Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Cultura   ·   Ética   ·   Moralidad   ·   Poesía   ·   Libros   ·   Novela   ·   Reseña



Prostitución: Dos textos, dos intenciones


Inicio > Ciudadanía
17/10/2012


2295 Visitas








Este ejercicio fue generado en la cátedra de Argumentación en Movimiento para la minimización de conflictos, dictada por el profesor Carlos Gutiérrez en la Escuela de Comunicación Social de la Universidad Central de Venezuela.

Se construyeron dos textos similares sobre el tema de la prostitución haciendo pequeños pero trascendentes cambios en la redacción para evidenciar el cambio de intencionalidad y su efecto en el lector.





:::: La planificación del texto ::::





Intencionalidad general

La sociedad en general y específicamente la venezolana ha tratado el tema de la prostitución con una doble moral. Mientras que legalmente la considera un delito, por otra parte se permite su realización controlando únicamente la salud de las trabajadoras sexuales.

El código penal venezolano establece una reducción en la pena a quien cause daño a una trabajadora sexual, lo que va en contradicción con la discriminación que promulga la constitución.

Por otra parte, a los venezolanos en nuestro proceso de socialización se nos forma con mensajes contradictorios acerca de este sector de la población que comercializa su cuerpo. 

Por un lado la religión católica, mayoritaria en el país, aunque ve la prostitución como un pecado establece que todos somos iguales ante los ojos de Dios. Por otro, desde nuestra casa se nos forma para despreciar a las personas que comercializan con el sexo.

El objetivo general del texto es transmitirle al lector los siguientes mensajes:



  • Desmontar la connotación del pecado que tiene la prostitución usando una cita del propio Jesús, en la que invita a no juzgar.
  • Recordar que la prostitución en sus inicios era visto como un acto religioso.
  • Mostrar a las trabajadoras sexuales como víctimas de sus circunstancias.
  • Mostrar otras acciones humanas que podrían catalogarse como de prostitución.
  • Culpabilizar al lector de la existencia de la prostitución.


Aunque en ambos textos se persigan los mismos objetivos, cada uno usará una estrategia diferente.





Esquema general

Las estrategias de maximización o minimización del conflicto se iniciarán desde el mismo título del texto y se desarrollarán a lo largo del mismo. Ambas redacciones utilizarán las mismas unidades de información colocadas en igual orden pero mostradas con una intencionalidad diferente con respecto al lector.







  • Título
  • Apelación al pensamiento de Jesús
  • Relativismo de la prostitución
  • Referencia a la película Malena
  • Otros tipos de prostitución
  • Justificación del escritor
  • Victimizar a las trabajadoras sexuales






  • :::: Texto 1 ::::





    A la prostituta que vive en ti

    @Joaquin_Pereira

    “El que esté libre de pecado que lance la primera piedra” (Jn 8, 7), dijo el hombre que separó la historia en antes y después de él. Y tú sigues usando la palabra “puta”, aún cuando regreses de comulgar el domingo.

    Evidentemente no debes saber que las primeras prostitutas fueron bailarinas del templo de Afrodita en Corinto, y la entrega por dinero un acto religioso. ¿Cómo podrías siquiera pensar en la posibilidad de que una mujer “de esas” esté más cerca de la divinidad que tú?

    Como sé que no te pondrás a buscar algún texto sobre este tema, te dejo una tarea más fácil: Cuando vayas a la tienda de videos alquila la película titulada Malena, protagonizada por la actriz Mónica Beluci; allí podrás ver como una sociedad hipócrita, aquella que Jesús llamó “sepulcros blanqueados”, puede llevar a una mujer a prostituirse como única opción disponible.

    Si después de verla sigues sintiéndote una persona superior o inmaculada, te conmino a que respondas las siguientes preguntas:

    ¿Es prostitución cuando una mujer finge un orgasmo con su esposo, para que la sigan llamando señora y por mantener a sus hijos?

    ¿Es prostitución trabajar con un “bozal de arepa” en una empresa que le hace algún daño a la sociedad?

    ¿Es prostitución no criticar al líder del partido sólo para recibir algún beneficio económico y mantener la supuesta unidad?

    ¿Es prostitución mantener relaciones sexuales con un profesor para aprobar una materia?

    ¿Puedes lanzar la primera piedra o más bien has sido también prostituta?

    Seguramente luego de leer estas líneas arremeterás en mi contra. No espero otra cosa. Lo único que te quedará es seguir la exhortación que el escritor mexicano Manuel Acuña les hace a personas como tú: “Allí está esa mujer que gime y sufre con el dolor inmenso con que gimen los que cruzan sin fe por la existencia. ¡Escúpela también! ¡Anda! No importa que tú hayas sido quien mató su creencia”.





    :::: Texto 2 ::::





    Las trabajadoras sexuales tienen DDHH

    @Joaquin_Pereira

     

    “El que esté libre de pecado que lance la primera piedra” (Jn 8, 7), dijo el hombre que separó la historia en antes y después de él. Jesús dijo esta frase para defender a una prostituta, convirtiéndose en uno de los primeros defensores de los derechos humanos de este sector.

    Es curioso ver cómo cambian nuestras percepciones a lo largo de la historia: Las primeras prostitutas fueron bailarinas del templo de Afrodita en Corinto, y la entrega por dinero un acto religioso. Es decir, este tipo de mujeres estaban más cerca de la divinidad que el común de los mortales. 

    Una película titulada Malena, protagonizada por la actriz Mónica Beluci puede hacernos reflexionar sobre las causas que lleva a una mujer a prostituirse, empujada a tomar esta decisión por la presión de una sociedad hipócrita; aquella que Jesús llamó “sepulcros blanqueados”.

    Luego de ver esta película deberíamos hacernos las siguientes preguntas:

    ¿Es prostitución cuando una mujer finge un orgasmo con su esposo, para que la sigan llamando señora y por mantener a sus hijos?

    ¿Es prostitución trabajar con un “bozal de arepa” en una empresa que le hace algún daño a la sociedad?

    ¿Es prostitución no criticar al líder del partido sólo para recibir algún beneficio económico y mantener la supuesta unidad?

    ¿Es prostitución mantener relaciones sexuales con un profesor para aprobar una materia?

    ¿Puedes lanzar la primera piedra o más bien has sido también prostituta?

    No es la intención de este texto justificar a quien decide vender su cuerpo por dinero. Lo único que deseo es plantear la discusión sobre el respeto que debe dárseles a las trabajadoras sexuales por el simple hecho de ser ciudadanas con los mismos derechos humanos de todas las personas.

    El escritor mexicano Manuel Acuña nos exhorta a reflexionar sobre nuestra actitud hacia este sector de la población: “Allí está esa mujer que gime y sufre con el dolor inmenso con que gimen los que cruzan sin fe por la existencia. ¡Escúpela también! ¡Anda! No importa que tú hayas sido quien mató su creencia”.





    Análisis de los textos

    Como se observó en la redacción de cada texto, la maximización del conflicto se basa principalmente en dirigir el mensaje directamente al lector mientras que la minimización hace referencia al tema e invita a todos a reflexionar sobre él.

    El texto de maximización del conflicto hace permanentemente suposiciones con respecto al lector presentándolo como un ser hipócrita, intransigente e ignorante. El texto de minimización del conflicto muestra a un lector más diverso, es decir, va dirigido tanto a sectores moderados como reaccionarios sobre el tema.

    En el primer texto el escritor aborda al lector tuteándolo, es decir, rompe con las distancias de manera violenta, suponiendo a éste en una posición de poder inferior. En el segundo se maneja la relación hacia el lector con mayor respeto, no abordándolo directamente.

    Mientras que en el texto de maximización del conflicto se insulta y se dictan órdenes al lector, en el segundo se utiliza la técnica de la cortesía para invitarlo a reflexionar sobre el tema.

    Es importante hacer notar el uso de actos de habla indirectos en el párrafo de las interrogaciones. El mensaje subyacente o implicatura es que el lector también se ha prostituido en alguna oportunidad.

    Hay que hacer notar que ambos textos usan la misma estrategia de desmontaje de los argumentos típicos que sobre la prostitución se tiene:

    Pecado – Facilismo – Únicamente sexual – Sin justificación.

    Finalmente, en el texto de minimización del conflicto se respeta la libertad del lector, es decir, su imagen negativa, pues sólo se le invita a reflexionar sobre el tema mas no se le conmina a cambiar de posición, a menos de forma directa.





    @Joaquin_Pereira





    Etiquetas:   Periodismo   ·   Derechos Humanos   ·   Prostitución

    Compartir
    Tu nombre:

    E-mail amigo:
    Enviar
    PDF

    0 comentarios  Deja tu comentario




    Los más leídos de los últimos 5 días

    Comienza
    a leer


    Un espacio que invita a la actualidad e información
     

    Publica tus artículos


    Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

    Una comunidad de expertos


    Rodéate de los mejores y comienza a influir
     

    Ayudamos a tu negocio


    El lugar y el momento adecuado donde debes estar
    Secciones
    18772 publicaciones
    4732 usuarios
    Columnas destacadas
    Los más leídos
    Mapa web
    Categorías
    Política
    Economía
    Sociedad
    Cultura
    Ciencia
    Tecnología
    Conócenos
    Quiénes somos
    Cómo publicar en Reeditor
    Contacto
    Síguenos


    reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora