Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Devaluación   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Inflación   ·   Crisis Económica   ·   Mauricio Macri   ·   Sociedad   ·   Utopias   ·   Emigración   ·   Dignidad   ·   Valores



Subir el IVA no es la unica solucion viable


Inicio > Política Nacional
09/11/2012

1013 Visitas



Confesiones.


 

Subir el IVA no es la única solución viable.

 

En política, así sea en su vertiente económica no hay casualidades, las intenciones que persiguen propósitos específicos transitan por el camino de las estrategias.

El Secretario General de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, la poderosa OCDE, José Ángel Gurria, que en su momento fuera Secretario de Hacienda de nuestro país, recomienda al nuevo gobierno que encabezara Enrique Peña Nieto, elevar la tasa del Impuesto al Valor Agregado al 19 %.

No hay que olvidar que entre el Presidente electo y Gurria hay una muy buena relación, que este ultimo además tiene filiación política priista y que por tanto podemos suponer que su apoyo a Peña Nieto no es solo institucional.

Esto nos permite suponer, que hay una gran probabilidad de que esta recomendación estuviera previamente acordada entre ambos, de forma que parezca que es una medida que proviene de la organización experta en el tema.

Sobre todo si realmente Peña Nieto tiene intención real de aumentar el impuesto, sin que parezca que la idea fue suya y eso no le complique el escenario político.

Esto toda vez que lo haría atendiendo la recomendación del organismo, lo que supondría adoptar los ajustes respectivos en base a un diagnostico previamente validado y necesario, para entrar en materia revisemos a continuación los antecedentes.

De visita en México, Gurria advirtió que no se puede seguir retrasando un ajuste en el impuesto, partiendo de la base según su opinión, de que con ello el gobierno tendría una mayor recaudación, argumento que por supuesto por lógica no está en discusión.

Gurria insiste en que un paquete fiscal de aplicación general, que no contemple tasas cero, sin excepciones y sin diferencias con las zonas fronterizas del país, como es nuestro caso en Quintana Roo, sería el instrumento ideal para recaudar más y mejor.

Según sus cálculos el aumento estaría en el orden de dos a tres veces más de lo que se obtiene actualmente por ese concepto, lo que adicionalmente favorecería que las finanzas nacionales, no dependieran tanto de los ingresos del petróleo.

Sobre todo considerando la tendencia mundial a reducir impuestos al trabajo y a las inversiones, para aumentarlos al consumo, las propiedades inmobiliarias y la emisión de carbono, apunto el ex Secretario de Hacienda.

El IVA, según palabras textuales de Gurria, es el impuesto con el mayor potencial de recaudación, pero es necesario cerrar los agujeros, emparejar la aplicación y después, si queremos, hacer justicia social, no la hagamos por la vía del régimen fiscal, sino por la vía del gasto directo.

El Secretario General de la OCDE, propone un porcentaje general del diez y nueve por ciento, toda vez que esa cifra es el promedio de la tasa que se cobra entre los países miembros de la organización.

Sin especificar porcentajes ni metodologías, también se expreso por modificar en simultaneo el Impuesto Sobre la Renta y el IETU, para poder acompañar una herramienta de carácter coherente e incluyente en materia fiscal.

Ahora bien, sin hacer de lado la propuesta de José Ángel Gurria, a quien tendríamos que considerar por experiencia y posición un experto en el tema, mas aun cuando se refiere a México, ya que no se puede omitir su trayectoria en el gobierno federal en el área hacendaria, de la que fue titular, el aumento del IVA no es ni puede ser la única solución viable.

La visión de Gurria es a todas luces eminentemente técnica, como lo es el, está en la naturaleza doctrinal de los que son funcionarios de ese ramo, sin embargo en esa intención pragmática, no se consideran otros aspectos que por supuesto son fundamentales.

Un paquete de medidas de cualquier tipo, mas si son económicas, deben considerar todo el espectro, porque los resultados no se miden solamente en números y estadísticas, los efectos tienen un impacto real en la población.

Sobre todo si la tasa que eventualmente se aumentaría, va a producir en consecuencia que sigan pagando unos cuantos y el mayor porcentaje se mantenga en la economía informal y la evasión.

El primer gran esfuerzo tendría que enfocarse a captar un mayor número de contribuyentes, no en imputarle esa responsabilidad a quienes cargan ya de por sí con ese peso, con todas las dificultades que eso conlleva.

Porque por otro lado en contraste, como parte de una teoría económica que funciono y muy bien en la década de los noventa en los países asiáticos, que ayudo a convertirlos en potencias económicas, esta la reducción de impuestos.

En ese caso particular, los denominados tigres asiáticos, bajaron sus tasas impositivas, hicieron el procedimiento de pago muy sencillo y con ello multiplicaron su base tributaria, además de obtener mayores ingresos.

En términos de justicia, estos países lograron un éxito contundente mediante una política, que no solo combatió la informalidad, sino que adicionalmente redujo la carga fiscal, lo que derivo en la creación de más empresas y empleos.

Por supuesto eso también tuvo un impacto en la competencia, ya que esas empresas pudieron accesar al mercado internacional con amplias ventajas de precio, independientemente de la calidad de sus productos.

Uno de los argumentos del crecimiento de esa región fue el aumento de las importaciones, mientras que por otro lado los gobiernos contaban con recursos para dotar de servicios a su población.

En nuestro país el principal problema no es el nivel de la tasa, es la evasión y la informalidad, los criterios de aplicación fiscal de por si parciales e injustos, que son en alguna medida, elementos que frenan el desarrollo de la iniciativa privada. En México no hay una buena regulación impositiva, por ello somos el país más deficiente en el cobro de impuestos.

Esto no quiere decir por descontado, que aumentar el IVA no sea una buena solución, si y solo si se reorganiza el esquema y este es más equitativo, aunque si eso fuera factible y realizable seguramente no habría ninguna necesidad de aumentar el impuesto.

Por otro lado está el aspecto político, que en nuestro caso siempre se relaciona con el tema electoral y aumentar impuestos nunca será una determinación favorable en ese sentido.

Más aun cuando en nuestro país persiste un profundo esquema de corrupción gubernamental, una percepción colectiva social, de que una parte importante del recurso oficial termina por ser el antecedente de la construcción de las fortunas personales de los políticos.

Por supuesto no se puede omitir tampoco, el desequilibrio que representa el reparto de recursos de la federación a los estados, un régimen de coordinación fiscal que se utiliza de acuerdo a criterios políticos y no prácticos.

Que está influenciado por los intereses de los partidos políticos y no por las necesidades reales, que obedece más al tema electoral como apuntábamos, que a la creación de la infraestructura para el desarrollo.

Ni que decir de los programas asistenciales, que si bien tienen una amplia cobertura, son en la realidad una herencia de un sistema político paternalista acostumbrado a intercambiar la ayuda por votos, sin distingo de que partido político gobierne.

Partamos de la base de que México tiene un gobierno rico, con vastas reservas internacionales, situación que si bien favorece la estabilidad macroeconómica, esta situación no alcanza para que los beneficios se transmitan a la población.

En contraste casi todos los estados tienen problemas financieros, deudas que sobrepasan su capacidad de respuesta y una gran mayoría de municipios materialmente en bancarrota.

De nada serviría hacer más rico al gobierno federal, a costa de unos cuantos, aumentando impuestos, si el dinero recaudado no se utiliza para invertir en el desarrollo y las demandas sociales.

Seguramente el nuevo Presidente de la República, aun queriendo considerar la propuesta de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, o como hemos especulado haya sido el mismo quien le pidió a Gurria hacer pública la recomendación, tendrá que valorar con cuidado el asunto, porque le puede complicar mucho el inicio de su régimen afrontando un reto de esa magnitud.

En todo caso si la propuesta resulta viable, habría pues como comentábamos que ajustar muchas situaciones antes de dar un paso de esa envergadura y dimensión.

 

guillermovazquez991@msn.com

twitter@vazquezhandall



Etiquetas:   Economía   ·   Política Fiscal

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18438 publicaciones
4674 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora