Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Coronavirus   ·   Salud   ·   Sociedad   ·   Trabajo   ·   Innovación   ·   Vida   ·   Periodismo   ·   Escritores   ·   Lectura   ·   Salud Pública



La humillación


Inicio > Economía
29/10/2012

1297 Visitas



En plena oportunidad de chicharros y chicharritos, me llega una notica que nada tiene que ver con especulaciones, inversiones o ansias de obtener unos frugales beneficios.


En Grecia se ha autorizado la venta de productos caducados a un menor precio del que tendrían antes de caducar. No entraré cuestiones nutricionales ni si pueden ser perjudiciales para la salud – por lo que sé, en ciertos productos de la cesta de la compra, no es grave ni perjudicial consumir productos tras la fecha recomendada- .

Lo que me llama la atención son dos cuestiones. Por un lado, el extremo al que los griegos deben llegar para poder alimentarse, pilar básico del sustento humano. Por otro, las ironías que tiene la vida: en el país donde más vehículos de alta gama se matriculaban en  los años de bonanza – Porches Cayenne, por ejemplo -, la clase media se diluya en la pobreza y la necesidad de que el Estado y empresas consientan en la comercialización de estos productos para poder comer.

Sin embargo, lo más significativo de esta situación es la humillación de quien antes pudo comprarlo todo – o casi – y de quién ahora tiene que recurrir a esas lides para alimentarse.  Esta es más bien una historia que compartimos griegos y españoles, nos creímos que todo era verdad, que los sueños se podían acaso hacer realizar, no pensamos que todo era prestado, que nuestros sueños estaban hechos de contratos bancarios de préstamos, créditos e hipotecas, quisimos seguir soñando, hasta que de golpe y porrazo la vida nos enseñó que no se deben construir castillos en el aire.

No pretende ser esta un alegato moralista, sino más bien una llamada de atención al hecho de que esta crisis debe ser aprovechada por todos como una lección de vida, de la necesidad de aprender a vivir con aquello que tenemos – y no con aquello que nos podría dar un préstamo bancario. Y esta es una lección de la que todos debemos aprender, incluidos todos aquellos que quisieron aprovecharse de ello. Tenemos que seguir teniendo sueños y seguir persiguiéndolos, pero no nos olvidemos que las cuotas hay que pagarlas.



Etiquetas:   Filosofía   ·   Economía Informal

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

1 comentario  Deja tu comentario


Dr. Rafael Chavez Torres, Economía y Empresariales ademas de bella, inteligente. buena nota. besos




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
19546 publicaciones
4885 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora