Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Escritores   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Sociedad   ·   Criptomonedas   ·   Bitcoin   ·   Estado del Bienestar   ·   Estado de Derecho   ·   Constitución   ·   Bienestar Social



Hominis ineruditus litterae


Inicio > Cultura
20/10/2012

1279 Visitas



HOMINIS INERUDITUS LITTERAE










Vicente Adelantado Soriano





Pocos son los que mediante la reflexión ponen orden en sí mismos y en sus cosas; los demás, al igual que los despojos flotantes en el río, no avanzan, sino que son impulsados.

Séneca, Epístolas morales a Lucilio.





No tengo ningún interés en discutir con nadie. No me gustan nada las polémicas. Ni me gusta participar en ellas, ni verlas u oírlas por la televisión o la radio. Cuando las veo, por casualidad, cambiando de canal, me acuerdo de Azorín. Creo que era él quien dijo que tenemos que aprender a escuchar, pues hablar casi todos sabemos. Varias veces me he divertido quitando la voz a la tele y viendo los gestos de los contertulios. Es cierto lo que dijo Azorín: la mayoría de las veces no se escuchan los unos a los otros; están atentos a sus propios pensamientos, o palabras, que lanzan sobre el oponente sin dejarle ni siquiera terminar su razonamiento. No hay tertulia que, más tarde o más temprano, no se convierta en un gallinero.

Por otra parte, quien participa en una polémica se supone que debe estar muy preparado a fin de tener en cuenta todos los puntos de vista sobre el tema a tratar. Es posible, somos humanos, que algo se le haya escapado a un contertulio, y que el otro arroje luz sobre las limitaciones que cada uno de nosotros padecemos. Es un planteamiento idealista, por supuesto: quien participa en una confrontación de este género va, por encima de todo, a defender sus presupuestos, sus convencimientos, sus ideas, que son tan inamovibles como el Atlas. ¿Para qué entonces la polémica, el intercambio de opiniones? En el caso de las tertulias televisadas está claro que se televisan para convencer a los telespectadores que ya están convencidos de lo que dice este o afirma aquel.

Las rarísimas veces en que veo el inicio de alguna de estas polémicas me doy cuenta, inmediatamente, de lo ignorante que soy. Hay contertulios con los que no estoy de acuerdo; hay participantes que hacen afirmaciones que me parecen desmesuradas, irreales, absurdas; pero reconozco, al mismo tiempo, que no tengo pruebas ni muchos razonamientos, ni ganas, para oponerme a ellos. No se me ocurre nada que decirles salvo lo que me dictan mis entrañas: que no es cierto lo que se está defendiendo, o que es pura demagogia. Aclararlo me llevaría años. Mi inteligencia no me llega para más. Por supuesto tampoco tengo porqué estar ocupándome de todo sobre lo que se discute o polemiza. Sí, no tenemos tiempo ni energías para estar todo el santo día preocupándonos por el Imperio Romano.

Las últimas polémicas, más necias si cabe que de ordinario, han venido de la mano de la traída y posible independencia de Cataluña. Espero que ningún catalán se me ofenda por escribir el nombre en castellano o español, como quieran, cuando ellos, en manifestaciones, negando ser españoles, lo escriben en inglés, y nadie protesta. No creo, además, que Castilla haya sido más imperialista que la Corona de Aragón o la Corona Inglesa, aunque metidos en polémica, yo no soy historiador, no podría aportar muchos datos al respecto. Sé, eso sí, que los españoles conquistaron México, y algo más; e Inglaterra la India y algunos otros pueblos, que no sé si conmemoran la llegada de los aguerridos soldados del Imperio.

Algunos catalanes, en las kalendas de octubre, al parecer, se han negado a celebrar la fiesta de la Hispanidad alegando que no es su fiesta. Espero que sí celebren la festividad de los Reyes Magos, aunque sean creyentes y sepan que no existieron tales Reyes, pese a que están enterrados, dicen, en la catedral de Colonia. A cada uno lo suyo.

Ignoro si los indios de la India celebran alguna fiesta para conmemorar la llegada de los ejércitos de la Corona de Su Graciosa Majestad. Tampoco sé si en Nápoles se celebra la coronación de Alfonso el Magnánimo o en Latinoamérica el traído día de la Hispanidad. Aquí en el suelo patrio, donde sí se conmemora, algunas personas se han negado a celebrarlo argumentando, y eso me parece pura demagogia, que es celebrar un genocidio. Sí, es posible que fuera así; pero genocidios, entonces, cometieron los cartagineses cuando llegaron a la Península Ibérica; y los romanos continuaron la obra emprendida por aquellos. Y no sabemos las tropas de Jaume I, el Conqueridor, cuántos pueblos diezmaron. Por no hablar del Pedro el del Puñalico o el Cerimoniós, y sus relaciones con la Unión y su campana. En fin, en todas las casas cuecen habas y en la mía a calderadas. Pero ya se sabe: justicia sí, pero no en mi casa.

Hace tiempo a un partido político valenciano, de triste memoria, y que no tenía nada que ofrecer, se le ocurrió jugar con ciertos complejos y sentimientos. Enfrentó a valencianos contra catalanes porque, al parecer, y según dicho partido, estos últimos querían colonizar a los primeros con la excusa de la lengua, y la reedición del viejo pacto de la Corona de Aragón. Ahora, no obstante, cosa que contribuyó más y más a la irritación valenciana, bajo el nombre de Països Catalans. Y se empezó a remover la historia y a tocar fibras sentimentales: el valenciano, como lengua, decían, provenía no del catalán sino de los mozárabes o cristianos que se habían quedado en la capital cuando se marchó el Cid, muerto, y doña Jimena, que se llevó el cadáver de su marido. Tal afirmación sonaba, y suena, un poco raro, a pura demagogia y a falta de estudio, cuando no a olvido intencionado. Quizás esté equivocado. Pero la madre de san Vicente Ferrer era de Gerona, creo; y el otro gran fraile medieval, Eximenis, también era de la Marca Hispánica; y su famoso libro Regiment de la cosa pública, escrito a instancias de los Jurados valencianos, no creo que esté escrito en mozárabe. Además, dichos jurados valencianos lo entendieron perfectamente en el original. Y dichos jurados se escribían con el rey, o sus secretarios. Y entre las cartas de unos y otros no hay diferencias de léxico1. Pero no tengo más pruebas que ofrecer. No me llega para más. Mea culpa.

Para cualquiera que lea la historia con detenimiento está claro, creo, que en Valencia se impuso el catalán porque Jaume I conquistó la ciudad a los árabes, allá por 1238. Bien es cierto que dejó que se quedaran los que quisieran, lo cual, según los historiadores, está en la base de lo que luego será la Guerra de las Germanías. Jaime I distribuyó las tierras, como se hace siempre, entre las tropas o los nobles que había participado en la conquista. Los catalanes se quedaron en el litoral y los aragoneses, Jaime I fue rey de la Corona de Aragón, en el interior. En Valencia, pues, se hablará el catalán y el castellano. Me parece. Así lo había leído y estudiado, y así lo explicaban en clase algunos profesores de bachiller y secundaria. Y eso fue lo que, merced a aquel partido político de triste recordación, les costó a los profesores algún que otro disgusto, y muchas y absurdas discusiones con alumnos, padres y abuelos, que no habían leído un libro en su vida. Pero sabían de todo, eso sí. No había día que no hubiera polémica al respecto, incluso con duros y necios ataques personales. Los profesores de valenciano en la Comunidad Valenciana fueron descalificados y perseguidos hasta límites absurdos, a veces como bestias negras vendidos a los catalanes o a sus dirigentes. El oro ruso se transformó en el oro catalán.

Algunos padres, y sus bienaventurados hijos, dieron rienda suelta a cuanto llevaban dentro, y denunciaban a maestros y profesores por ponerles a sus hijos libros de lectura en catalán, y en obligarlos a hacer los exámenes en esta lengua. En vano argumentaban los profesores que, en casi todas las lenguas, se ha producido, en uno u otro momento, un proceso normalizador. En el caso del castellano o español, lo inició Alfonso X el sabio, yerno por cierto de Jaime I, y nadie se atrevió a decir nada. Ahora sin embargo, la tiranía de la democracia, todo el mundo se cree con derecho y obligación de dar su opinión. Y todo el mundo sabe distinguir esta lengua de la otra, lo que es una lengua y un dialecto... Su opinión, por supuesto, no tiene porqué estar pensada ni meditaba: basta y sobra con que esté en consonancia con lo que cree la inmensa mayoría, que, como es de sobras conocido, tiene grandes aficiones por los libros de filología. Más que por las novelas o los libros de historia. Fueron muchas las librerías en las que, en aquellos días, se agotaron los libros de dicha materia, de filología, claro. Una maravilla.

Al final, como siempre, se trataba de poner los medios para que medrara un grupo de personas, o partido político, de no estudiar otras, no leer nadie, y, eso es la democracia, escribir cada uno tal y como habla y le viene en gana. Cosa que es muy respetable, por supuesto. Que cada uno escriba como quiera y le apetezca; pero que deje a la filología y a la historia en paz. La estupidez no necesita de ninguna justificación. Y por ella misma ya es suficientemente ridícula. Nadie se leyó, por supuesto, a Joanot Martorell o a Ausiàs March. ¿Para qué?

Creo que fue Pier Paolo Pasolini quien dijo que con la televisión en sus manos no necesitaba un ejército permanente. Es verdad: cualquier tontería repetida por la televisión se reproduce hasta el infinito, como un enorme eco. Y hay una cierta complacencia en la gente en comulgar con lo que dice se vecino y el de más allá. E incluso en encontrarse con un enemigo común sobre el que descargar iras y frustraciones. Es patético ver a personas defender algo de lo que no saben ni la mitad de la mitad. La democracia, sin embargo, es un tiranía en el fondo, les ha hecho creer que todos somos iguales y todos sabemos de todo. Hasta de medicina si se tercia. No hay más que ver cómo algunas personas se intercambian medicamentos.

Yo, sinceramente, ni sé de medicina ni sé de fiestas. Y poco de historia; pero decir que el Descubrimiento de América, por mor de la independencia, fue un genocidio; y que Cataluña fue anexionada por Felipe V en la guerra de Sucesión me parece un poco fuera de lugar e inexacto. Ya sabemos que cuando se habla de períodos históricos se hace en términos generales; pero de verdad, en serio, ¿alguien se puede creer a estas alturas que en la Edad Media todos eran fervientes creyentes y católicos? Parece que es cierto que la historia la escribe quien la gana; pero a menudo, muy a menudo, se reescribe de forma no menos interesada por quienes no la ganaron. ¿Cómo saber la verdad? ¿Tal vez con estudio y dedicación? ¿Sine ira et studio? ¿Y cómo se consigue eso? ¿Reformando la educación? Llevamos ya tantas absurdas reformas del sistema educativo que no se nos ocurre otra cosa que traer a colación a un clásico: “No es la educación lo que hay que reformar, como creían los que acusaron y ejecutaron a Sócrates, sino que es el estado el que tiene que renovarse desde sus cimientos.”2

No se ha renovado. Ni se va a renovar, ni con independencia ni sin ella. Y si se tiene en cuenta, creo recordar que lo decía Tito Livio, o Maquiavelo, no sé, que el gobernado termina por parecerse al gobernando, tenemos ya la radiografía perfecta: a la demagogia de unos corresponde perfectamente la demagogia de otros. Y de acuerdo, visto así la fiesta de la Hispanidad no es para celebrar. ¿Celebramos entonces el día de la publicación de Don Quijote? ¿El de Tirant? ¿No querrá entonces cada pueblo celebrar el día de su celebridad nacional aunque este no hiciera nada de provecho? No sé, de verdad, porqué se habla de genocidio cuando se nombra a Hernán Cortés y no cuando se habla de Jaime I o de Julio César. Quizás porque en la Historia, como en los vinos, también cuentan los años. Es posible. Y el olvido. ¿Todos los catalanes eran partidarios del Archiduque Carlos y enemigos de Felipe V? ¿Y eran tan ingenuos los catalanes como para creer que este iba a actuar de forma distinta a como lo hizo Felipe V? Recordemos que buena parte de Cataluña estuvo del lado de Carlos V durante las guerras carlistas. Y este era más absolutista y cerrado que su felón hermano. Las Guerras Carlistas están más cercanas que la Guerra de Secesión. Y nadie las nombra. ¿Amnesia u olvido intencionado? Españolito que vienes al mundo...

Sean los catalanes todo lo independientes y libres que quieran y les de la gana; pero dejen la historia en paz. Para separarse de alguien no se necesita de ninguna justificación más o menos falsa o demagógica. Ni hace falta mentar a la suegra ni a los cuñados. Nadie está libre de pecado, y todos interpretamos las cosas según nuestros propios intereses.

Y aun así, y por más vueltas que le doy, sigo sin comprender muchas cosas, muchísimas. Tal vez por el lenguaje empleado o quizás por la actitud de algunas personas. No lo sé. Al final sólo me quedan varias y descorazonadoras conclusiones: Todo el significado del libro puede resumirse en cierto modo en lo siguiente: Todo aquello que puede ser dicho, puede decirse con claridad; y de lo que no se puede hablar, mejor es callarse3. No pierdo la fe, no obstante: seguiré leyendo y estudiando. Eso sí, me voy haciéndole caso a Séneca: en la medida de nuestras fuerzas alejémonos del terreno resbaladizo, porque en el seco tampoco nos mantenemos con mucha firmeza.4 Y sin firmeza, dudando, cayendo y levantándome, pienso que tal vez los romanos hicieran algo bueno por los iberos, como, tal vez, algunos españoles lo hicieron por algún que otro azteca. ¿O todo es maldad y mezquino interés? ¿De todos o de unos pocos?

1Pueden consultarse, con motivo de las entradas reales, entre otros eventos, en los diferentes Manuals de Consells del Archivo Municipal de Valencia.



2Werner Jaeger, Paideia, Fondo de Cultura Económica, Madrid, 1981, p. 546



3Ludwig Wittgenstein, Tractatus Logico-Philosophicus. Versión española de Enrique Tierno Galván. Alianza Univresidad, Madrid, 1973, p. 31



4Séneca, Epistolas morales a Lucilio, Traducción de Ismael Roca Meliá. Ed. Gredos, Madrid, 1989, volumen II, p. 363. Epístola 116





Etiquetas:   Nacionalismo

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
17272 publicaciones
4442 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora