Periodista venezolano: paria del pensamiento kantiano

El profesional del periodismo en la Venezuela actual casi inevitablemente entra en contradicción con los principios o máximas sobre el común entendimiento humano, establecidas por el filósofo alemán Inmmanuel Kant, considerado como el pensador más influyente de la era moderna.

 

.
En primer lugar Kant recomendó el “pensar por sí mismo”, lo cual choca comúnmente con la línea editorial que se le impone al periodista por parte del medio en que trabaja; sea esta imposición explícita o subrepticia. El periodista cada vez que va a cubrir una pauta construye el enfoque de la noticia teniendo en cuenta los intereses de su medio, porque sabe que si no cumple con estas directrices su trabajo no será publicado.

El segundo principio establece que se debe pensar poniéndose “en el lugar de cada uno de los otros”, es decir, tener un pensamiento amplio. En la Venezuela polarizada en que vivimos aún cada medio niega la existencia de un sector de la población, no de forma explícita sino al no cubrir de forma equilibrada sus opiniones.

Finalmente, el periodista que trabaja en un medio cuya línea editorial entra en contradicción con su visión del mundo, rompe con el tercer principio de Kant que recomienda “pensar siempre acorde consigo mismo”. El profesional de la comunicación debe soportar esta disonancia cognitiva para conservar su empleo, que cada vez se hace más inestable dada la alta competitividad de la profesión periodística y la poca seguridad que brinda el gremio.

El único camino que le queda al periodista venezolano es prepararse cada vez más, para poder manejar con mayor sutiliza el lenguaje y expresar su visión del mundo de una forma que no haga peligrar su puesto de trabajo. Las circunstancias nos exigen aumentar nuestra creatividad y profundidad para de esta manera hacer que el valor de nuestro nombre pese más que cualquier imposición editorial.

@Joaquin_Pereira

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales