Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Coronavirus   ·   Salud   ·   Sociedad   ·   Trabajo   ·   Innovación   ·   Vida   ·   Lectura   ·   Periodismo   ·   Escritores   ·   Salud Pública



Esto va en serio


Inicio > Política Nacional
12/09/2012


1398 Visitas



Debo confesar que yo también me sorprendí. Como ya sabrán, ayer se celebró en Barcelona una vasta manifestación con motivo del Día de Cataluña, popularmente conocida como la Diada. Al final, esta manifestación sirvió de excusa para expresar el intenso deseo de independencia de la Comunidad Autónoma de Cataluña del Estado Español. Me sorprendí, decía, y creo que no fui la única, del número de manifestantes y del mensaje unánime que quisieron trasmitir no sólo al resto de ciudadanos españoles, sino a aquellos no compartían el motivo de la manifestación que esto va en serio.


Cataluña, no tiene sentido que lo refleje aquí, lleva más de 200 años reclamando un estado propio (recordemos la intentona que se produjo cuando se proclamó la II República en 1931), y de las tres nacionalidades históricas que históricamente han convivido en España, la catalana ha sido, mal que les pese a los vascos, la más cabezota y pura de todas ellas.

Por todo ello, ayer lo que manifestó el pueblo catalán ha sido un nuevo golpe de efecto, con la diferencia de que las circunstancias especiales (al borde de un rescate que el Presidente Rajoy ya ha confirmado a la prensa finlandesa) en las que vive España hacen que este acto no sea un acto más de demanda de un sentimiento histórico, sino un verdadero golpe de efecto que no deberíamos, mal que nos pese a algunos, ignorar.

Ignorar podría suponer enfrentarnos al deseo de la ciudadanía, aquella a la que por ley le pertenece la auténtica soberanía del Estado. Escucharla es el deber de nuestros políticos, y no a la inversa. Debemos entender que las intenciones de los políticos catalanes no responden sólo a su propia ideología, sino que son una extensión de los deseos de sus propios compatriotas (entiéndase aquí lo de compatriotas como conciudadanos de una misma región).

Ahora bien, debemos poner todas las cartas sobre el tapete: Si Cataluña desea irse, deberá ser con todas las consecuencias, con todas sus ventajas (que ellos mismos juzgan) y con todas sus desventajas, que deberán acatar y soportar, sopesando bien los efectos que esta decisión política tendría sobre la economía catalana, y su posibilidad de sostenerse como país totalmente independiente. No podemos tolerar que una Comunidad Autónoma se aproveche de las ventajas de ser una nacionalidad aventajada en comparación con el resto de Comunidades Autónomas, en autonomía, y que al mismo tiempo se beneficie, suponiendo así un agravio comparativo que el Estado no debería tolerar, las ventajas de su unión con el Estado Español.

Si el pueblo catalán habla, y lo hace con la mayoría suficiente (y negociada bilateralmente), tendremos que aceptar los deseos del pueblo catalán. Eso sí, que no pretendan tomarnos el pelo al resto de los ciudadanos. 



Etiquetas:   Política   ·   Independencia   ·   Cataluña   ·   Nacionalismo

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

2 comentarios  Deja tu comentario


Vanessa Quintela Pedreira, Finanzas Efectivamente, Eduardo, el populismo nunca nos deja ver más allá de la demagogia. Las peticiones de independencia de Cataluña vienen de lejos; desconozco la situación del pueblo chileno, pero te puedo asegurar que las peticiones de Cataluña no son ni mucho menos un capricho populista, sino un deseo del pueblo catalán desde hace generaciones. Está claro que la independencia exige muchos sacrificios y dificultades, pero eso es algo que en todo caso deberá juzgar el pueblo catalán y considerar cuales son sus prioridades.


Eduardo Tapia, Construcción Civil No conozco en especial la situación general de Cataluña en relación a otras regiones de España, aún cuando los deseos de independizarse se da en muchas partes del mundo, en Chile tenemos el caso del pueblo mapuche que también reclama su autonomía. Respecto a ello solo cabe preguntarse si cada una de estas "revoluciones" ha estudiado el efecto que ello produce en sus propias comunidades, y me refiero a todo lo que significa "crear" un país, se supone con derechos y también obligaciones,de que se vive, existen materias primas, riquezas naturales, industrias, etc. El populismo barato muchas veces no deja ver mas alla que sus propias narices.




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
19546 publicaciones
4885 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora