Monetización de la deuda y sus peligros inflacionarios

Cualquier gobierno para su normal funcionamiento necesita de ingresos para solventar sus gastos, siendo la principal fuente de recursos, los impuestos pagados por el ciudadano. La situación óptima sería que las cuentas estén equilibradas, pero no es lo que normalmente ocurre en la realidad. Esto obliga al gobierno a buscar fuentes de financiamiento alternativas, entre las cuales se pueden destacar el endeudamiento interno, el endeudamiento externo y el emisionismo monetario. En los dos primeros casos, la administración gubernamental emite bonos y los vende a agentes nacionales o extranjeros obteniendo a cambio dinero en efectivo.   Para el tercer caso en cambio, necesita de la cooperación del Banco Central. Es decir, el gobierno emite bonos y el banco central los adquiere mediante la creación de dinero. Este proceso es lo que se conoce como monetización de la deuda.

 

. La situación óptima sería que las cuentas estén equilibradas, pero no es lo que normalmente ocurre en la realidad. Esto obliga al gobierno a buscar fuentes de financiamiento alternativas, entre las cuales se pueden destacar el endeudamiento interno, el endeudamiento externo y el emisionismo monetario. En los dos primeros casos, la administración gubernamental emite bonos y los vende a agentes nacionales o extranjeros obteniendo a cambio dinero en efectivo.   Para el tercer caso en cambio, necesita de la cooperación del Banco Central. Es decir, el gobierno emite bonos y el banco central los adquiere mediante la creación de dinero. Este proceso es lo que se conoce como monetización de la deuda.
La decisión de recurrir al emisionismo monetario para cubrir los déficits presupuestarios, se da por lo general, cuando el gobierno se ve imposibilitado de obtener financiamiento interno o externo producto de la desconfianza de los posibles prestamistas. Esta situación lo pone al gobierno ante dos alternativas: un recorte presupuestario o pedir ayuda al banco central. Conocida la poca popularidad de la primer medida, muchas veces se suele inclinarse por la segunda. Es en este momento, cuando se empieza a hablar de "señoriaje" o de "impuesto inflacionario".  El motivo de estas denominaciones, radica en el efecto colateral que provoca el financiamiento del déficit a través de la creación de dinero por parte del Banco Central, la inflación.Según postula la teoría monetarista, un incremento en la cantidad de dinero presiona a un alza proporcional en el nivel de precios. Esto se explica, porque los agentes económicos poseen más dinero del que desean y tienden a "sacáselo de encima" lo más rápido posible, provocando un incremento en la velocidad de circulación del mismo y a su vez, un aumento en la demanda de bienes y servicios. De esta forma, aparecen las presiones inflacionarias que si no se atacan a tiempo, se terminan expresando en el nivel de precios y lo peor de todo, agudizándose cada vez más a lo largo del tiempo.Por esta razón,  se hace de suma importancia, que los gobiernos mantengan una importante disciplina tanto en  materia fiscal como en materia monetaria, de modo tal que no pongan en riesgo la estabilidad macroeconómica.

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales