Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Escritores   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Reseña   ·   Libros   ·   Novela   ·   Ciencias   ·   Cáncer   ·   Glifosato   ·   Investigación



15 seguidores

Adiós mi España querida


Inicio > Política Nacional
19/10/2012


1748 Visitas



Cómo cambian las cosas. O quizá no tanto. Decía la letra de la canción El emigrante, compuesta por Niño Ricardo y Juanito Valderrama: «Adiós mi España querida, dentro de mi alma te llevo metía; aunque soy un emigrante, jamás en la vida yo podre olvidarte». Y de esto hace ya más de cincuenta años. Pero la historia, cuando no se corrige, vuelve inexorablemente a repetirse cincuenta años después, España vuelve a convertirse tristemente en productor mundial de emigrantes, aunque „a diferencia de antaño„ ni la España es ya tan querida ni, en muchos casos, difícil de olvidar. Según los datos del Instituto Nacional de Estadística, INE, casi un millón de personas -927.890- emigraron de España entre enero de 2011 y septiembre de 2012. De ellos, 117.523 -un 12,6% del total- fueron españoles, aunque ese porcentaje, según parece, se va incrementando paulatinamente. En los primeros nueve meses de este año se fueron de España 54.912 españoles, un 21,6% más que en el mismo período del año anterior, cuando emigraron 45.161. En total, entre enero y septiembre de 2012 salieron del país 420.150 personas, de los que 365.238 fueron extranjeros, lo que supone 37.539 personas más que en el mismo periodo de 2011. Con estos datos, el saldo migratorio „la diferencia entre las personas que entran y las que se van„durante esos nueve meses ha sido negativa en 137.628 personas.


España, como en la década de los 50 y 60, vuelve a ser un foco de emigración, aunque, a diferencia de lo que sucedía por entonces, los que se van ahora son, por lo general, personas con una gran preparación profesional. Es decir, lo que se denomina mano de obra cualificada, que es precisamente lo que más necesita este país tan abarrotado de incultura. Esto hace que el drama de esta nueva ola de emigración sea aún mayor. Entre esos españoles que emigran (y otros muchos que lo tienen en la cabeza pero que no dan el salto) está la convicción de que en España se les trata injustamente. Y, viendo los sueldos que se pagan en este miserable país, tienen toda la razón.

La idea de que se vive mejor en cualquier otra parte de Europa que en España está calando entre la juventud. Y es que esos programas donde nos muestran la vida cotidiana en los distintos países del mundo nos han abierto los ojos. Gracias a esos programas, hemos comprobado que en muchos países de Europa los permisos de maternidad son casi de un año, cuando aquí nos vendían los cuatro meses como si fuésemos lo más avanzado de la progresía mundial. Gracias a esos programas hemos comprobado que en muchos países de Europa los hijos tienen los estudios universitarios gratis, piso incluido; que existen otras ofertas culturales y lúdicas para los jóvenes más allá del polígono y del botellón; que los sueldos son muy superiores que en nuestro país y que los impuestos que se pagan sirven para algo más que para engordar a la clase política y empresarial. Y, claro, con ejemplos así, uno se olvida de esa estúpida cantinela de que en España se vive de puta madre porque hay sol y playa.

Nuestra querida España, gracias o por culpa de esta crisis, ha regresado de nuevo a la cruda realidad. No estamos en la Champions League de nada. Nunca lo habíamos estado. Los piojos y los chinches de antaño nunca se habían ido.



Etiquetas:   Política   ·   Crisis Económica   ·   Migración

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

5 comentarios  Deja tu comentario


Irene Fernández Romacho, Documentalista ...regalado a ellos. Obtener mayoría absoluta (con un sistema electoral injusto) no es un cheque en blanco para hacer y deshacer a antojo. Es una gran responsabilidad, y estas "autoridades" ya han demostrado al respecto ser peor que patos al volante. Accidente seguro. Lo siento pero no estamos dispuestos a contribuir en nada que hagan estas autoridades.


Irene Fernández Romacho, Documentalista ¿"Contribuír a que las autoridades tomen los caminos correctos para enderezar la economía que en tan mal pié recibieron"? Eduardo: por algún motivo esa frase suya me suena muy muy mal.

Estas "autoridades" (y las anteriores, y las anteriores a las anteriores...) --recibieran lo que recibieran-- ya podían haber hecho muchas cosas para que "España pueda tomar el rumbo que se merece", entre ellas, no anteponer el pago de una deuda privada a las garantías sociales.

Visto lo visto, estas "autoridades" no nos sirven, no favorecen a la sociedad española en su conjunto sino a los pocos poderosos, y cada día que estén dirigiendo nuestras vidas será para llevarlas a un precipicio del que cada vez será más difícil salir.

Estas "autoridades" bien podrían arrancarse la peineta y la mantilla, recolocar en funciones públicas a los policías que, con sueldo público, les vigilan sus 800 m2 de vivienda y pescar el dinero que se esconde en fraudulentos y truculentos fondos privados para ponerlos al servicio de la Educación, la Sanidad, la Cultura, la Investigación y demás Asuntos Sociales, que son claves para que "España tome el rumbo que merece". De camino, se liberarían de una apestosa hipocresía.

Estas "autoridades" son empleados nuestros y no trabajan para nosotros. De un día para otro detienen y juzgan a quienes se manifiestan mientras dejan escapar por una escandalosa rendija a los "gordos" que evaden impuestos.

Estas "autoridades", en fin, están permitiendo --modificaciones de leyes en mano-- que cualquier gusano venga a engullirse una España agónica con la baba de la falsa generación de empleo y el dinero rápido y fácil. Están propiciando que las aves de rapiña se retuerzan de nervio ansioso ante las tajadas que van quedando libres.

Así que estas "autoridades" lo mejor que pueden hacer es la maleta e ir tomando puerta. La soberanía aún es del pueblo español, y el pueblo español --que se sepa-- no se la


Eduardo Tapia, Construcción Civil Lamentable situación sobre todo de aquellos que deben dejar su patria en busca de nuevos horizontes. No tan grave para aquellos que deben volver a sus países de orige ( 83% del total que han emigrado). Se debe tener la esperanza y sobretodo contribuír a que las autoridades tomen los caminos correctos para enderezar la economía que en tan mal pié recibieron y pueda tomar España el rumbo que merece.


Irene Fernández Romacho, Documentalista Pues no te lo vas a creer pero hoy me he despertado con la cantinela de "El emigrante" encaramada a mi nuca. Será que me quiero ir, aunque no sea de esos jóvenes, que no solo son mano de obra cualificada sino que, por desgracia, serán también mano de obra barata: a ver cuál de ellos --sin cargas familiares, con la preparación y la salud en una efervescente primavera y viendo el panorama de su país, que los expulsa-- se va resistir a aceptar un puesto de trabajo en lo que sea por el sueldo que sea.

Mientras aquí --moribundos, en las últimas, agonizando-- aceptaremos y aplaudiremos la llegada de cualquier gusano dispuesto a devorarnos concediéndonos a cambio un nuevo pero falso rescate o un Eurovegas cualquiera, que ingresará la baba del dinero fresco para los de siempre.

Ojalá seamos capaces de utilizar inteligentemente el poder que todavía nos otorga nuestra Carta Magna.

Muy bueno el artículo, y totalmente de acuerdo.

Irene


Eugenio García García, Ingeniero Soy hijo y nieto de Inmigrantes españoles nacido en Argentina y esta nueva realidad me duele en el alma. La pérdida de inteligencia que emigra junto a los más cualificados es quizás la mayor de las pérdidas, porque en ellos está la posibilidad de la salida de la crisis. Salida que por supuesto necesita de mucha inteligencia. Ansío que mi querida España -ya que tengo doble nacionalidad- retome el rumbo de crecimiento. Saludos. Eugenio.




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18176 publicaciones
4630 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora