Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Coronavirus   ·   Pandemia   ·   Estados Unidos   ·   Poesía   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Reseña   ·   Escritores   ·   Paz Social   ·   Lectura



¿Y si decide activar su instinto?


Inicio > Política Nacional
06/09/2012

1267 Visitas



He escuchado a un destacado comentarista quejarse por el gran espacio mediático que se está dedicando al caso del etarra Bolinaga. Deteniéndome en ese comentario, he concluido que tiene razón. No es justo, ni ético, ni moral que un tipejo de esa calaña, malvado y frío asesino, lleve más de un mes abriendo informativos y acaparando portadas en la prensa escrita. La Fiscalía competente ya ha puesto las cosas en su sitio. Además de demostrar que no hay motivos ni razones que justifiquen la salida de la trena de este individuo, el fiscal Pedro Rubira instruye una lección magistral, centrada y concluyente, contra la decisión del juez central de Vigilancia Penitenciaria, José Luis de Castro y, al mismo tiempo destapa la actuación improcedente seguida por el juez.






Soy de los que opinan que el Ministro del Interior, Jorge Fernández, no ha estado acertado con el caso Bolinaga. También en este asunto, como en la mayoría, la letra de la ley es interpretable y, precisamente por eso, ante la más mínima duda, por mucho cáncer terminal que padezca, el etarra debe de continuar en la trena y ser atendido por los servicios médicos que tiene la prisión, servicios éstos de los que en su día no dispuso su víctima, José Antonio Ortega Lara, al que este sádico carcelero torturó y atormentó en un inhóspito zulo durante 532 días, tardes y noches.





Hay motivos de peso para que este perverso asesino no respire la brisa de la libertad. Mientras se valga por sí mismo, como es el caso actual, debe de permanecer entre rejas penando la miseria de su perversión. Aunque lo verdaderamente triste es que, en la actualidad, debido al buenismo de la sociedad pijotera, ninguno de estos canallas asesinos ‘penan’ absolutamente nada en la cárcel por sus abyectos crímenes, sino todo lo contrario. Son tratados con mimo y afecto, disfrutan de unas excelentes instalaciones dotadas de servicios y comodidades para el disfrute que no están al alcance de la gran mayoría de los ciudadanos. Además disponen diariamente de selectos y variados menús que les impiden pasar penurias. 





Este desalmado tipejo no ha mostrado en ningún momento el más mínimo arrepentimiento por su criminal conducta. Además de mostrarse insolente, amenazante e irrespetuoso con los jueces durante las vistas, ha dicho en más de una ocasión que volvería a repetir las vilezas cometidas.





Con el impresionante currículo que ofrece este etarra de mirada amenazante, confieso que sentiría temor el solo hecho de cruzarme en su camino. Y sentiría pavor porque nadie me puede asegurar, ni el juez De Castro ni el Ministro del Interior, Jorge Fernández, que el etarra Bolinaga, aprovechando el aparente breve periodo de vida que le queda, decida activar su instinto y, para gloria del proyecto de sus crímenes, vuelva a apretar el gatillo.





En este caso, ¿quién asumiría la responsabilidad?



Etiquetas:   Política   ·   ETA   ·   Justicia

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

1 comentario  Deja tu comentario


ROBERTO ARIAS, Artículo interesante y muy bien armado. Felicito al autor.




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
20145 publicaciones
5042 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora