Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Libros   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Reseña   ·   Novela   ·   Moralidad   ·   Razonamiento   ·   Fondos de Pensiones   ·   Emociones



Contra gentiles 2: legitimación de la globalización.


Inicio > Filosofía
07/09/2012

1520 Visitas



Leer en Rara TemporumFilosofía de la GlobalizaciónReder nos instala en el locus amoenus de esta antesala a la Nueva Edad Media que es la globalización: la sociedad mundial está sometida al cambio permanente en todos sus ámbitos, sea el económico, el cultural, el científico o el social, y esta es la característica fundamental de la globalización. Es decir, la globalización sería la realidad tout court, sin aditivos, sin conservantes ni colorantes. La globalización es lo que hay y lo es en cambio constante. Es la dinamis profunda de lo real. La globalización es la expresión de la única realidad que ha existido siempre. Por eso, la filosofía hoy solo puede pensar este fluir constante, este cambio incesante, para dar razón del mismo e inscribirlo en un orden del ser y del decir que lo haga pensable, pero que le dé legitimidad y estabilidad. La filosofía ha quedado, de nuevo, reducida al análisis y la síntesis, sin mediación crítica. Las luces se han apagado y solo nos queda afirmar la legitimidad de lo real: lo real es racional, ser y pensar coinciden.






La globalización es lo real, y se caracteriza por las múltiples conexiones, por la relación incesante, por la transgresión de las fronteras, también las sokalianas, por el movimiento incensante. Nada permanece, la inquietud es su máxima y su estrategia, es, en fin, un estado de ánimo, un modo de ser, el ser la relación. En la globalización no se está en relación a, o no se es en relación con, sino que se es la misma relación. Los hombres y su realidad social viven en constante vaivén, en una modificación vertiginosa de sus pulsiones y necesidades, de ahí que no vivan en relación sino que son las mismas relaciones que establecen. Relaciones variadas y promiscuas, pero también efímeras, precarias, transitorias, fugaces; siempre provisionales. Se trata de vivir en el interim, no ser nunca nada en concreto para poder ser cualquier cosa a cada instante. Es el famoso “reinventarse” que ahora imponen a los parados para que se adapten a las condiciones del capital, la mayor desconstrucción ideológico del sujeto llevada a cabo en los últimos treinta años. El hombre, en la globalización debe reinventarse cada día para así adaptarse a las condiciones cambiantes de los tiempos y dar un impulso a su vida profesional y personal que le permita vivir sin ataduras, sin complejos, sin rumbo ni destino; que le permita, simplemente, vivir.



La filosofía de la globalización de Reder enaltece lo procesual en lo que se funda la unidad del mundo globalizado. La economía es el sustrato, siempre lo fue, de la construcción social de la realidad, por tanto, queda fuera de la crítica social, es autónoma respecto a las decisiones políticas. La sociedad civil, ese fantasma al que recurren los neofascismos cuando quieren dejar incólume el modelo de producción capitalista, tiene suficiente con identificar qué, dónde, cómo y cuándo comprar, pero no puede entrar en el meollo de la economía: qué, cómo y cuándo producimos. La producción queda reservada a las decisiones apolíticas de las empresas, mientras que la sociedad civil, no las instancias políticas tradicionales, caducas y corruptas, decide sobre la distribución y la elección de productos. Los beneficios están, cómo no, reservados a las frías decisiones profesionales de los economistas, al igual que la producción. Pero los hombres, bajo la égida de la globalización, somos libres, pues podemos elegir entre McDonalds o Burger King, entre Zara o Nike. Somos libres porque nos hacemos en nuestras decisiones y el campo de estas es enorme. La entera sociedad de consumo. La ética y la política quedan reducidas a la relación reticular de las múltiples culturas e individuos. Sin embargo, ni particularismo ni relativismo, Escila y Caribdis de los proglobalizadores, pueden frenar el universalismo que subyace a la globalización: “¿crece la conciencia de la interdependencia de la realidad global?, entonces lo humano también triunfará – esta es la esperanza de muchos filósofos que se ocupan de la globalización” (84).



Lo humano reducido a lo interdisciplinar, a la interconexión, a lo reticular. Dicho de otra manera, el sujeto moderno sólido ha sido, no ya licuado sino vaporizado. El hombre global vive en un halo insustancial que lo lleva directamente a la intercambiabilidad, a la reproductibilidad técnica de lo humano. El hombre global es la muerte del hombre.





Etiquetas:

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18840 publicaciones
4742 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora