Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Pandemia   ·   Crisis Económica   ·   Internet   ·   Transformacion Digital   ·   Odontología   ·   Auditoría   ·   Economía   ·   Medicina   ·   Ecuador



El viaje de las cigalas


Inicio > Medio Ambiente
29/10/2012

1279 Visitas



A pesar del ruido mediático, las cosas son como son y no pueden dejar de serlo sin ejercer violencia sobre la verdad de las cosas, tal y como suelen hacer los medios de comunicación cuya intención manifiesta es hacer recaer las causas y culpabilidades de la crisis en aquellos que poco o nada tuvieron que ver en ellas, mientras los verdaderos culpables, el verdadero culpable, sale indemne y además se lleva el premio gordo de acabar con el Estado Social de los últimos 50 años. Por eso mismo, no vamos a cejar en el intento de que todo el mundo comprenda cabalmente las causas y sus consecuencias, para así poder tomar decisiones informadas y formadas que respondan a lo que a cada uno, por ser un humano como el resto le toca, sin dejarse arrastrar por la mendacidad mediática, la publicidad engañosa, pleonasmo donde los haya, y las consignas de los partidos políticos que defienden el modelo actual de hundimiento generalizado de la sociedad. Si asentimos que no sea por desconocimiento, es preferible reconocer la propia cobardía que vivir en la mentira constante.




No hay como tomar un ejemplo concreto y sencillo para hacer comprender a alguien como funciona algo mu y complejo. Jesús de Nazaret solía hacer eso con su auditoria. Mediante las parábolas introducía al oyente en la narración, empatizando con los protagonistas y debiendo implicarse en la resolución, como en la archiconocida parábola del buen samaritano: ¿quién se hizo prójimo del caído?, pregunta Jesús, a lo que no cabe más respuesta que una y la consecuencia es ineludible: vez y haz tú lo mismo. Pues bien, yo también voy a poner un ejemplo muy sencillo que todo el mundo puede entender, a menos que ande ya con las entendederas trastocadas por el martilleo mediático. 

Hay una cigalas maravillosas, frescas, enormes, que se viven en las costas de Escocia. Allí tienen su habitat natural hasta que suben a un barco, toman un avión y viajan hasta Thailandia para ser maquilladas y empaquetadas. Otro avión las devuelve a Escocia, donde tras su procesado son repartidas por todo el mundo. La mayoría de ellas acaban en las mesas españolas tras haber realizado más de 25.000 km. El valor nutricional no supera las 900 kcal. el Kgr. de peso, pero para poner ese kilo de cigalas en tu mesa ha sido necesario quemar 200 kilos de petróleo y emitir 0,15 toneladas de CO2 a la atmósfera. Por eso, la pregunta que planteo es ¿merece la pena este consumo? De como responda cada uno dependerá el futuro del planeta.

 

Amén de lo dicho, también hay que tener presente que Findus lleva las cigalas escocesas a Thailandia a pelar y congelar porque allí dispone de mano de obra extremadamente barata y muy dócil. Los turnos de trabajo superan las 12 horas y los sueldos permiten que la elaboración sea manual, aumentando la calidad del producto y disminuyendo los costosos gastos en maquinaria. Por si no es suficiente, el Thailandia no hay que preocuparse por el cuidado del medio ambiente, ni por lo subsidios de desempleo, ni por las huelgas, ni por la factura médica, ni por las pensiones... Nada de eso hay allí. Es un verdadero paraíso para las empresas occidentales. Cuando nosotros comemos estos manjares del mar, estamos también participando de la cadena de destrucción del medio natural, de explotación laboral y de saqueo social que lleva aparejada. Las externalidades del producto son tan grandes, que si pusiéramos en el precio de la cigala los costes laborales no pagados, los costes sociales hurtados, los costes ambientales sustraídos, su precio se multiplicaría por 1000.

 

He aquí las causas de esta crisis que vivimos. Se trata del modelo de producción y consumo entero, no de una parte de él. Ha sido y es el ánimo de lucro, la avaricia, la codicia y la sinrazón del sistema socioeconómico el que nos ha traído aquí y nada de lo que se está haciendo o diciendo nos saca de él. Al contrario, todas las medidas que se están tomando en España están encaminadas a, ¡oh, ilusos!, regresar al modelo que nos trajo aquí; regresar a la barbarie de los últimos 20 años. Solo cuando cada uno de nosotros responda negativamente a la pregunta anterior y se haga muchas más preguntas como esa, y no acepte lo que los medios dicen, y pierda el miedo a negarse a aceptar lo impuesto, solo entonces habrá alguna luz al final del túnel diferente de la del tren del abismo ecológico que viene de frente.



Etiquetas:   Economía

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21004 publicaciones
5178 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora