Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Inflación   ·   Crisis Económica   ·   Mauricio Macri   ·   Devaluación   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Sociedad   ·   Utopias   ·   Emigración   ·   Política   ·   Moralidad



Las Siete Obras de Misericordia Espiritual.


Inicio > Cultura
19/11/2012


2619 Visitas



Para quienes tienen buena formación religiosa es normal saber que existen siete obras de misericordia corporal y siete obras de misricordia espiritual. Son deberes obligatorios para un cristiano de fe firme. Por una ilusión creada por la fascinación de lo sensorial material la mayoría de las personas creen que sus deberes cristianos son vestir al desnudo, dar de comer al hambriento, dar de beber al sediento, visitar a los presos, enterrar a los muertos, etc. Y nada más.


Sin embargo, existen también las siete obras de misericordia espiritual, que son aún mas importantes que las anteriores, en el orden del ser, de la sabiduría y del logro de la inmortalidad en Dios. Son Enseñar al que no sabe. Dar Consejo al que lo necesita. Corregir al que yerra. Consolar al triste. Perdonar las injurias. Soportar con paciencia los defectos ajenos y rezar por los vivos y por los muertos.

Precisamente son las obras de misericordia que tienen relación con la lucha contra la ignorancia, con la evangelización, con la transmisión de la herencia cultural y moral de nuestros ancestros. Es el gran campo de batalla contra las oscuras fuerzas que impiden al entendimiento humano avanzar hacia la luz de la verdad universal, divina, inmutable y eterna. Y desgraciadamente es el campo de batalla donde las personas tienen la peor preparación y la peor de las ignorancias, la de no querer saber o la ignorancia voluntaria, que es un pecado contra Dios, que creó al hombre con capacidad para el conocimiento temporal y trascendente. 

Estas obras de misericordia espiritual son la base moral de la acción de los profesores, de los padres, de las madres, de los evangelizadores del mundo y de todas las religiones de salvación e iluminación. El ejercicio de estos siete deberes de iluminación de la mente humana son el medio de satisfacer a las necesidades de la naturaleza cognocitiva del ser humano es un camino de perfección y de servicio de la mayor importancia para el futuro de la humanidad y de las grandes religiones del mundo.

Si hoy existe desorientación existencial en gran parte de los nuevos contingentes generacionales es porque en algun punto de la cadena de transmisión del Conocimiento aquellos sagrados deberes se dejaron de cumplir con rigor, se relajaron los servidores, y la energía salvífica de la luz dejó de fluir con la fuerza de antaño, y las fuerzas de la oscuridad y de la inercia se fortalecieron por encima del espíritu humano. Y el pecado, entodas sus formas se manifestó con todo su vigor primitivo y cavernario. Es lo que vemos hoy, dia tras día.

Pero también hay señales de reacción y de recuperación de fuerza, una nueva toma de conciencia de la necesidad y de la profundidad de la catástrofe cultural y moral en que han caido las últimas generaciones. Nuevos soldados se incorporaran a la batalla, con nuevos bagages de conocimientos y tecnologías psiconeuronales para facilitar el renacer espiritual de la humanidad.

Las Sagradas Escrituras son mejor conocidas, los medios de trasnmitir los mensajes antiguos y eternos se vuelven más eficientes, pero por su masividad, también más superficiales. Falta el refinamiento conceptual y el discernimento moral de situaciones vitales que sólo se tiene cuando el conocimiento religiosos se vuelve en parte de nosotros mismos, en una unidad mística entre el ser y el saber, como dicen los iniciados y los yoguis avanzados.

Pero como el hambre espiritual es mucha y los errores son mayúsculos y de trascendencia es una obliugación  moral que los que desean servir a la humanidad con su inteligencia y con su luz, se preparen para la obra, y entren en la gran batalla por la salvación y la iluminación del espíritu humano. Los grandes seres que observan desde lo invisible esperan las valientes decisiones de los mejores individuos que caminan en medio de las masas amorfas y que navegan por la sombra de la Conciencia Cósmica que es internet. Y al tomar esas decisiones las bendiciones de lo alto descenderán con la generosidad que el momento crucial requiere.



Etiquetas:   Religión   ·   Ética

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18439 publicaciones
4674 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora