Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Lectores   ·   Periodismo   ·   Psicoanálisis   ·   Tratamiento Psicológico   ·   Psiquiatría   ·   Psicopatología   ·   Psicología   ·   Trastorno de Personalidad   ·   Psicoterapia   ·   Escritores



La crisis económica que va a durar al menos una decada


Inicio > Economía
05/10/2012

1950 Visitas



Confesiones. 






Según la opinión del economista jefe del Fondo Monetario Internacional, Oliver Blanchard, la economía mundial necesitara por lo menos diez años para salir de la actual crisis financiera.

Entre otros puntos el experto señalo que Alemania tendría que someterse a una mayor inflación y fortalecer su poder adquisitivo, así mismo que los Estados Unidos y Japón enfrentan a su vez una encrucijada fiscal que no será fácil resolver, al menos en ese periodo.

Ahora bien, la duración de esta crisis se ha prolongado en el combate al déficit de la gran mayoría de los países de la zona euro, se intenta mantener una inflación no mayor al dos por ciento en lo general, de tal suerte que quien tendría que elevar su propia inflación es Alemania.

Aumentar deliberadamente la inflación germana, dadas sus características se convierte pues en una condición necesaria para lograr los equilibrios y ajustar la disparidad que existe entre los integrantes de la región.

Alemania registra el mayor superávit del planeta, de aproximadamente entre ciento sesenta y ciento setenta mil millones de euros, lo que va a incrementar aún más el desequilibrio mundial, dato que ya habíamos advertido anteriormente en este espacio.

En términos generales y retomando lo dicho por Blanchard, que según nuestra opinión es la clave del fondo del asunto, la reducción de la deuda es fundamental, pero sin que esto implique frenar el crecimiento.

Inducir la lentitud del mercado estimula la incertidumbre, de otra forma acelerarlo es irresponsable, porque si bien es cierto que cada país obedece a ciertas características, la crisis se provoco en un gasto publico desenfrenado, muy superior al ingreso, en la mayoría de los países.

No hay mejor ejemplo para entender lo que está sucediendo que el caso español, que después de vivir materialmente una fiesta de gastos y excesos públicos, junto a una desmedida corrupción, hoy está atravesando la peor de las crisis de la que se tenga memoria.

El despilfarro de los dos anteriores gobiernos españoles, provoco de entrada un aumento gigantesco del aparato público, que de alguna manera se convirtió en el principal empleador, una agencia de colocaciones de los partidos políticos, todos cómplices de esta dinámica.

La efusividad en el gasto también contagio a la banca privada, que hoy necesita al menos de sesenta mil millones de euros para ser rescatada, de los cien mil aprobados por la comunidad europea.

Estamos hablando que alrededor del once por ciento del producto interno bruto en España, se destina a mantener cuatro mil empresas públicas, con más de medio millón de empleados, en su mayoría provenientes de compromisos con los partidos políticos.

En ellas no hay ni controles ni fiscalización, lo que sí hay son excesos, como los treinta mil vehículos oficiales que están asignados a los funcionarios del gobierno y estas paraestatales.

España se viene conduciendo en una espiral, gastaba el doble de lo que percibía y eso fue lo que provoco que su déficit llegara al ocho por ciento del PIB a principios de este año.

Si bien este mismo ahora se ha logrado reducir a un cuatro punto sesenta y dos por ciento, todavía está un digito arriba de lo que significa el compromiso con la comunidad europea, que oscila en el tres punto cinco, lejos de la meta impuesta y considerada ideal de un dos por ciento.

Entretanto el gobierno de Mariano Rajoy se resiste a recurrir al rescate, pero no podrá aguantar mucho más tiempo sin hacerlo, los ajustes y recortes implantados por su administración están llevando a España al borde del estallido social.

No se trata solamente de una inconformidad planteada en la comparación de los beneficios que la sociedad tenía hasta hace poco, se trata simple y llanamente de que estas medidas están dejando sin empleo a una enorme cantidad de españoles.

Porque evidentemente una de las formulas utilizadas por el gobierno español es recortar empleados públicos, independientemente de los ajustes en el gasto en diversas áreas.

Rajoy implemento por la emergencia, una reforma laboral muy parecida a la que se discute en nuestro país, naturalmente en tanto no se sientan los efectos de las medidas de contención financiera, está resultando contradictoria ya que no favorece la contratación.

Ahora bien, esta crisis adicionalmente está planteado la necesidad de una profunda transformación del estado español, hace dos días a convocatoria de Rajoy, se reunieron todos los presidentes de los gobiernos autonómicos, es decir lo que para nosotros serian los gobernadores de los estados, para hacer un frente común en materia de reducción del déficit.

Además de buscar el acuerdo, la cumbre sirvió para ofrecer una imagen de unidad a los mercados y la comunidad europea, sin embargo esto no limita los desacuerdos internos.

Porque uno de los problemas más grandes por los que atraviesa España, está en el modelo constitucional actual, los presidentes autonómicos se quejan del centralismo, la disparidad en la asignación de recursos a las comunidades y el que las más ricas tengan que subsidiar a las más pobres.

La relatoría de esta reunión, por momentos me pareció algo muy similar a las de la CONAGO en México, donde lo que se pone en entredicho es la viabilidad del pacto federal.

Tuve oportunidad de seguir una por demás extensa entrevista de la televisión española al Presidente de la Comunidad de Baleares, José Ramón Bauza, que me pareció muy indicativa de la situación.

Bauza critico la asignación de recursos y el diseño del presupuesto, que de entrada es muy injusto, toda vez que su comunidad es una de las que subsidian a las más pobres y a pesar de de su gran capacidad de recaudación, en contraste es muy poco lo que recibe.

Hay que decir que Bauza, compañero de partido del Presidente Rajoy, logro disminuir el déficit de su autonomía del dos por ciento al cero punto cinco, claro gracias a una disminución de personal público y el cierre de empresas paraestatales, pero sobre todo a no gastar más de lo que se ingresa.

Las similitudes con nuestro país son muchas, esencialmente las que se traducen en la relación entre el gobierno federal y los estados, como sucedió en su momento en nuestro país, también a una política desenfrenada de gasto, muy superior a los ingresos, que sin duda buscaba fomentar la idea de la abundancia y el clientelismo político con miras electorales.

Si bien es cierto que esta situación no es exclusiva de España, como apuntábamos, el ejemplo sirve para dimensionar las causas de la crisis, cuya profundidad aun y tomando las medidas correctas, necesitara de un largo tiempo para poder resolverse.

De cualquier forma, la situación europea, particularmente la española como referente, tendrán que ser parámetros obligados para el desarrollo del diseño de las políticas públicas en México.

La aparente estabilidad de la que gozamos, en un cálculo de crecimiento del tres punto cinco por cierto, no puede representar un escudo inviolable ante los efectos mundiales, mucho menos con el pronóstico de su duración.

Ni siquiera las millonarias reservas con las que contamos, toda vez que la coyuntura internacional en su contracción influirá en ese porcentaje, que no depende exclusivamente de nuestro comportamiento interno.

Sin duda los próximos diez años tendrán que ser tiempos de austeridad y control, de certidumbre y sobre todo asertividad, porque tampoco se trata solamente de sobrevivir al embate de la crisis, es imponderable plantear un esquema para el desarrollo.

El estado tiene que re direccionar su gasto, hacerlo más eficiente pero sobre todo productivo, la política fiscal tiene enormes deficiencias que limitan la capacidad de obtener una mejor tributación y finalmente la banca privada, no otorga créditos al sector productivo y la banca de desarrollo, es materialmente inoperante.

Esos deberán ser los retos que habrá de enfrentar la nueva administración federal, sin caer en las tentaciones del populismo tan estimulante electoralmente, como irresponsable, precisamente como sucede en Europa y muy lamentablemente en España.  

 

guillermovazquez991@msn.com

twitter@vazquezhandall



Etiquetas:   Economía   ·   Crisis Económica   ·   Política Fiscal

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

1 comentario  Deja tu comentario


Eduardo Tapia, Construcción Civil Después de leer esta columna y considerar todos los comentarios internacionales sobre economía afectadas por esta profunda crisis mundial, provocadas entre otros por gobiernos que gastaban mas que lo que producían, Chile parece un oasís en este desierto de economías tan complicadas. También es increible que en nuestro propio país no se reconozca el trabajo del gobierno del Presidente Piñeira en mantener una economía sana, creando empleos, mejorando en forma paulatina los sueldos de la masa laboral, con una tasa de desempleo bajísima, con una tasa de crecimiento de un 6,2% anual cuando la mayoria de los paises reflejan tasas negativas, raro fenómeno.




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18754 publicaciones
4729 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora