Desafíos del día después

 

.bp.blogspot.com/-OHE2dlpQrUA/UJCmMDbJ8II/AAAAAAAAB5M/CNjYU_khImM/s1600/El-sur-de-Manhattan-a-oscuras-_54354012492_53389389549_600_396.jpg" imageanchor="1" style="margin: 0px 1em 1em 0px; color: rgb(34, 51, 68); text-decoration: underline; clear: left; float: left; ">

Después de conocer los resultados de las elecciones el domingo 28, me dormí satisfecho. En muchas comunas los resultados dejaron fuera  a candidatos que habían faltado a la ética y habían defraudado las confianzas de la ciudadanía. Esto fue positivo y  se dio en Providencia, Copiapó, Valparaíso y Ñuñoa. Los estilos caudillistas fueron sancionados. 

 

 

 

Pero vino el tema de fondo, la abstención, tendencia preocupante que debilita la democracia representativa. Tenía la esperanza de una juventud responsable que se comprometería masivamente y votaría por rostros jóvenes. Lamentablemente,  la juventud es un tema de actitud y quien no quiere cambiar el mundo es un viejo,  aunque tenga poca edad. Es viejo el que sólo se queja, y baja los brazos. Es viejo el que no asume compromisos. En Chile cabe preguntarse si esos 4 millones de nuevos ciudadanos que se incorporaron por el registro automático, han asumido el deber que supone la participación ciudadana. Hay mucho de ignorancia cívica en la población que es fruto del mismo sistema que vetó por casi 40 años el debate, el disenso, la confrontación de ideas. Y en ese vacío entran a jugar idearios populistas o nihilistas, que quieren imponer visiones sin asumir la necesidad de equilibrios para que exista paz social.

 

El día después de la jornada electoral me asomé como de costumbre al mundo y  vi el terrible Huracán de nombre Sandy que llegaría esa noche a Nueva York. El eje de atención varió. Surgió una conversación más importante, porque pudimos seguir en vivo y en directo la destrucción producida por una tormenta perfecta en pleno Manhattan. Apreciar los límites de la civilización desarrollada cuando la energía y las comunicaciones colapsan frente al embate de la naturaleza, nos lleva a repensar con urgencia el curso de las decisiones. El Huracán Sandy ha sido la tormenta perfecta que cayó en plena culminación de la campaña presidencial. El sentido común ordenaría a los candidatos a pronunciarse y comprometerse con las medidas de reducción de las emisiones contaminantes, tema resistido en función de los intereses gigantescos que propician la sociedad de los hidrocarburos.

 

Sandy ha sido evidencia del calentamiento global, del cambio climático castigando el corazón de la potencia que más se ha resistido a suscribir compromisos para frenar las emanaciones. Lo que ha ocurrido en Nueva York,  me trajo de vuelta a nuestra realidad de aldea, donde hemos vivido tragedias similares y me avergüenza, en ese contexto, ver que un 60% del electorado chileno se haya restado irresponsablemente del deber ciudadano del sufragio. Precisamente cuando más se necesita cuidar nuestro Estado Democrático antes amenazas externas. Cuando el gran desafío es corregir un sistema político agotado, sumando para ello una fuerza cívica sólida y transversal,que sólo es viable de alcanzar por el camino ciudadano del sufragio.

 

Periodismo Independiente, 30.10.12

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales