Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Lectores   ·   Escritores   ·   Periodismo   ·   Lectura   ·   Libros   ·   Poesía   ·   Reseña   ·   Novela   ·   Criptomonedas   ·   Bitcoin



Se agotaron los conejos: “El mago está endeudado”


Inicio > Economía
14/04/2011


1436 Visitas



Para sacar un conejo de un sombrero, hay que meterlo previamente en él; el prestidigitador muy hábilmente nos entretiene con  su espectáculo para sacar el conejo del sombrero, se nos olvida la “magia”  previa de meter los conejos en el sombrero.


 

1.1.  El drama financiero del gobierno

 

Técnicamente hablando, un fenómeno aún más visible en la economía venezolana expresa que  la posición en balanza de pagos  -reservas internacionales- permite observar la posición fiscal de un gobierno. El desbalance –digamos, déficit- en balanza de pagos es simétrico al desbalance en las cuentas fiscales –déficit fiscal-; la literatura económica los denomina,  “déficits gemelos”.

 

En Venezuela, esa relación es más pronunciada porque el petróleo, un bien exportado por el Estado gobierno, al mismo tiempo que agrega al mercado el 95% de las divisas en el mercado cambiario, es la fuente marginal del ingreso fiscal ordinario, y en los últimos años,  una fuente directa suplementario del gasto público, porque PDVSA ha realizado gestiones de gobierno en términos de gasto público. PDVSA fue convertida en una especie de cascaron fiscal, y en un administrador del gasto público paralelo al gobierno. Para los que dudan, que no duden un solo minuto en leer las 500 páginas que el Ministro Ramirez presento como memoria y cuenta a la Asamblea Nacional.

 

1.2. La crisis financiera, los dos déficits y el blindaje: el comienzo

 

Ambos déficits, el de balanza de pagos y el déficit fiscal explotaron de inmediato por efectos de la crisis financiera sobre el precio del petróleo;  acotemos que el gasto fiscal corría a la velocidad de 150 dólares el barril de petróleo. El impacto de la crisis no fue digerido por el Presidente quien en lugar de ajustarse a la nueva realidad financiera, acelero el endeudamiento público, para sostener su vorágine fiscal. Por ello pasó a la defensiva con el cuento chino del  “blindaje” en Octubre del 2008, y que no resulto tal, porque algunos balances con fuertes posiciones en activos denominados en dólares, euros, del  BCV, FONDEN, BANDES, Tesoro (MEF), PDVSA, recibieron el impacto por derretimiento de los activos que caracterizo la crisis financiera del 2008 como más intensa desde los años 30 del siglo XX.

 

El impacto de ese derretimiento de activos sobre las finanzas venezolanas no se conoce con precisión, el gobierno, oscuro por dentro y por fuera por carencia de reglas de controlabilidad, y mostrando ninguna vocación por unas finanzas transparentes y auditables,  no mostró las cuentas de esos balances. Pero algo percolo  porque las reservas internacionales del BCV comenzaron a descender bruscamente, y es allí, donde, técnicamente hablando, se refleja el estado de las finanzas públicas. El problema de caja del gobierno hoy es precario.

 

1.3. Crisis balanza de pagos: gobierno acaba con mecanismos de “arbitraje cambiario”

 

El déficit en balanza de pagos se manifestó públicamente a principios del 2010 con el estrechamiento del control de cambio; la liquidación del mercado de capitales, la muerte del llamado dólar permuta y paralelo off shore, condujo a un racionamiento más intenso de las reservas internacionales y a controles más severos. Era obvio que el nivel de reservas internacionales, la caja de pago en moneda de curso internacional había alcanzado niveles realmente precarios, y el gobierno se transo en destruir microestructuras financieras cuya actividad en los mercados de alguna manera  descubrían” los precios de sombra del dólar.

 

Así, el SITME, alimentado con deuda pública, y dirigido casi exclusivamente a las importaciones del sector privado, permitía contener la presión en CADIVI, organismo que cada vez viene siendo la fuente de divisas para el Estado -gobierno empresario, hoy  el primer importador en la economía venezolana. La señal fue demasiado clara; los dólares en la balanza de pagos serian solo para importaciones del Estado, era obvio que en el gobierno el Presidente y sus ministros estaban en autos que la estrechez en reservas internacionales obedecía a lo que todos sabemos: la descapitalización de PDVSA y la muerte del capital privado. La revolución comenzaba a dar frutos y resultados según la agenda

 

1.4. CADIVI, el dólar más barato para el Estado-gobierno importador

 

Con la enorme demanda por divisas del propio Estado/gobierno, e insatisfecha por el bajo nivel de reservas internacionales, el impacto sobre la economía real ha sido brutal, la economía se ha contraído cerca del 10% en los nueve trimestres, reflejando que la crisis en balanza de pagos, ligeramente compensada en dos años por devaluaciones del 100% en ambos periodos,  refleja un colosal déficit en las finanzas públicas, un déficit fiscal que se enjuga y financia directamente y parcialmente por  el BCV a través de diversas ficciones contables  y financieras; su efecto neto lo vemos en los estantes de los mercados, una pavorosa inflación destruye el poder de compra de los salarios e ingreso familiar desde las clases medias hasta los sectores de menores ingresos.

 

En resumen, la contracción económica es una expresión evidente del desbalances en la balanza de pagos, con la caída del nivel de reservas internacionales, que muestra hoy el nivel más bajo desde el 2007, así como el de las finanzas públicas, déficit fiscal, que se expresa en el estrechamiento del gasto público, en el colosal crecimiento de pasivos fiscales –por caída del ingreso- que hace que el gobierno le deba no solo a gobernaciones y alcaldías y otros organizamos públicos, sino que arrastre una arruga fiscal por no cancelar salarios ni bonificaciones no salariales en la administración pública. La conflictividad social puesta en la calle por los empleados públicos expresa crudamente este curioso fenómeno fiscal de atraso en el pago de sueldos y otros componentes de salarios e ingresos del sector público en momentos que el precio del petróleo toca literalmente el cielo de los 100 dólares barril.

 

1.5. PDVSA: el cascaron fiscal y subsidiario del gasto publico

 

Quizás la forma más grotesca de conocer la precariedad de las finanzas públicas, lo expresa la misma PDVSA, al leerse  de su Memoria y Cuenta presentada por el Ministro Ramirez ante la AN donde se relata aunque sin detalles específicos sus angustias financieras y económicas, y que de todas maneras, el mercado conoce en virtud de la colocación  de cerca de 7000 millones de bonos corporativos de PDSVA entre finales del 2010 y comienzo del 2011. Los parámetros financieros tanto de los bonos de PDSVA como de la deuda publica –deuda soberana- colocada en este mencionado lapso muestran tasas de interés por encima del 12%, absolutamente inauditas en el mercado financiero internacional para bonos soberanos y corporativos, todo lo cual expresa la precariedad de las finanzas públicas y PDVSA, mencionada arriba.

 

En ese sentido, es importante desde el punto de vista de la opinión pública conocer que el estado de las finanzas públicas se puede percibir claramente en la posición de reservas internacionales del BCV, recordando que de cada dólar que PDVSA vende al BCV, su cambio en bolívares a la tasa de cambio oficial,  es en su totalidad ingreso fiscal y gasto de PDVSA, que como sabemos no es solo en gastos normales de PDVSA como operadora petrolera sino como agente del gasto público.

 

1.6. El gobierno debe hasta el modo de caminar

 

De manera que si el Estado-gobierno, incluyendo a PDVSA, debe hasta el modo de caminar a empresas contratistas, empleados públicos, gobernaciones, alcaldías, y otros entes del gobierno, su déficit de caja (y también fiscal) se reflejará  naturalmente en el déficit en balanza de pagos, si escasean divisas petroleras, en ese sentido se contraerá el gasto público, el gobierno tendrá menos bolívares para su gasto y menos dólares para transacciones internacionales. Solo 9000 millones de las reservas internacionales representan reservas liquidas operativas. De modo que la represión que todo el mundo siente por el control de cambio y que se expresa entre otros en la contracción de la economía tiene sus fuentes en esa crisis de balanza de pagos.

 

Así, para la opinión pública, es importante hacerle conocer que el nivel de reservas internacionales, el más bajo desde el 2007, muestra gráficamente las premuras fiscales del gobierno y dibuja el sentido e intensidad de la contracción económica de estos años, y  nos expresa técnicamente hablando, que la economía venezolana no está  produciendo el ingreso necesario para servir la deuda pública. Este fenómeno financiero arrastra a la economía y al país un plano de explosividad tal, cuyos efectos han comenzado a sentirse en el mercado, el cual ni a los precios que muestra el petróleo hoy, no tiene vocación ni demanda para más deuda venezolana. Por ello, lo que venezolanos esperan impacientes, bonos públicos y de PDVSA para adquirir los dólares que no pueden comprar en el mercado oficial, no parece llegar; los bonos no se emiten, entre otros, porque el mercado tiene severas reservas sobre el estado de las finanzas públicas, tanto del Estado-gobierno como de PDVSA.

 

1.7. Se acabaron los conejos: la vivienda el último conejo, otro cuento “chino”

 

Como se puede apreciar de ese análisis del estado de las finanzas públicas y de PDVSA, se acabaron los conejos, el prestidigitador no tiene conejos para meter los en el sombrero, de manera que si no hay conejos en el sombrero, no esperemos que por magia pura salgan de ese sombrero los conejos que durante estos años el Presidente muy habilidoso con sus manos, metía y sacaba.

 

El último conejo, el de las casas plásticas chinas se ha venido  rediciendo aceleradamente en número, después del anuncia de 2 millones de viviendas a construir apunta claramente a otro chasco, otra oferta difícil de cumplir, sobretodo después de la molienda de desarrolladores y constructores que perdieron  sus parcelas, capacidad industrial y financiamiento, en la última zafra contra la propiedad privada.



Etiquetas:   Economía

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
22218 publicaciones
5299 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora