Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Psicología   ·   Periodismo   ·   Escritores   ·   Psicoanálisis   ·   Tratamiento Psicológico   ·   Psiquiatría   ·   Psicopatología   ·   Trastorno de Personalidad   ·   Psicoterapia   ·   Lectores



El Banco bueno


Inicio > Economía
02/09/2012

1382 Visitas



El final de agosto nos ha traído la última promesa incumplida por el actual gobierno. "No crearé un banco malo" dijo Rajoy, porque, con buen criterio, eso es una estafa a todos los españoles. Amén de que un "banco malo" no deja de ser un cierto pleonasmo, esta realidad del mundo de las finanzas es un dislate económico, un error moral y un grave pecado. Crear un banco que contenga todos los activos que están en pérdidas o que pueden llegar a estarlo es la forma más rápida de terminar de hundir la economía nacional y dejar el sector público como unos zorros. La razón es muy sencilla: se toma todo lo malo que tengan los bancos con problemas y se saca de sus balances, acto seguido se introduce en un nuevo banco que asume estos activos "tóxicos" en su balance. Pero ahora, este nuevo banco es público, es decir, su titularidad es nacional y sus beneficios o perjuicios, lo más seguro esto último, se incluyen en las cuentas públicas.




Se trata de una operación por la cual quienes han generado inmensos beneficios privados a costa de un enorme riesgo no lo asumen y cargan sobre las espaldas del resto de la sociedad su gestión. Mientras, los enormes beneficios siguen a buen recaudo en los paraísos fiscales a la espera de una nueva amnistía que les permita retornar, siempre y cuando las condiciones del mercado nacional se lo permitan y puedan volver a ganar dinero aquí. Se trata, por tanto, de una acción inmoral. Crear un banco de esas características premia la asunción de riesgos y castiga a los que poco o nada tuvieron que ver con esta situación. Es inmoral que los que invirtieron pensando en obtener beneficios, una vez que la empresa da pérdidas, no quieran asumirlas y recurran al resto de la sociedad para que les rescate de su abismo.



Ahora bien, no solo es inmoral, es un pecado muy grave que se haya dejado a una élite bancaria hacer y deshacer a su antojo, ganar dinero desaforadamente, destruir medio país en las construcción de más de 10 millones de viviendas que no podían tener ningún comprador real, aumentar artificialmente los precios de un bien de primera necesidad, generar ingentes plusvalías destinadas al lujo y luego ejecutar las hipotecas cuando aquellos que habían buscado un lugar para vivir han perdido su trabajo o no pueden hacer frente a la usura de los intereses. Se trata de un pecado porque va directamente contra la posibilidad de un vida digna para el ser humano, imposibilitado de sobrevivir sin un techo que le proteja y un lugar donde morar. La imagen de Dios queda afeada por estas acciones, de ahí la realidad pecaminosa de las finanzas en los últimos años en España. Ahora, todos esos que han provocado esta situación, salen indemnes y se quitan de encima el problema, consiguiendo de rondón un anhelado objetivo tradicional de esta clase social: la destrucción del sistema de protección social vigente en los últimos treinta años. La carga que supondrá para las arcas públicas este "banco malo", será una excusa más para seguir destruyendo lo público en este país.



Por último, aunque quizás más importante, la creación de este tipo de agencia inmobiliaria pública es un dislate económico garrafal. Según marcan los cánones del sistema capitalista, cuando una empresa entre en pérdidas, son los propietarios o los accionistas quienes deben asumirlas. Es un simple principio de ética o de sentido común: quien gana con algo debe asumir también las posibles pérdidas.  Al no querer cargar las pérdidas a los que se debe se está retrasando el arreglo del problema y la salida de la crisis. Durante 15 años, en el mejor de los casos, la economía nacional estará lastada por esta decisión. Lo económicamente rentable es quebrar los bancos, que asuman las pérdidas los dueños o accionistas, no los impositores, claro, y nacionalizar los activos a precio de mercado, a precio real. Con estos activos debe crearse una entidad pública de venta y alquiler de viviendas que dé solución a la grave carencia de este preciado bien en España. De esta forma se activaría la economía, muchas personas que accederían a las viviendas generarían actividad económica asociada y en poco tiempo podríamos salir de esto. 



Lo que proponemos supone dar un giro radical a la concepción de la sociedad, sería crear un "banco bueno", que no es necesariamente un oxímoron, sino que puede ser la forma de gestionar humanamente los recursos financieros de un país. Pero eso queda muy lejos de la mentalidad actual de la mayoría de los políticos y de los medios de comunicación.





Etiquetas:   Ética   ·   Crisis Económica   ·   Sociedad   ·   Banca

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

2 comentarios  Deja tu comentario


Bernardo Pérez Andreo, Teología No lo tengo tan claro. Piensa, Víctor, que la reciente modificación de la ley de alquiler va en la dirección de agilizar los desahucios, es decir, promover el banco malo y sus viviendas. Si los activos se pasan a este banco a su precio "real" es imposible evitar la quiebra de los bancos salvados, que es justo lo que se quiere. Me da la espina que no va a ser un banco malo, va a ser la muerte de la economía tal y como la conocemos.


Victor Prat Serra, Economía y Empresariales El banco malo, tal como dices, seria una carga para el sector público si adquiriera estos activos a unos precios elevados. En realidad el precio de compra sera bajo i seran los bancos los que asumiran las perdidas (serà, pues, un banco bueno segun tu terminologia).




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18743 publicaciones
4728 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora