Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Periodismo   ·   Innovación   ·   Lectura   ·   Lectores   ·   Libros   ·   Escritores   ·   Empresas   ·   Amor   ·   Filosofía



¿Cómo crear pensamiento positivo?


Inicio > Psicología
19/10/2012

1641 Visitas



 


Ayer bajé a pasear a la perra con la que comparto casa (decir mía sería demasiado). Normalmente la pasea mi hermano. Entre mi hermano y yo hay un abismo, pero nuestra principal diferencia es que él es orden y yo soy caos. Su ruta es siempre similar, mismo trayecto, misma velocidad, sin parar. Mi ruta no la reconozco ni yo mismo. La perra camina sobrexcitada cuando va conmigo, alterada, atenta a todo. Con mi hermano va rápido, muy rápido y ya sabe el lugar de hacer sus necesidades y los semáforos para parar.

 

Viene todo esto a una herramienta que suele recomendar habitualmente mi compañero Héctor. Pasear, recorrer lugares distintos a los habituales. Obviamente la opción de viajar a Groenlandia, a Burundi o a Marte nos ayudaría bastante más. Pero no parece habitual tener el tiempo y el dinero para ello. Así que recomienda pasear por barrios desconocidos, sentarse en una iglesia a meditar, en un parque a leer o en un bar a tomarse una cerveza. A veces se excede y recomienda asomarse a un abismo o salir hasta que amanezca. El objetivo de todo ello no es absurdo aunque ahora mismo lo pueda parecer. No se busca con ello ningún cambio espectacular. No creemos que en ese parque vayas a encontrar el billete de lotería premiado o un jeque te regale un chalet. El objetivo es simple. Es cambiar. Es iniciar el proceso de cambio. Abrirse a una disposición nueva. Aceptar que existen posibilidades diferentes a lo que hasta hoy habíamos creído. No es fácil, y desde luego, consiste en algo más complejo que pasear descalzo por la orilla a las 12 de la noche. Pero es un buen primer paso.

 

Einstein dijo: “Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo.” Y un día le leí a Javier Gómez que Hervé Mathoux (presentador francés) le explicó el motivo de querer cambiar siempre de entrenador: “A la gente le gustaría cambiar de casa, de coche y, a ser posible, de mujer. Por lo general, de lo único que pueden cambiar es de entrenador”. Lo que vengo a decir aquí es algo similar, ves cambiando pequeñas cosas para abrirte a los grandes cambios. Las decisiones sobre tu vida, te pertenecen.



Etiquetas:   Felicidad

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

1 comentario  Deja tu comentario


Aylen Martínez Hernández, Psicología Lo mejor de todo: Cambia pequeñas cosas para abrirte a los grandes cambios. Las decisiones sobre tu vida te pertenecen.

De acuerdo, incluso cuando nos enfrentamos a eventos fortuitos, inesperados, indeseados incluso y para nada decididos. Sí que podemos decidir cómo afrontarlos y eso es una muy buena noticia porque nos dice que podemos tener control incluso en el caos y que el manejo de nuestro timón en esta nuestra vida, podemos diseñarlo.

Saludos, quizás me leas alguna vez.




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
22574 publicaciones
5340 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora