienes que seguir pagando a la entidad bancaria el préstamo inicial concedido para la vivienda atrapada, en este caso los 100.000 euros, hasta su finiquito. Y al final habrás pagado unos 200.000 euros por nada, sólo por haber suscrito un día una operación hipotecaria.





Total. Que si el banco no puede vender o subastar la vivienda (que es otro tramposo y macabro chollo para obtener mayores recursos), o no le interesa sacarla al mercado, el desplumado hipotecado tiene que seguir apoquinando hasta que cancele la deuda, en este caso la deuda de una propiedad que es del banco. Es algo así como si la vivienda embargada hubiera perdido todo su valor, cero euros, puesto que su entrega no liquida el débito.





Hace algunos años, no muchos, los créditos hipotecarios se concedían al 11% y al 14% de interés. Se daba el caso curioso que los enganchados al préstamo, casi todos, al finalizar los 15 o 20 años de plazo, devolvíamos el préstamo multiplicado por dos o por tres. El piso de tres millones de pesetas te salía al final por siete o por diez millones.





Es la usura con avaricia



Etiquetas:   Ciudadanía   ·   Economía   ·   Hipotecas

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
19214 publicaciones
4808 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora