Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Filosofía   ·   Ética   ·   Poesía   ·   Medio Ambiente   ·   Cultura   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Biografía   ·   Filosofía Social



Chile, la aventura conjunta de convivir - Parte 3


Inicio > Cultura
09/09/2012

948 Visitas



LA DEMOCRACIA Y NUESTRO PEQUEÑO DICTADOR


Con sus bande­ras rasga­das, postu­lada como un siste­ma político plura­lista, la demo­cracia se yergue como un perfectible sistema que debe superar rompientes a cada esquina.

La pregunta que va calando hondo la historia presente, es el grado de viabi­lidad que tiene la demo­cracia para resolver en equidad los conflictos socia­les. Siendo la democracia el mejor de los siste­mas conocidos, los es­fuerzos apuntan, en especial a nivel regional latino­americano, a mejo­rar­lo con la e­nergía de la civi­lidad, con la moder­nización del estado y con la apertura y ensayo de nuevos canales de participación para los hombres coti­dianos.

Las amenazas que debe afrontar la democracia son mu­chas, pero quisiéramos subrayar dos tendencias que apuntan sobre ella, debilitándola intrínse­ca­mente.

Primero, las iner­cias centralis­tas y la concen­tra­ción de poder, con la presencia creciente de grupos económi­cos que van ejer­ciendo una influencia creciente en los distin­tos niveles de la sociedad.

Otro peligro es el que cada cual lleva dentro y que aparece al menor des­cuido. Es nuestro pequeño dictador, que arremete en contra del mundo, tratando de imponer sus ideas e intereses contra viento y marea.

Si nos animásemos a sincerar nuestra real vocación de demócratas, asistiríamos con escozor a esta peligro­sa tendencia interior a imponer nuestra voluntad por encima de las proclamaciones altisonantes de este ideario.

Incentivados hombres y mujeres por premisas que funda­mentan el éxito en un actuar individualista y agresi­vo, como clave de la competitividad y del éxito, ese peque­ño dictador pareciera legitimizarse en noso­tros, avasa­llando inconscientemente a los demás.

Nuestro pequeño dictador busca imponerse sobre el del vecino, ya que los perci­be como antagonis­tas a quie­nes se debe derrotar.

Para educar en valores realmente democráticos, es preciso asumir que el hombre, como ser gregario, nece­si­ta de los demás, aunque en esa convivencia natural­mente conflictúan sus intere­ses con los de las demás personas. Debe por lo tanto, cooperar y simul­tá­neamente competir. En este sentido, el hombre que se supone civilizado, parti­cipa en función de los espacios que él efecti­vamente abre y ejerce.

La ley de la selva que ha fortificado el indivi­dualismo debe ser corregida para una convivencia sus­tentada en la paz.



Etiquetas:   Ciudadanía   ·   Educación   ·   Democracia

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18875 publicaciones
4749 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora