Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Libros   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Reseña   ·   Periodismo   ·   Chile   ·   Poesía   ·   Novela   ·   Razonamiento   ·   Fondos de Pensiones



Las Nuevas Tablas de la Ley


Inicio > Filosofía
09/10/2012

1437 Visitas



En alguna ocasión hemos apuntado la idea de Benjamin de que el capitalismo funciona como una religión, la más dura y exigente que hay. Pues bien, hoy día es su máximo representante, el Neoliberalismo, el que se ha convertido en la religión por excelencia, sus seguidores forman prácticamente una secta, con sus ritos de iniciación y sus mitos de creación. Completan su fe con un credo compuesto de 10 mandamientos gravados a fuego en su interior y que pretenden esculpir con sangre en la sociedad.Desde que esta secta tomara las facultades de economía, acaparara los ministerios del ramo y fundara por doquier sus bussines school para extender su credo, el mundo no ha dejado de amoldarse a sus requerimientos, sea por las buenas o por las bravas. Cuando la persuasión no alcanzaba el objetivo, allí estaban los hombres de negro para hacer entrar en razones y si no se podía venían los de uniforme para, ya que no se podía salvar el cuerpo del desgraciado, salvar su alma, enviándolo directamente al purgatorio.


El Neoliberalismo es la ideología en estado puro de las élites gobernantes, y como tal ideología de la clase gozante es impuesta al resto de la sociedad por medio de la cultura, el arte o la religión. No hay que buscar, como hace Luckmann, una religión de la globalización en el consumismo, o en el fútbol, como Robertson, la religión de la globalización es el mismo Neoliberalismo. Se ha impuesto por encima del resto de religiones tradicionales, llegando a inocular su propio virus. En el cristianismo lo ha hecho con cierta facilidad, pues, siguiendo la teoría de Weber, el protestantismo nutre al espíritu del capitalismo. Según Weber, el capitalista cree, como un acto de fe, que el tiempo es dinero, que el crédito es dinero, que el dinero es fértil y productivo, y que la ganancia de dinero es la certificación de su salvación eterna. Dios, en su libérrima voluntad, ha decidido salvar a unos y condenar a otros. Los ricos son los que Dios había predestinado para la salvación; los pobres solo reciben las consecuencias de su fatal destino. Nada puede modificarse en la sociedad capitalista, todo es voluntad divina. El Neoliberalismo ha llevado esto al paroxismo, pero con un toque laicista. Donde el espíritu del capitalismo protestante habla de Voluntad Divina, el Neoliberalismo deja un lacónico: las cosas son así.



Esta religión, la más poderosa de todas, tiene sus ritos y sus mitos, pero también tiene, esculpidas en el LED de las múltiples pantallas que nos gobierna, unas Nuevas Tablas de la Ley que han sido dadas en el Mont Pelerin en 1947 a Herr Hayek y tras él, el pueblo elegido de los neoliberales ha cumplido su misión. Friedman en Chicago se encargó de extender la nueva fe por todo el mundo, con el apoyo de las fuerzas armadas de Estados Unidos y el dinero que fluía a raudales desde las grandes corporaciones. Estas Tablas reflejan un Decálogo sencillo y que cualquiera puede reconocer con suma facilidad:



1º. Las acciones del hombre, homo oeconomicus, están guiadas por la racionalidad egoísta.

2º. El egoísmo individual construye la sociedad libre.

3º. La sociedad no existe, es un mero agregado de individuos egoístas racionales.

4º. La sociedad es una lucha entre individuos.

5º. El Estado es malo por esencia.

6º. Para asegurar el máximo bienestar hay que impedir la intervención del Estado.

7º. El Mercado es Santo, es el garante de la libertad individual.

8º. El Mercado no necesita intervenciones externas, se autorregula y gestiona eficazmente.

9º. La especulación es el instrumento para castigar las ineficiencias y premiar la eficacia.

10º. Estos mandamientos deben universalizarse.



Estos diez mandamientos se resumen en dos: te amarás a ti mismo sobre todas las cosas y al enriquecimiento como a un dios.



Esta Nueva religión se ha impuesto de tal manera que los cerebros humanos han sido infectados, a lo Dawkins, por un virus exterminador de lo que de humano hay en el hombre: la gratuidad, la capacidad de sacrificio por los demás, la misericordia, la solidaridad y el amor, entendido como entrega incondicionada. La Nueva religión, el Neoliberalismo, ha venido a sustituir al resto de religiones o a engullirlas. Cualquier religión que quiera seguir existiendo en la globalización deberá asumir las nuevas Tablas de la Ley o prepararse a desaparecer. Claro que también nos queda la opción de la lucha y el martirio. A ver si somos capaces.

 



Etiquetas:   Política   ·   Filosofía   ·   Neoliberalismo

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18844 publicaciones
4744 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora