Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Libros   ·   Reseña   ·   Novela   ·   Cambio Climático   ·   Contaminación   ·   Poesía   ·   Música



En Jaque


Inicio > Cultura
17/09/2012

1280 Visitas


















Si entendemos por cultura: el conjunto de símbolos como (valores, normas, actitudes, creencias, idiomas, costumbres, ritos, hábitos, capacidades, educación, moral, arte, etc.) y objetos como (vestimenta, vivienda, productos, obras de arte, herramientas, etc.) que son aprendidos, compartidos y transmitidos de una generación a otra por los miembros de una sociedad, siendo por lo tanto, un factor que determina, regula y moldea la conducta humana. Vemos que la misma, está siendo cambiada por quienes teniendo mayor poder creador de nuevas tecnologías, terminan por impactar decididamente sobre los demás individuos receptores del mensaje, que los consideran más adecuados y por lo tanto más atractivos en la transmisión cultural. Construyendose a través de las nuevas tecnologías, consumidores irreflexivos de los bienes y servicios tecnológicos que se transan en el mercado, los que son considerados como iconos identificatorios de la nueva cultura.









Ya que si nos detenemos a pensar reflexivamente sobre quiénes son hoy los transmisores de cultura de nuestra sociedad actual, llegaremos a la conclusión que para un muy importante grupo de personas, es la cultura transmitida por la televisión la que les impacta de lleno casi exclusivamente. Una televisión que además compite con mucho éxito, en lo que a efectividad se refiere, con las instituciones que históricamente transmitían, el otro mensaje cultural. Ese otro mensaje cargado de valores, creencias y tradiciones que hoy está seriamente eclipsado y pobremente considerado por quienes deberían apropiarse de esa cultura. La que se aprecia degrada y debilitada frente a la competencia instrumentada por los medios, alrededor de las imágenes. 









Pudiendo observarse como las nuevas generaciones, exteriorizan los rasgos culturales impresos en su subjetividad, por el potente mensaje televisivo. Quienes han dejado de lado por considerarlos obsoletos, los mensajes emitidos por los actores que en el pasado eran los encargados de transmitir la cultura de generación en generación. Siendo esas instituciones tradicionales transmisores de cultura: la familia, la escuela y la iglesia. Pudiendo observarse como los jóvenes van dejando de lado, esos mandatos y esas enseñanzas cargadas de valores, lo que se está consiguiendo muy aceleradamente. Lo que además implica que se esté cambiando drásticamente el funcionamiento de la sociedad, a medida que se ensancha cada vez más, el abismo cultural con las anteriores generaciones. Pudiendo ser reconocidos, quienes fueran conquistados, no solo por sus rasgos juveniles, sino además, por la utilización exacerbada de las nuevas tecnologías de la información, la comunicación y el videojuego, incorporadas a la cotidianeidad de sus vidas. Las que les demandan una gran cantidad de tiempo para atender esos requerimientos. Sobre todo los requerimientos de los aparatos que con sus potentes tecnologías incorporadas, producen la comunicación entre las personas que integran el grupo íntimo familiar, afectivo y de pertenencia. Introduciendo nuevos rasgos culturales que privilegian el tener por sobre todo lo que fortalece el ser. Construcción del ser en el que se hacía hincapié con mucha fuerza, en el pasado. 









Estas nuevas tecnologías que producen la saturación de los sentidos, provocando el aturdimiento que impide adrede la reflexión, para provocar la decisión, sin mucho trámite previo, de la adquisición e incorporación de los objetos y servicios identificatorios de los nuevos tiempos, demandando un gran esfuerzo económico a los adultos del grupo familiar, en detrimento de los otros consumos esenciales y fundamentales. 









Esta realidad debería ser contrapesada por una mayor presencia en los medios masivos de comunicación, sobretodo en el espacio televisivo, de los representantes de la valiosísima cultura tradicional, los que ante el eclipsamiento producido por los contenidos culturales que se transmiten por las pantallas, aparecen aceptando su derrota cultural sin siquiera dar batalla. Mostrándose claudicantes a través de la ausencia. 













Eugenio García

http://garenioblog.blogspot.com





Etiquetas:   Consumismo   ·   Valores

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18166 publicaciones
4629 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora