Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Coronavirus   ·   Pandemia   ·   Estados Unidos   ·   Poesía   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Reseña   ·   Escritores   ·   Paz Social   ·   Lectura



Austria, turismo, riqueza y oportunidades


Inicio > Economía
02/10/2012


2376 Visitas



Pequeño, mediterráneo y notablemente rico. Austria es un país curioso que ha formado parte de grandes imperios y que también ha sido víctima de ocupaciones externas. Pese a poseer un territorio no muy extenso frente a países grandes como Alemania e Italia, Austria es una de las naciones más ricas del mundo, con un ingreso per cápita superior a los 45 mil dólares, con una economía social de mercado que ha equilibrado la relación entre la riqueza y los beneficios sociales, y con uno de los índices de desarrollo humano más elevados a nivel mundial.


La economía austriaca ha sido marcada por una fuerte dependencia del mercado alemán, pero en los últimos años ha venido diversificando sus mercados de exportaciones y ampliando sus relaciones comerciales, fundamentalmente gracias a su incorporación a la Unión Europea. Con un sector de servicios muy desarrollado, una fuerte industrialización y un posicionamiento comercial estratégico, los austriacos han generado fuentes de ingresos estables que han permeado hacia los diferentes estratos sociales, al igual que el trabajo es accesible a la gente, por lo que generalmente las tasas de desempleo son más bajas que en muchos países europeos. Además, algo importante es que a diferencia de naciones poderosas que generan mucha riqueza pero mantienen a los trabajadores en condiciones precarias, en Austria los trabajadores cuentan con beneficios sociales, prestaciones, buenos salarios y condiciones de trabajo que favorecen el buen desempeño, como el establecimiento de las 40 horas semanales.

Hay varios factores que contribuyen a que la riqueza sea distribuida en forma más equitativa que en muchas naciones. Uno de ellos es el nivel educativo de la gente, que hace que haya un equilibrio a la hora de tener oportunidades de empleo y de crecimiento. De acuerdo a los datos del Ministerio Federal para la Educación, las Artes y la Cultura de Austria, el 78% de la población rebasa el promedio de escolarización obligatoria que establece la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). De esta manera, aseguran que la mayoría de su población estudiará por lo menos durante 11 años y que un porcentaje elevado llegará a las universidades y egresará con un título profesional que le abra las puertas al mercado laboral. Invierten mucho en la educación, se preocupan por la investigación y la innovación, y están pendientes de mejorar su competitividad.

Otro factor importante es el turismo, que representa más del 10% del Producto Interno Bruto (PIB) del país. Lo curioso aquí son las formas del turismo que han sabido promover: desde el turismo de invierno, hasta el de eventos y el rural. Un invierno a gusto, una convención o congreso, o la comodidad de un hotel en el campo: estos son los atractivos que hacen que millones de turistas lleguen a este país dispuestos de repartir su riqueza y beneficiar a diferentes sectores de la sociedad.

Al igual que países como Suiza, Austria demuestra que poseer un territorio pequeño y ser mediterráneo no son impedimentos para lograr progreso, desarrollo y prosperidad para la gente. Y nos da pistas para pensar en nuestra realidad paraguaya con miras a planificar lo que podemos hacer para minimizar los escandalosos niveles de pobreza y exclusión que tenemos. Se debe hacer una oportunidad de lo que poseemos: aprovechar la situación geográfica para posicionarnos con más fuerza en el flujo comercial, promover el turismo a partir de las bondades de la naturaleza y de los eventos que pueden concentrar la atención de los países de la región. No sería mala idea promover el turismo rural en la región chaqueña, a donde los europeos vendrían gustosos a disfrutar de un ambiente natural que desconocen.

Un país pequeño como Paraguay necesita ser muy original, creativo y competitivo si quiere sobrevivir dignamente en medio de economías más grandes que oprimen y limitan. Y no basta con generar fuentes de crecimiento económico, porque el resultado ya lo conocemos: enriquecimiento de pocos y marginación para muchos. Hay que trabajar las bases para que además de hacer riqueza, la distribuyamos mejor. Y eso sólo se logra mejorando el alcance y la calidad de la educación de la gente. Empecemos por ahí.



Etiquetas:   Economía   ·   Políticas Públicas

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
20146 publicaciones
5042 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora