Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Dirección de Empresas   ·   Liderazgo   ·   Cultura   ·   Hipocresía   ·   Facebook   ·   Instagram   ·   Twitter   ·   Adolescentes   ·   Redes Sociales   ·   Música



Chilenos (des)confiados. Sobre la confianza.


Inicio > Ciudadanía
20/09/2012

1028 Visitas



¿Es usted confiado? ¿Cuántas cerraduras debe abrir antes de entrara a su casa? El tema de las “confianzas públicas” se instaló en la mesa de discusión y no se despachará tan rápido como pensamos. Yo mismo he escrito sobre el punto varias veces y compruebo siempre de nuevo lo recelosos y desconfiados que somos. Se comprende: uno de cada 3 chilenos ha sufrido alguna suerte de asalto, hurto o robo. Heridas de difícil sanación. A esto hay que sumar las decepciones laborales, familiares, amorosas. La sensación de haber sido “traicionado” por algún amigo, pololo o esposo, es alta en nuestro país. Muchos cargan “heridas de guerra” en esto de las confianzas. Y son de las que cuestan sanar. Por lo mismo sugiero una “terapia colectiva”; un esfuerzo mancomunado para restablecer confianzas y construir sobre ellas.


No hay convivencia posible sin un mínimo de confianza pública. El recelo perpetuo no solo no es humano, sino que nos condena a la muerte. No se vive sanamente desconfiando de todo y todos.

Lo dijo Mons.Ezzati en la homilía del Tedeum pasado: “Cuando en lugar de la confianza se crea un clima o entra el virus de la desconfianza, no es posible el proyecto de ese país que uno sueña. Sin confianza no hay futuro, acuerdos, pactos; no hay posibilidad de educación, posibilidad de creer en la otra persona; al contrario, comienza a imperar esa antigua filosofía que veía un lobo en el hombre para otros hombres”.

La confianza se debe cultivar conscientemente. El primer paso lo tiene que dar uno mismo. Luego, esperar que el otro lo dé. Supone asumir y tragarse decepciones. Pero no hay que tirar la toalla. Volver a confiar siempre.

No solo confiar, sino que predicar la confianza en el otro. Lamento la mala fama con la que se ha enlodado el servicio público, a los políticos, el parlamento. Tenemos una democracia imperfecta, es cierto. Pero es tarea de todos el perfeccionarla. Es fácil enlodar y decir que el parlamento “no sirve para nada”, como lo dijo una dirigente estudiantil por ahí. Una pena. Las palabras despectivas solo hablan de lo que se lleva en el corazón. Cuando abunda el recelo, la desidia y afán despectivo, no se construye. Destruir es fácil.



P.Hugo Tagle

twitter: @hugotagle



http://padrehugotagle.blogspot.com/2012/09/chilenos-desconfiados-sobre-las.html



Etiquetas:   Sociedad   ·   Crisis Humanitaria

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18302 publicaciones
4646 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora