Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Pandemia   ·   Coronavirus   ·   Estados Unidos   ·   Poesía   ·   Reseña   ·   Paz Social   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Colombia   ·   Escritores



Algo sobre Sexualidad siempre viene bien


Inicio > Psicología
20/09/2012

1948 Visitas



La sexualidad es esa eterna desconocida que todos llevamos inherentes a nuestra condición de seres humanos sexuados, por naturaleza. Reprimida, menospreciada, diabolizada pero también estereotipada y mitificada; y siempre por presiones y conceptos aprendidos social y culturalmente.Con este pequeño escrito pretendo que nos acerquemos a algunas cuestiones interesantes, por ejemplo: ¿Es lo mismo sexo que sexualidad? Si, No, ¿Cuál es la diferencia? ¿Cómo mantenernos y enriquecernos sexualmente cuando no tenemos pareja?


Es preciso, primero que todo, establecer criterios diferenciadores entre Sexo, Sexualidad y Genitalidad.

Sexo

Condición orgánica que distingue el macho de la hembra en los organismos heterogaméticos.

Conjunto de los órganos sexuales masculinos o femeninos, internos y externos.

Genitalidad

Relativo al sexo y al aparato reproductor del ser humano y de los animales.

Sexualidad

Es un elemento básico de la personalidad; un modo propio de ser, de manifestarse, de comunicarse con los otros, de sentir, expresar y vivir el amor humano.

La sexualidad lo invade todo: la psicología, las relaciones humanas, nuestra personalidad. Matiza el modo de entenderse y de entender la realidad. Toda actividad, toda conducta, todo sentimiento y emoción queda impregnada por la sexualidad.

Toca lo íntimo de cada persona y cada una tiene diferentes imaginarios, imágenes y fantasías acerca de qué es.

De ella no se habla lícitamente, está prohibido hablar de ella (de la sexualidad) con la naturalidad con la que solemos hablar de otros temas; pero se le nombra al prohibirla. Se sabe que está en la vida de cada uno.

La sexualidadestá en las sensaciones corporales, en lo que perciben los órganos de los sentidos y reportan al cerebro como placer o displacer. Sexualidad son sensualidades e intimidades, sensaciones que vienen de lo más interno de cada uno, que es posible compartir con uno o unos, en un juego de ida y vuelta continuo, pero que se vive y se disfruta desde uno mismo.

La sexualidad es algo espontáneo, surge en y de cada uno, no sólo es el acto sexual genital; se vive en todas las sensaciones cotidianas, roces, tocamientos, abrazos, besos, en fin en todos los contactos humanos. Empieza con el acompañamiento de uno mismo con las sensaciones de su cuerpo y llega hasta el acto de compartirlas en un espacio de confianza, seguridad y contención con quien uno elige. Sexualidad es desde tomarse de las manos o llorar en compañía de otro, hasta la confianza de lanzar un grito jubiloso -que será bien recibido- con un orgasmo.

Ejercer la sexualidad con otro es –creo yo- recorrer y reconocer cada centímetro de piel, los olores, los sabores, las sensaciones, gestos, sonidos y reacciones del compañero en un acto que en sí mismo es amoroso, cada vez singular, cada vez disfrutable de una manera diferente y que nos lleva a reconocer la historia del compañero marcada e inscrita en su cuerpo. Va acompañada de palabras que le otorgan un sentido, pero puede ir en silencio cargada de emociones que se comparten íntimamente.

Sexo y sexualidad son dos experiencias humanas necesarias para el bienestar psíquico y corporal, no son lo mismo, más bien el sexo es una parte de la sexualidad.

Pero, ¿qué sucede cuando las personas durante mucho o poco tiempo nos encontramos en situación single? Ya sabemos que seguimos siendo seres sexuados ya que se trata de una facultad intrínseca al ser humano. Ya sabemos, además, que la sexualidad surge en y de cada uno de nosotros y empieza con el acompañamiento de uno mismo y con las sensaciones propias de nuestro cuerpo. Esto quiere decir entonces que podemos vivir, disfrutar y enriquecer nuestra sexualidad cuando no tenemos pareja. ¿Cómo?

La respuesta, en mi opinión, se encuentra en el autocuidado y en las prácticas sexuales en solitario: la masturbación.

Potenciar todo aquello que es agradable a nuestros sentidos, olores, colores, sabores, masajes corporales, baños relajantes, cremas estimulantes, música que acompañe estas prácticas. Momentos sólo para uno mismo, para encontrarnos en la intimidad con nuestro cuerpo, nuestra mente y con nuestra sexualidad, nos aseguran seguir disfrutando sexualmente sin la presencia del otro. Pero no sólo esto, sino que se convierten en una práctica que nos ayuda a conocernos más y mejor, a saber lo que nos gusta y cómo nos gusta, a tener un mayor manejo y un mejor control de nuestro cuerpo y nuestros sentidos y esto lo podremos aprovechar mejor cuando compartamos nuestra sexualidad con otra persona.

Además me gustaría destacar la importancia de la masturbación tanto en hombres como en mujeres. Una práctica que ha sido tabú durante muchísimo tiempo y que sigue siéndolo, aún en nuestros días, quizás de distinta manera pero aún estereotipada. Mucho se les advirtió a los hombres de que se les podría caer el pene o gastársele el semen, también de la posibilidad de que le saliesen granos en la cara. Cuántas veces las madres alteradas no han tocado la puerta del baño o de la habitación de su hijo, preguntando sobresaltadas, ¿qué haces, por qué tardas tanto? Tengamos en cuenta entonces el hecho de que, incluso sin declararlo abiertamente, estamos transmitiendo el mensaje de ¡Cuidado, no es buena la masturbación!

Para las mujeres, la sexualidad ha sido una eterna negada y aunque sin duda, mucho han cambiado las cosas, sobre todo en determinados países y culturas del mundo, sigue siendo un motivo de juicio social para no pocos. Quién puede negar que continuamos juzgando de distinta manera a un hombre que mantiene muchas relaciones sexuales y con varias mujeres (siendo él un cabroncete o golfo pero en el mejor sentido del término, convirtiéndole incluso en alguien experimentado y divertido) y a una mujer, que haciendo lo mismo es directamente considerada puta, ligera, pendón, mujer que no inspira confianza.

La masturbación entonces, una eterna negada también a la mujer, que con esta práctica tomaría el control de sí misma, de su cuerpo y de su placer.

Pero en realidad la masturbación es una práctica más, viable, sana. Una forma de autoestimulación que se convierte en una potente herramienta tanto en pareja como en situación single y que además de proporcionar placer nos ayuda en el conocimiento de nosotros mismos.

Por último, me gustaría destacar la importancia de explorar objetos y juguetes eróticos que contribuyen con el enriquecimiento de nuestra sexualidad. Los vibradores, las bolas chinas, diversos tipos de lubricantes, la lencería erótica incluso para probarla sólo enseñándonosla a nosotras mismas, las películas eróticas quizás mejor que las pornográficas que se limitan a la práctica coital sin dejar espacio a la imaginación, los relatos eróticos y tantas opciones como existan a nuestras disposición en las tiendas especializadas (Sex Shop) que a día de hoy podemos encontrar, son sin duda, alternativas que debemos evaluar para vivir nuestra sexualidad, también de manera individual.

Para terminar me gustaría compartir algunos datos curiosos sobre sexo y sexualidad:

  • El corazón puede llegar a 180 pulsaciones por minutos durante un orgasmo.

  • Hasta que son jóvenes adultos, los hombres pueden llegar a experimentar 10 erecciones diarias. La razón es hormonal ya que los niveles de testosterona, hasta que maduran, es muy alto.

  • Un 10% de la población no siente ningún tipo de atracción por ningún género, ni masculino, ni femenino. Vamos que no se excitan con el contacto con otros seres humanos, sean del sexo que sean. Son totalmente asexuales.

  • Después del orgasmo obtenido en la relación sexual o en la masturbación, se concilia el sueño con más facilidad. Los estudios creen que la actividad sexual favorece el sueño, en parte debido a la acción de las hormonas y las sustancias cerebrales.

  • Durante el beso, unas 40 mil bacterias pasan de una boca a otra, pero la mayoría son inofensivas, y además nuestra saliva contiene sustancias desinfectantes. La ciencia dice que besarse sí es saludable, pues además de ejercitar unos 30 músculos faciales, besar a tu pareja con constancia activa tu circulación sanguínea y mejora su autoestima. estadísticamente las personas que lo hacen viven más años y sufren menos enfermedades. Posiblemente esto se deba a que el beso moviliza secreciones hormonales que funcionan como analgésicos y fortalecen las defensas del organismo.

  • La fantasía sexual más común es el sexo oral.

  • De acuerdo con el Instituto Kinsey, la erección de pena más larga de la que se tenga registro midió 39 centímetros. La más corta, en cambio, fue registrada en tan sólo 4,5 centímetros.

  • Un 8% de las personas practica regularmente el sexo anal.

  • Un 60% de los hombres y un 54% de las mujeres han tenido sexo ocasional de sólo una noche.

  • Las mujeres compran 4 de cada 10 condones vendidos.

  • En 1609, un doctor llamado Wecker encontró un cadáver con dos penes. Desde entonces se han documentado 80 casos similares.

  • Un orgasmo femenino es un poderoso analgésico, debido a la liberación de endorfinas, por lo que los dolores de cabeza son un pretexto para no tener sexo cuando éste no es satisfactorio para la mujer.

  • El 56% de los hombres han tenido sexo en el trabajo.

  • Entre el pueblo Mangaiano de Polinesia, las parejas de 18 años tienen relaciones sexuales en promedio tres veces cada noche, hasta que cumplen 30 años. Es entonces cuando su promedio cae sólo a 14 veces por semana.

  • Una de cada tres personas ha tenido una aventura extramarital.

  • Un 62% de las personas piensa que no hay nada malo en las relaciones extramaritales (es de suponer que se trate de una opinión presente en aquella persona que la está disfrutando).

  • La velocidad máxima a la que viajan las sensaciones eróticas a través de la piel hacia el cerebro es de 230 km por hora.

  • Al menos 500 personas mueren en Estados Unidos de asfixia al intentar reducir el flujo de oxígenos al cerebro para inducir un orgasmo más poderoso.

  • Un 29% de las mujeres llega virgen al matrimonio (no es de extrañar que luego finjan dolores de cabeza).

  • El promedio de duración de las relaciones sexuales es de 39 minutos.

  • El 48% de las consultas al médico de cabecera sobre sexualidad, son sobre disfunción eréctil. La siguiente consulta más común es sobre la eyaculación precoz.

  • Déjanos tus comentarios, peticiones y sugerencias.

    Gracias por leerme puedes visitar www.mayset.es/blog y encontrarás información interesante.



    Etiquetas:   Sexualidad   ·   Cultura   ·   Sociedad   ·   Crecimiento Personal   ·   Miedo

    Compartir
    Tu nombre:

    E-mail amigo:
    Enviar
    PDF

    0 comentarios  Deja tu comentario




    Los más leídos de los últimos 5 días

    Comienza
    a leer


    Un espacio que invita a la actualidad e información
     

    Publica tus artículos


    Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

    Una comunidad de expertos


    Rodéate de los mejores y comienza a influir
     

    Ayudamos a tu negocio


    El lugar y el momento adecuado donde debes estar
    Secciones
    20154 publicaciones
    5043 usuarios
    Columnas destacadas
    Los más leídos
    Mapa web
    Categorías
    Política
    Economía
    Sociedad
    Cultura
    Ciencia
    Tecnología
    Conócenos
    Quiénes somos
    Cómo publicar en Reeditor
    Contacto
    Síguenos


    reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora