Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Libros   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Internet   ·   Lectura   ·   Internet de las Cosas   ·   Italia    ·   Mundo



De vuelta al cole


Inicio > Psicología
02/09/2012

1041 Visitas



- Mamá, mamá, ya sé lo que quiero ser de mayor.






- Dime hijo. ¿Qué te gustaría ser? ¿Médico, astronauta, futbolista, policía?





- Que va mamá, yo de mayor quiero ser egoísta, apático, envidioso, caprichoso, egocéntrico y listo.





- Pero, ¿qué dices hijo? ¿Por qué?





- Porque estoy harto de ser el raro.





Le he estado dando muchas vueltas y me he dado cuenta de que lo más inteligente es potenciar mi estupidez.





En el cole he aprendido que ser inteligente es sinónimo de empollón. Mientras más sabes, más se ríen de ti. Lo importante no es aprender cosas nuevas, sino ser el mejor en fingir que lo haces. En definitiva, ser listo, no inteligente. No eres el más respetado por tus logros sino por tus fracasos. El único acierto que se valora es aquel que proviene de un engaño. Porque claro, si tardo lo mismo en ser honrado que en engañar, es mejor lo segundo ya que no sólo me alza al mejor puesto sino que automáticamente me sitúa por encima de mi responsable.





De hecho, una vez que aprendes a engañar, parece que todo es mucho más fácil. Es más rápido hacer las cosas mal que bien. Además, la inseguridad que implica ese riesgo le aporta algo de picante a la vida y la hace más interesante. Es así como se disfruta la vida, ¿no? Yo no quiero que digan que no he aprovechado la mía.





- Pero hijo, ¿de verdad serías capaz de vivir esa farsa?





- Claro que sí. Al fin y al cabo se trata simplemente de ser feliz. ¿No es por eso, por lo que me dijisteis que luchamos toda la vida?





- Sí, la verdad es que sí.





- Pues ya está. Sólo voy a buscar el camino más corto que conozco. Mientras antes lo logre, mejor.





No pienso dejarme llevar por mis inquietudes, mis ilusiones, mis esperanzas... No. Voy a ser simplemente uno más. Feliz. Normal.





Nunca más me sentiré diferente, nunca más me plantearé por qué. Por fin podré dejar de intentar entender a los demás, dejar de sufrir ante las desgracias ajenas, dejar de frustrarme por mis carencias. Ya nunca más dudaré de mí mismo por la lamentable mayoría que me rodea. Se acabaron los reproches, juicios morales y cargos de conciencia.





De ahora en adelante, me limitaré a pensar en mí. Hacer lo que me convenga en cada momento. Sentirme superior, aunque sea a base de hundir a los demás.





- No puedo creer que estés diciéndome esto, hijo. ¿Qué hemos hecho mal?





- Nada, mamá. Papá y tú, sólo habéis hecho vuestro trabajo. Y muy bien, por cierto. Pero eso no quita que quiera ser feliz. Tengo derecho, como los demás, a ser feliz, ¿no?





- Desde luego que tienes derecho. Pero, ¿qué hay de tus deberes?





- ¿Ves? Como yo te decía, es mejor no pensar.





- Bueno hijo, sigo sin entender qué tiene que ver la estupidez con la felicidad.





- Muy fácil, mamá. Una persona inteligente es temida por unos, envidiada por otros y odiada por el resto.





- Anda ya, hijo. Además, ¿qué más te da a ti lo que piensen los demás? Tú preocúpate por ti mismo.





- Pues eso es lo que quiero mamá, ser egoísta.





- No, hijo. No tiene nada que ver que te olvides de los que te critican, con que seas un egoísta. Es simplemente que no hagas caso a los que intenten cambiarte.





- Ya, mamá. Eso también, apático.





- No. Apático es otra cosa, es no tener ilusión por nada. Dejarte llevar por la vagancia y la falta de interés. ¡Será porque no hay cosas que hacer! Puedes hacer todo lo que quieras, cuando quieras y como quieras.





- Pues eso, mamá, caprichoso.





- ¡Que no, hijo! Se trata de que vales mucho como para malgastar tu talento. Eres muy bueno. El mejor. Es por ello que puedes permitirte dirigir tu vida, sin necesidad de pensar en los demás.





- Claro, mamá. Egocéntrico.





- ¡Anda hijo, que estás tonto! Desde luego no hay quien hable contigo. Será mejor que lo dejemos.





- ¿Ves, mamá? Al final, lo más inteligente es no pensar, no discutir. Por eso, he decidido, a partir de ahora, volverme todo lo estúpido que pueda. Listo.



Etiquetas:   Ciudadanía   ·   Psicología

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
19283 publicaciones
4836 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora