Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Escritores   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Reseña   ·   Libros   ·   Novela   ·   Cambio Climático   ·   Contaminación   ·   Derecho Penal   ·   Derecho



15 seguidores

Precipicios Generales 2013


Inicio > Política Nacional
07/10/2012

1305 Visitas



Después de la presentación de los anoréxicos y poco esperanzadores Presupuestos Generales del Estado para 2013, el mundo entero está ahora pendiente de cuándo pedirá España el rescate. Unos apostaban por este mes de septiembre que ya ha concluido. Otros apuestan por la primera quincena de octubre. Otros, por la segunda quincena. Pero todos, sin excepción, tienen claro que –más tarde o más temprano- España pedirá el rescate. La prensa internacional presenta a nuestro país como un rincón gris en el mundo donde la pobreza aparece reflejada en cada contenedor. Los mercados financieros castigan o premian a nuestra bolsa y a nuestra prima de riesgo según las noticias se aproximen más a la petición de un rescate cercano o se alejen de ella. En definitiva; la pistola de la ruleta rusa empuñada por los especuladores de siempre apunta de nuevo a nuestras mileuristas cabezas.


España es pobre. Es un hecho que no podemos negar. Somos pobres económicamente y, también, pobres de espíritu. Solo nos levantamos del sofá para coger una cerveza de la nevera o para festejar un gol de España. Pero nuestra pobreza no es actual; ya éramos pobres hace muchos años, solo que por entonces una parte importante de la población vivía del estado a través de las distintas ayudas y otros vivían de lo que robaban directamente del estado. Y así, nadie lo notaba. Ahora, sin embargo, somos más pobres porque gobierna el PP –ser pobre con el PP no es lo mismo que ser pobre con el PSOE- y porque, para nuestra vergüenza, salimos en el New York Times. Y por culpa de esa pobreza ya pública y manifiesta, los organismos internacionales –repletos de esperpénticos desgobernadores- le exigen a nuestro desgobierno que solicite cuanto antes el dichoso rescate. Y nuestro presidente, que no tiene el arrojo de Monti ni la capacidad de Angela Merkel, acabará cediendo una vez más en vez de arrastrar a toda Europa al lodo al que nosotros nos encaminamos.

Como español, uno siente vergüenza de que su propio país aparezca en la lista de los países europeos peor gestionados, con más paro, con los sueldos más bajos, con peor nivel educativo y, encima, rescatado económicamente. Mucho más cuando, en caso de haber existido una buena gestión, habría dinero más que suficiente para salir de este hoyo. Porque, además, pedir un rescate es como firmar una sentencia de muerte. Nadie en su sano juicio puede creer que la situación económica del país mejorará al pedir el rescate a una Europa desunida en la que cada cual está pendiente de sus propios intereses. Es materialmente imposible que una crisis, una recesión, se solucione subiendo impuestos, bajando sueldos, aumentando y fomentando el número de despidos o rebajando los salarios. Ningún país rescatado ha mejorado después del rescate. Solo los bancos y las grandes fortunas han salido beneficiados. Por eso, cuando nuestros políticos nacionales e internacionales adoptan y defienden con una sobriedad tan excesiva esas medidas de austeridad, a uno solo le cabe plantearse dos opciones; o son unos verdaderos inconscientes o son unos conscientes lacayos de los que en verdad nos gobiernan. 



Etiquetas:   Crisis Económica   ·   Rescate Financiero

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

1 comentario  Deja tu comentario


Irene Fernández Romacho, Documentalista No son inconscientes. Son lacayos, pero de los peores porque han perdido todos los escrúpulos. La queja está generalizada, el "no se puede hacer nada" o "ya cambiarán las cosas" también está generalizado. Es hora de instalarse en el tercer paso: "hay que hacer algo". Porque, por naturaleza, no vamos a aguantar mucho tiempo así. El inminente rescate bajará a mucha gente a la planta baja, y nos tiene que pillar organizados, si no queremos revivir sangres pasadas. Hay un montón de iniciativas que deberán converger. Ojalá. No nos sirven ya los partidos políticos: han demostrado con demasiadas evidencias que ninguno es capaz de aceptar la soberanía del pueblo. Utilicémosla antes de que le peguen otro cambiazo a nuestra Carta Magna. Hay muchas iniciativas, hay quienes ya se han puesto a trabajar. Algunos andamos por el Frente Cívico: http://fcsm.virtualpol.com/ y http://www.facebook.com/FrenteSomosMayoria?ref=ts




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18164 publicaciones
4629 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora