Del desagradecimiento al odio

Los ciclos y etapas en la historia de la humanidad, no son sino el cambio necesario inevitable del desarrollo evolutivo de las sociedades.

 

.
Cuando llegan estos "quiebres" en el tiempo, la paz, comodidad, en definitiva el 'status quo' del momento, se verá necesariamente afectado hasta ser hostigado por la inminencia de los cambios, cambios éstos, que son en escencia desarrollo y evolución de las relaciones sociales hacia el deber ser "todos somo iguales".

Veamos, si no, el proceso de miles de años desde la esclavitud hasta los derechos de la naturaleza, proceso en el que no fueron precisamente cordiales las formas en las que los "coyunturales beneficiados" cedían sus canonjías en pro de las mayorías que encontraban en cada vez mas cortos espacios de tiempo, las formas de expresar sus anhelos que resultaban, para el momento, REVOLUCIONARIOS.

Al llegar la urgencia de éstos cambios, se necesitan intérpretes para organizar el caos en sinfonía, cosa que toma tiempo, y necesariamente seleccionará luego de desechar a los "hombres no indicados" para esta labor, al Ser que enfrente estos retos que no tendrá sino el rechazo furioso de los acomodados del momento, peces grandes y chicos, que lucharán por su estabilidad y  eterna complacencia.

El "indicado" deberá entonces confrontar lo que las mayorías quisieran hacer pero no se atreven a falta de un liderazgo nada corriente ni común y que, en un momento dado, pueda ser abandonado por aquellos que en un principio lo ungieron.

Ese es un riesgo que pocos están dispuestos a correr y corresponde cruda y realmente a los mas viles antivalores que la humanidad ha sido capaz de crear, como el desagradecimiento, la calumnia, la traición, la envidia, la injuria, la mentira, el odio.

La sensatez, timorata por concepto, no es la virtud ideal para quien pretenda los cambios radicales (que en apego a nuestra realidad, ni tan radicales son), por lo que no sorprende ver como reaccionan de forma espeluznada "gentes" con capacidad de análisis mas allá de la ignorancia que domina la actualidad consumista y de "talk show".

Cada época genera su "sistema nervioso" social que está conformado por aquellos que la misma comunidad ha ENDOSADO para ser generadores de opinión, de valores, de santificación de su realidad estática que tienen muy presente que al llegar ese "quiebre" ya citado, dejarán de ser el respetable "concejo de ancianos" del clan y pasarán a las frías bibliotecas, cosa que no les gusta mucho que digamos.

Entonces si entendemos que el albor de la nueva época pretende un nuevo "sistema nervioso", lo encontraremos en donde...  claro, ahí, en la nueva generación.   Ahí está el gestor de la mentalidad renovada con hábitos noveles que se ciñan al desarrollo y evolución de las sociedades.

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales