Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Libros   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Periodismo   ·   Poesía   ·   Lectura   ·   Italia    ·   Mundo   ·   España   ·   Cambio Climático



Denunciamos la duplicidad y triplicidad de funciones en Castilla y León.


Inicio > Política Nacional
08/10/2012


941 Visitas



Compruebo a diario que mi presidente y sus acólitos más cercanos confunden el concepto de austeridad. Al parecer, esa consiste en recortar lo que afecta a la ciudadanía y al contribuyente, pero no a los altos cargos, órganos y organismos. Por ejemplo: el ‘chiringuito’ de Herrera Campo, Juan Vicente, en el Palacio de Ntra. Sra. de la Asunción ni siquiera lo han tocado a pesar de la crisis. Ni Hugo Chávez llegó a actuar así cuando tomó posesión en Venezuela. ¡Se te ve el plumero, Juan Vicente! Lo vamos a demostrar un poco más adelante. 


No creo que Herrera Campo, mi presidente, llame austeridad al hecho de que no cobren retribuciones el 80% de los parlamentarios. Lo que no cuenta es que se reúnen una tarde de miércoles y una mañana de jueves, cuando lo hacen, para cobrar dos dietas diferentes, al ser días distintos. ¡Vaya cara más dura! ¿Y qué dice la presidenta de las Cortes de ese abuso desmedido? Hace unos días demostró un periodista del diario “El Norte de Castilla” que la malversación estaba instalada en las Cortes, mientras se siguiera haciendo esa ‘cochinada’, en tanto que la ciudadanía andaba a tres menos cuarto, aumentando el paro y cerrándose empresas a mayor velocidad y en mayor cantidad que en ninguna otra comunidad autónoma. Señor Herrera ¿quiere que sigamos hablando del gasto y del coste del mastodóntico edificio de las Cortes de Castilla y León? ¡Mejor no, sobre todo para no sacarle los colores!

Dice usted que desde 1987 tenemos una única Delegación Territorial en cada provincia. ¿Cuántas quiere tener? No se da cuenta que también sobra la que hay en cada provincia, incluso. Si queremos rentabilizar recursos, no podemos repetir organismos como ese tipo de delegaciones, dado el coste que suponen. Toda cuestión se puede canalizar a través de las subdelegaciones de Gobierno de la comunidad o incluso a través de las diputaciones y/o Ayuntamientos. Por lo que compruebo, y me avergüenza, cada quiosquero monta su ‘chiringuito’, aunque no haya cometidos rentables.

 Hable claro, señor Herrera, en cada provincia convergen una subdelegación del Gobierno central, una Delegación Territorial de la Junta, una Diputación,… ¿No le parece una traición al sentido común y un monumento al despilfarro? ¡Hágame caso en el desmonte de su discurso y habrá ahorrado a la Junta cerca de setecientos ochenta millones de euros, sin mermar la efectividad ni disminuir la eficacia de la gran mayoría de los servicios. ¿Cuánto han reducido en la dependencia? Señor Herrera: han reducido más que nadie.

  Ya sabemos que no se ha creado en Castilla y León una televisión autonómica, ni policía autonómica, ni representaciones de naturaleza política en el exterior. Pues es lo que faltaba. En esta comunidad sobra mucha duplicidad y triplicidad. De momento le voy a poner un ejemplo: la AEMET aporta el servicio necesario a la Junta y a toda la ciudadanía de Castilla y León; pues bien, resulta que la Junta de Castilla y León tiene su ‘chiringuito meteorológico’ que dice aportar (prometo que no aporta nada nuevo) datos y servicios, pero resulta que los datos se los compra a empresas privadas que ‘beben’ de la AEMET, antes INM, cuando la propia Junta de Castilla y León puede pedir esos datos de forma gratuita a la propia Agencia Estatal de Meteorología. Señor Herrera, ¿no es ese otro despilfarro inútil y oculto? Cuando guste, le reto a encontrar (quienes lo hemos trabajado, ya los hemos encontrado) despilfarros en su comunidad, que es la mía. Le aseguro que son muchos y muy graves. Por cierto, ahora no me estoy refiriendo a la variante de Guardo (no intente jugar al escondite).

Dice usted, además, que “a partir del 1 de enero de 2013 los trabajadores de la Delegación en Bruselas se incorporarán a la embajada española de la REPER”. Eso debió hacerse hace tiempo. Usted y su ‘ejército de acólitos’ iban en la misma dirección que otras comunidades. No han montado embajadas de la comunidad porque no se han atrevido. Y no me diga por eso que “nuestro sector público es de los más reducidos de España, con sólo 38 entidades sobre las que tenemos pleno poder de decisión”. ¡Hasta ahí podíamos llegar! ¡Ya está bien de insensateces! ¡Hábleme del EXCAL, por favor!  ¿Qué ha aportado el EXCAL a nuestras exportaciones y a los acuerdos comerciales con el exterior? Me lo cuenta o prefiere que se lo cuente yo. Piense que si lo cuento yo, pueden salir a relucir cuestiones que usted desconoce a día de hoy y que le ocultan sus cercanos ‘acólitos’.

 Hace tiempo le pedí, y aún no me ha respondido, que era el momento de eliminar inservibles instituciones, por repetitivas e innecesarias. ¿Quiere que se las enumere otra vez? Pues mire usted: el CES, el Procurador del Común, el Consejo de Cuentas, el Consejo Escolar de la Castilla y León, el Consejo Consultivo y numerosos observatorios que ni han dado la talla unos ni aportan nada otros. Es tal la cantidad de ellos que invito a los lectores a conocerlos por internet. 

Cuando he leído en el BOCyL que la Junta tiene un plan de racionalización del gasto corriente, lo primero que he hecho ha sido meterme la mano en bolsillo por miedo, preocupación y angustia. Sigo pensando que las autonomías sí son el problema pero no forman parte de la solución, excepto si nos planteamos la revisión constitucional para desmontar este desaguisado de tropelías, injerencias, malgasto y pretensión de querer ser Estado. Ni en esto último han sabido ser originales. ¿Por qué ese afán de imitar a ‘papá’ Estado? Bien es verdad que hay soluciones más sencillas: devolver competencias de envergadura como Sanidad, Educación y Servicios sociales, además de las de Justicia quienes las tengan.

Señor Herrera Campo, presidente de la Junta de Castilla y León: es el momento de reducir gastos inútiles que abundan en Castilla y León, pero sin tocar la Sanidad ni la Educación ni los Servicios sociales. Si consigue eso habrá sabido mantener los servicios públicos fundamentales. Todo lo demás se puede rebajar, posponer o retocar. Hasta el momento no han sabido preservar la Educación ni tampoco la Sanidad. Con los recortes sociales han hecho un verdadero estropicio. Los últimos informes y evaluaciones conocidas dicen que mi comunidad se muere y que está próximo el momento de apagar la luz y cerrar la puerta. Dicen, también, que lleva años en el más puro inmovilismo, donde destacar el éxodo hacia otras comunidades. Pero lo más duro es que les acusan a ustedes de no saber gestionar y de maltratar todo aquello que desconocen. Doy fe.

Jesús Salamanca Alonso



Etiquetas:   Castilla y León

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
19284 publicaciones
4837 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora