Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Libros   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Periodismo   ·   Poesía   ·   Lectura   ·   Mundo   ·   España   ·   Italia    ·   Cambio Climático



"La mano que mece la cuna"


Inicio > Política Nacional
31/10/2012

1148 Visitas



                                                         




 

   "Me despido y que dios me los vendiga                

     hasta donde aguantemos y salgamos

     a luchar de a de veraz no con

     palabritas q nadie lee...."

     Ana Silvia Hernández

    Se auto define como "pacifista orgullosamente Amlista".

      (chat público del periódico  El Universal.- Face Book).





 Mi ego me dice que tú, tus espurios cuates, e incluso los míos, tienen toditita la culpa, que yo nunca pierdo y mi ego jamás se equivoca.

El título del presente artículo "se lo robé" a una película, de principios de los años noventa, es una de esas de género thriller, con una trama muy bien establecida aunque truculenta y hasta tenebrosa en la cual una niñera resultó ser la esposa de un médico que se suicidó a causa de múltiples demandas por acoso sexual a sus pacientas (opino que debí haber escrito "pacientes" pues el término funciona tanto para hombres como para mujeres pero no quiero que me tachen de machista y discriminador por género) y que se metió en el cerebro y sobre todo, en el alma, la falsa convicción de que la familia para la cuál decidió trabajar es la causante directa de todas sus desgracias y sufrimientos así que se colocó en ese empleo para estarles causando múltiples daños, pero eso sí, bajo mano, sin que parezca que ella es quien los ocasiona.  !Bien! ¿Y qué tiene que ver todo eso con mi tema de hoy?  La respuesta es muy simple, el modus operandi o mecánica de actuación de nuestro protagonista es muy similar, si no es que idéntico y por si fuera poco también las motivaciones, es decir, simples traumas personales causados por insatisfacciones y traumas de la vida de los cuáles, para no enfrentar a su maltrecho ego, decide hacer responsables a todos los demás, incluidos sus más fieles y fanáticos seguidores, pero eso sí, que quede bien claro que "yo soy puro amor", "que soy incapaz de matar a una mosca", "que no soy responsable de lo que mi gente haga o deje de hacer aunque reciban línea directa, o indirecta de mi parte" y que "yo nunca me equivoco ni hago nada mal".

 La siniestra y semi oculta mano provocadora de "accidentes" mortales.

 Y es que detrás de cada conflicto "nuevo" que estalla parece estar metida una mano extraña que agita las aguas "desde lejecitos" y "como sin querer queriendo", al más puro estilo del "Chavo del 8" y así tenemos el caso de los "normalistas" de Ayotzinapan que tomaron la Carretera Federal  Cuernavaca-Acapulco e incendiaron intencionalmente una gasolinera en la cuál un valiente trabajado murió al cerrar las bombas de gasolina para evitar que sus compañeros, clientes y la gente que por ahí pasaba murieran, además hubieron heridos de gravedad por esos criminales hechos. Algo más o menos similar ocurre con otra Escuela Normal de Maestros, la Normal Indígena de Cherán, Michoacán, que al igual que la de Ayotzinapan cuenta con grupos de izquierda ultraconservadora que se oponen a realizar cambio alguno en los planes de estudios y para expresar su descontento se permitieron el lujo de secuestrar autobuses e incendiarlos, golpear persoanas, abandonarlas a su suerte en la carretera y amenazar con violar a algunas chicas.

"A río revuelto, ganancia de pescadores". (Refrán popular)

¿Casualidad? , !No! De ninguna manera, más bien podríamos decir que todo obedece a un plan perfectamente elaborado, estructurado e instrumentado por una "mano peluda" que permanece en las sombras y que sin dejarse ver del todo, sí se deja hacer sentir. Los grupos rebeldes de ambas normales están fuertemente ideologizados, son igualmente intransigentes y violentos, también cuentan con voces políticas y sociales que los protegen y respaldan tanto en sus acciones como  en el remoto caso de que la mano de la justicia pudiera llegar a alcanzarlos. También tenemos el caso de "La nueva Jerusalén", igualmente ubicada en Michoacán, pero ahí el conflicto es más añejo, alrededor de 40 años, e igualmente traen broncas contra la educación, es más, en este caso la rechazan totalmente y "argumentan" que "La Vírgen del Rosario" le dijo a una supuesta vidente que eso "es cosa del demonio".  Claro está que en la actualidad ese conflicto tiene dos manos agitadoras y no una (PRI  y PRD).  Igualmente comparten el singular perverso gusto por ocasionar incendios intencionados, en este caso, nada más y nada menos que la escuela primaria del pueblo. El fin es provocar inestabilidad, es decir, provocar la Pérdida del status quo y de romper las probabilidades de que el sistema perdure por mucho tiempo, esto por sí solo carecería de sentido, así que bien podemos inferir que el objetivo último es acceder al poder por esa vía, la de provocar disturbios, confusión y violencia, cuanto más generalizada, aparatosa y estruendosa, tanto mejor.

La estrategia va de la mano con el objetivo desestabilizador.

En el Número 395 de la "Revista Nexos", de noviembre del 2010 viene un excelente artículo firmado por el señor Eduardo Guerrero Gutiérrez titulado "Cómo reducir la violencia en México", aunque se refiere más bien al problema del crimen organizado hay un punto en el que veo muy bien retratada la estrategia de la mano desestabilizadora y sus objetivos, sólo que ésta lo aplica a la inversa. Me explico: El señor Guerrero habla de que "la estrategia anti violencia debe distinguir los cuatro efectos o secuencias (combustión, amplificación, escalamiento y derrame) que pueden desatar la violencia entre organizaciones criminales". Fin de la cita, si vemos con mucha atención los casos que nos ocupan podemos apreciar que estos efectos o secuencias se cumplen al pie de la letra, existe una combustión cuando se detecta una inconformidad social latente, pero viva y se le acerca el cerillo de la agitación intencionada y claramente dirigida, una amplificación del conflicto al decidir secuestrar y dañar la propiedad de terceros completamente ajenos a éste, un escalamiento  cuando  deja de ser del ámbito exclusivamente local o estatal al traspasarla al ámbito federal cometiendo delitos de este orden como la toma de carreteras o incendiar gasolineras y finalmente el derrame cuando se obliga, porque ya de plano no queda de otra, a la intervención de los cuerpos policíacos y así poderse autoproclamar como "víctimas de la represión del gobierno, del sistema político económico y del Estado".  Así las cosas, La estrategia va de la mano con el objetivo desestabilizador y les está saliendo a pedir a boca, motivo por el cuál debe estar más que feliz   "La mano que mece la cuna".



Etiquetas:   Educación

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
19284 publicaciones
4837 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora